domingo, diciembre 22, 2013

¿El regreso del dosmiltressismo?

Desde las elecciones de octubre, los discursos políticos opositores, con mayor énfasis los que provienen de la prensa, el kirchnerismo avanza decididamente hacia su extinción. Ya nada podrá detener ese colapso inminente, ni la operación de la presidenta, ni los cambios en el gabinete. Los políticos de la oposición navegan en el mar de las posibilidades y no quiere, la mayoría, embarcarse en la lectura optimista de los diarios, que ya le cuentan las horas al gobierno. Hablan entre ellos, son renuentes a colaborar con el oficialismo porque creen ver ese horizonte de retiro, pero su olfato, su experiencia, los llama a ser mas moderados. Para que el horizonte de les aclare, los principales medios opositores comienzan a publicar columnas e informes sobre los desastroso que es la intervención del Estado en la economía, la necesidad de un gasto público eficiente y acotado y uno no sabe si se equivocó y tomó sin querer un diario de 1988. Al ver que la misma nota está en internet y la web no existía en aquel año, se preocupa. Y mucho.
 
El kirchnerismo no está llamado por la historia a cumplir una misión. En el 2015 puede perder, puede ganar o puede que pase un combo de ambas cosas. El problema es que los que ya le dan partida de defunción, luego se sorprenden cuando ensaya algún cambio sorpresivo y entonces hablan de "jugadas" o "maniobras". La prudencia debería enseñarles algo.
 
Y mientras ¿Qué hace el gobierno? Sin dudas las expectativas siguen puestas en la presidenta. Para ello Cristina Fernández ha tomado una decisión que las oposiciones aun no se atreven a interpretar: se ha corrido de la escena. Aparece lo justo, se presenta para validar decisiones, tomar la jura de ministros, entregarle el sable a Milani. Poco más que eso. Imagino, que mediará los tiempos necesarios para recuperarse de la intervención quirúrgica, y también desde luego, medir los pasos luego de las elecciones de octubre. Por ahora lo que ha hecho, como primera lectura post electoral, es ampliar su base de apoyo: con el ingreso de Jorge Capitanich, los gobernadores por primera vez en 10 años de kirchnerismo, han hecho pie en la Jefatura de Gabinete. Por ahora es eso, y desde luego no es poco. Pero los movimientos no han sido uniformes, en el sentido de seguir un único patrón, y ha puesto a Kicillof en el Ministerio de Economía y a Fábrega en el BCRA; y ha buscado a su vez, no dejar huérfanos a los desplazados. Desde luego los cambios han venido acompañados de algunas medidas vinculadas, por ejemplo a los subsidios. Y quizás haya novedades en el ámbito agropecuario respecto de algunas demandas.
 
A esto yo, si me permiten, lo quiero llamar dosmiltressismo. Este es el modo de leer un resultado electoral no favorable en varios distritos para el oficialismo, y antes que salir a decir "¡¡perdimos, perdimos!!", como imploraban ridículamente algunos periodistas, el gobierno sale a reconstruir, pero mas o menos con los mismos actores; la reconfiguración de su sostén político es en todo caso dándole nuevo lugar al 2° y al 3° círculo (si el 1° era el kirchnerista puro, los otros dos provenían de otras tradiciones peronistas). Por lo pronto el anunciado a gritos saltos con garrocha hacia el massismo, no se produjo: gobernadores, intendentes y legisladores, siguen hablando de su pertenencia la kirchnerismo y del liderazgo de la presidenta.
 
Si la apuesta resulta bien, esto es si logra recomponer políticamente el espacio tras su liderazgo y a la vez resolver los picos mas complejos de la cuestión económica, Cristina Fernández tendrá un rol central de cara al 2015, en el modo en que el devenir irá presentando para pensar la sucesión presidencial.     

martes, diciembre 10, 2013

Democracia: palabras presidenciales

Lo que sigue, iba a ser el prólogo de un libro que no se publicó. En él se reproducían los discursos de asunción de Raúl Alfonsín, de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner.


