jueves, mayo 27, 2010




De significado, significantes y otras porquerías


La pregunta el martes a la noche era ¿y ahora qué hacemos? Y nos la hacíamos todos, porque 6 palos de personas en la calle no es moco de pavo. El gobierno hasta ahora, no ha cometido ninguna torpeza ni exabrupto intentando capitalizar la convocatoria, como nos quiere hacer creer La Nación de hoy. Pasada la catarsis de la columna de Morales Solá de ayer, tal vez el mayor acto de furia que el periodista ha mostrado contra el gobierno, al que no logra esmerilar; o todo el Clarín de ayer que va en la misma línea, aunque la tapa reconoce la convocatoria y en el interior se pondera la estética del acto. Ahora hay que pensar varias cosas.

Ayer los programas políticos revolvían el papel picado que todavía daba vueltas por la ciudad buscando resignificar el acto: "que el gobierno no se confunda", "que la patria", etc. Supongo que nadie puede creer que en la calle hubo 6 millones de votantes. Pero lo que si hubo fue un momento histórico que hizo posible ese encuentro, esa convocatoria y ese clima. (tomando la línea que planteaba ayer Artemio en C5N frente a Alejandro Caterberg de Poliarquía, que hacía su mejor esfuerzo por bajarle el tono a la situación). Si no es así, el lector y lectora recordará el clima de fiesta en el año 2000, cuando ingresamos al nuevo milenio. Los actos organizados por la alianza fueron...ninguno. O con Menem cuando se cumplieron 50 años del 17 de octubre...
La fiesta fue del pueblo, principal protagonista, pero la construcción del clima es el mérito del gobierno (superior al despliegue artístico).

Quedé impactado ayer por el esfuerzo significante de Adrian "lilito" Pérez, que aunque tomando distancia de Carrió, terminó su intervención en un programa del Canal 26 diciendo "el mensaje de la gente en los actos fue muy claro...era un mensaje de deseperanza y eso es lo que tenemos que revertir". Juro que no estaba tomado.

5 comentarios:

RDM dijo...

¡¡¡Cómo sangran, mi amigo!!! Me parece que la colecta de las curitas va a tener que extenderse más allá de Van der Kooy. La cantidad de gente en la calle los dejó turulos y mirándose entre ellos, buscando explicaciones. Y los intentos de describir los festejos encuadrándolos en el relato del desánimo, el malestar y el odio que venían desarrollando fracasan miserablemente, precisamente porque no entienden cómo pasó lo que pasó.

El tema, me parece, es que pasa lo mismo que con la mayoría de los políticos opositores: se escriben para leerse entre ellos, se hablan entre ellos y no se cuestionan nada de lo que dicen. Y la realidad los sorprende y los deja de culo. La verdad es que, a esta altura, las bestialidades de Morales Solá en la columna de La Nación de ayer afectan poco. Lo de Clarín, obviamente, un poco más. Digo: los lectores ya están predispuestos a creer lo que quieren creer, y lo único que reciben es la confirmación por parte de los escribas.

Mucho mayor es el daño que puede hacer JMS desde su programa de televisión. Y mucho más relevante, en la misma línea, fue el cruce de Osvaldo Quiroga con la Señora durante el almuerzo, preguntando a título de qué había que aplaudir a Cobos, con la Chiqui huyendo miserablemente del debate. Y, mostrando la hilacha, la frase de la misma Chiqui el día de la reinauguración del Colón, diciendo que por suerte había vallas, y entonces la gente no molestaba. Más claro, échele aguarrás...

Esperemos haber aprendido nosotros también de algunas cosas y seguir resistiendo la vocación de estropear zonzamente las cosas que hacemos bien. Porque esta, realmente, fue buena y no merece ser estropeada.

Abrazo.
RDM

Luz dijo...

No, amigo... ellos son los que toman. Deben tomar... si no, no se explica... algo toman...

Pero, lo mismo, creo que es lo mejor que nos puede pasar. Quedan en off side a cada rato, muestran las hilachas y caen en emoción violenta varias veces al día.

Y eso que aún no se cae la chicana judicial contra la ley de medios y que aún no sabemos de qué desaparecidos son hijos los pobres pibes criados por Ernestina.

Eso va a ser para alquilar balcones!

Ricardo dijo...

Es bueno el recuerdo de los no-actos de la Alianza en el 2000 y Menem para los 50 años del 17 de octubre.
Pone en perspectiva este fiesta popular.

Avallay dijo...

RDM: cada uno construye la burbuja que puede. No habíua escuchado a la señora...no em perdí nada

Lilito parecía sobrio, pero quedó seco, cunado lo cruzó el diputado Cigonia en el mismo programa, por Dios que cuadro

Ricardo: incluso una nota de Clarín del 2000, hablaba d elo amargo que era De La Rua al no hacer ni un festival.

manuel el coronel dijo...

Escribí algo parecido Doctor, excelente post.