Los discursos no son sólo palabras que enumeran propuestas; explican también un conjunto de acciones, y emiten un enunciado: cuando se trata de palabras en un contexto político de semejante envergadura, y un discurso presidencial siempre lo es, está condensando un clima político de época. Algunas frases, un gesto, ciertos aplausos pueden permanecer en la memoria colectiva por décadas. Ese impacto, sucede cuando las palabras dichas, los temas tratados, los actores reconocidos, coinciden con lo que recorre a la sociedad en su conjunto. Ese recorrido nunca es en una sola dirección, ni contiene una agenda cerrada y equilibrada. Pero un discurso presidencial que inaugura un mandato es capaz de contener en su interior las propuestas propias de quien está detrás de esas palabras, y al mismo tiempo todas las expectativas que la sociedad deposita en ese mensaje.

De allí que los discursos de asunción presidencial conciten tanta atención y quede luego como una marca, una referencia sobre la cual contrastar la gestión presidencial que desde allí se emprenderá.

Este libro nos presenta tres discursos presidenciales de la democracia reciente: los de Raúl Alfonsín, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, en orden cronológico. Tres discursos que precedieron sendas presidencias las cuales marcaron una época y consolidaron el camino de la democracia en estos 30 años. Con los matices que cada caso implicó, se trata de líderes políticos que plantearon el ejercicio del gobierno como un espacio de representación popular y por lo tanto buscando poner en el centro de las tensiones propias del poder a la política; esa primacía de la política significaba que ella se convirtiera en una herramienta de transformación, sostenida en la representación que se portaba. 

Pero como decía, los matices no son un dato menor. Raúl Ricardo Alfonsín llegó a la presidencia luego de obtener casi el 52% de los votos, en una elección histórica ya que la Unión Cívica Radical pudo derrotar por primera vez al peronismo (en elecciones libres y sin proscripciones). El dirigente de la UCR asumió en el fin del largo y trágico ciclo de tutela del partido militar sobre la democracia; pero ese agotamiento lo sabemos hoy; en esos días de fiesta y euforia por la democracia recuperada, el temor a la sombra militar presente en la política, buscando condicionar la autonomía y la autoridad del gobierno electo por el pueblo, marcó a fuego su gestión, mucho más de lo que el mismo Alfonsín hubiese querido. Ese gobierno se inscribió al interior de un proceso que abarcó a toda la región y que fue definido como la transición hacia la democracia. Lo que se convirtió en un rico debate en toda Sudamérica, marcaba sin nombrarlo el punto de partida (las dictaduras) pero no especificaba en dónde debíamos hallar el de llegada. ¿Cuál democracia? Fue la pregunta implícita que inauguró el nuevo ciclo que, para el bien de las sociedades de la región, vino a instalarse. El presidente Raúl Alfonsín presentó una posibilidad en esa búsqueda señalando en el respeto a los procedimientos como la llave que podía conducir hacia a un nuevo horizonte político para el país. Decía: “En la vida democrática, los ciudadanos tendrán la tranquilidad que necesitan. La democracia es previsible, y esa previsibilidad indica la existencia de un orden mucho más profundo que aquél asentado sobre el miedo o el silencio de los ciudadanos”. Las reglas de la democracia son presentadas como la única opción posible para garantizar una vida en paz y el mejoramiento del conjunto de la sociedad. De hecho podría decirse que durante su presidencia, aun con una crisis económica que comenzó a salirse de control, lo político ocupó el centro de la escena en favor de finalizar una transición que nos asegurara elecciones libres y regulares, luego de tantos años de interrupciones militares y proscripciones. La crisis señalada, sin embargo, manifestó un límite que no había logrado atravesarse: la capacidad del poder económico para imponer una agenda por encima de las instituciones de la democracia. 


Tal vez lo años puedan explicarnos en profundidad la transformación del contexto en el que Néstor Carlos Kirchner asumió la presidencia el 25 de mayo de 2003. El cambio más evidente es que los militares ya no constituían una amenaza al poder civil. Pero, sin embargo, permanece una continuidad que en los ’80 no había sido suficientemente sopesada: los condicionamientos que impone el poder económico. Luego de la década del ’90, el neoliberalismo dejaba como herencia un país devastado por la pobreza y un Estado desarmado en sus capacidades de orientación sobre la economía y la sociedad. A tal punto que lo político había llegado a pensarse como un “ruido” sobre el mercado que debía fluir “en libertad” para garantizar la expansión capitalista. La asunción de Kirchner planteó ya en sus inicios la recentralización de la política. Ciertamente no era la única opción a la vista ya que no pocos sectores propugnaban una profundización neoliberal. Pero no fue lo que sucedió: el giro político que imprimió su gestión, cuya génesis podemos descubrir en el discurso que aquí se presenta, significó el acceso del conjunto de los actores políticos que en ese momento ocupaban el espacio público y fueron avanzando desde la periferia hacia el centro: partidos, sindicatos, movimientos de protesta, economías regionales, el sector productivo. En ese contexto, Néstor Kirchner es a la vez productor y fruto de nuevos vientos políticos en la región. De las “relaciones carnales” al derrumbe del ALCA, fruto de una articulación inédita entre presidentes de un grupo de países que marca un nuevo horizonte. Palabras de aquel día, conectaban con estas premisas: “Me sumé a las luchas políticas creyendo en valores y convicciones a los que no pienso dejar en la puerta de entrada de la Casa Rosada. No creo en el axioma de que cuando se gobierna se cambia convicción por pragmatismo”.

           
Ese quiebre producido en el 2003, generó un renovado espacio político y una continuidad en la orientación. Cristina Fernández de Kirchner fue sucesivamente electa Presidenta de la Nación en los años 2007 y 2011. Como era de esperarse a medida que el Estado nacional comenzó a intervenir en la economía de modo más decidido, recuperando la posibilidad de contrabalancear la dinámica propia del mercado, la tensión y los conflictos comenzaron a crecer.  Si los primeros años del siglo, fueron de expectativa y de apoyo para la salida de la etapa más profunda de la crisis, lo que comenzó a suceder después tomó otra tonalidad. Algunos sectores, algunos de los cuales habían pasado por momentos críticos desde finales de los ’90, y otros que en cambio nunca conocieron esa cara de la moneda, resistieron con distintos argumentos las políticas emanadas desde el gobierno. Toda regulación comenzó a señalarse como limitación a la libertad, a pesar de la legitimidad de los procedimientos con que esas normas se sancionaban, marcando un curso hacia la necesaria nueva institucionalidad que implicaba la ampliación de derechos. Vuelve un ciclo que la política argentina conoció por etapas: aquella que se genera cuando la acción del Estado busca limitar esos poderes, en especial económicos, que atraviesan la sociedad y son renuentes al control del Estado. Sin embargo, a pesar de esa tensión, el apoyo mayoritario a esas políticas ha sido contundente. Me quedo con esta frase del discurso de la presidenta, como síntesis de esa tensión: “Creo también que no solo las instituciones del Estado en sus tres poderes deben abordar la reconstrucción de este nuestro país, creo que también otros estamentos de la sociedad, empresariales, dirigenciales, medios de comunicación deben saber que el hecho de no integrar el espacio público gubernamental, no los exime también de la tarea y de la responsabilidad que a cada uno de aquellos argentinos que tiene un poco más de poder, bastante más poder -diría yo- que el resto de los ciudadanos, tienen también obligación moral de construir un país distinto”.
            Tenemos aquí las palabras presidenciales. Conceptos, imágenes, ideas, propuestas, juicios sobre el rumbo del país e incluso parábolas de políticas que se plasmaron en la acción de gobierno. Los releemos ya como parte de nuestra historia que nos deja en este presente. Son, así, un relato sobre la consolidación y profundización de la democracia.
Plaza de Mayo. Foto propia

jueves, octubre 31, 2013

A esto me refería


Días antes de las elecciones dije en alguna parte: "El FPV va a ser derrotado en varios distritos, aunque siga siendo la primera fuerza nacional. Ese es un dato que no podrá ser omitido. Sin embargo a partir del 28 de octubre no habrá nuevas elecciones hasta 2015 y dado que las oposiciones que ganaron obtuvieron victorias distritales, en algunos casos en un solo distrito como el PRO, el FR o el PS, les será complejo mantener el protagonismo, ya que no es tan sencillo generar hechos políticos de relevancia no siendo gobierno nacional y sin control de ninguna de las dos cámaras del Congreso". 

El fallo sobre la constitucionalidad de la ley de servicios audivisuales, le devolvió el protagonismo al kirchnerismo, en unos pocos minutos. El día martes, salvo las previsibles denuncias de la diputada Elisa Carrió, el resto de la oposición quedó muda, sin saber exactamente qué hacer o decir. Hoy La Nación para colocar a Massa nuevamente en la esfera pública, presenta una nota sobre la discusión en torno de la autoría del logo del tigrense. Majul intenta contribuir con lo suyo. Pero mientras escribo estas líneas ve una TV donde llevan horas hablando de la ley de medios. Y cuando lo de esta ley pierda peso en la escena pública, el gobierno nacional podrá desplegar otros recursos de políticas públicas para seguir en el centro del ring. 
El resultado del domingo, no cambió. La administración política de ese resultado, es lo que está en juego ahora, y el FPV logró pegar la primera gran piña. 

Mago. Foto propia

lunes, octubre 28, 2013

Foto, texto y contexto




"Tanto la emisión como la recepción del mensaje dependen de una sociología: se trata de estudiar grupos humanos, de definir móviles, actitudes y de intentar relacionar el comportamiento de esos grupos con la sociedad total de la que forman parte. Pero para el mensaje en sí, el método debe ser diferente: cualquiera sea el origen y el destino del mensaje, la fotografía no es tan sólo un producto o una vía, sino también un objeto dotado de una autonomía estructural. Sin pretender en lo más mínimo separar este objeto de su uso, es necesario prever en este caso un método particular, anterior al análisis sociológico mismo, y que no puede ser sino el análisis inmanente de esa estructura original que es una fotografía."


Roland Barthes
El mensaje fotográfico
1961

viernes, octubre 25, 2013

¿A quién vas a votar?


En la biblioteca de mi viejo había un libro, debe estar en alguna parte de la casa aún, que se llamaba Los Motivos del Voto; lo miré alguna vez y recuerdo que, americano el autor, trazaba hipótesis racionalistas y matemáticas, para poder descifrar los proceso mediante los cuales una persona terminaba decidiendo su preferencia, como les gusta decir por allí. 
Creo, de onda, que eso no sirve para mucho. Es muy complejo comprender el modo en que se dan esos proceso en los cuales terminamos optando por alguna de las ofertas o por ninguna. Uno creería que los hechos juegan un rol siempre central y no. Conozco una persona, docente de nivel primario, cargo titular, tiene dos cargos, vive sola, sus hijos ya son grandes. Pudo ahorrar en los últimos 5 años y comprarse un terreno. Hace unos meses se anotó en el plan PRO.CRE.AR. Salió sorteada. Empezó su casa; en unos meses más se muda. Odia al kirchnerismo; cree que son lo peor y que nunca la ayudaron. Vota, creo a los radicales y GEN, en provincia de Buenos Aires. 
Y está otra persona, la cual no tienen un nivel de vida económico, muy de acuerdo con sus posibilidades o expectativas; mirando su trayectoria laboral y de estudios podría tener un mejor pasar del que tiene, y vota al oficialismo (nacional, al kirchnerismo) en la CABA. Y así nos podemos pasar la noche. 

Weber no creía en las acciones colectivas, sino en la acción de muchos en un mismo sentido, pero que cada uno desarrollaba su propio proceso de decisión. Marx, pensaba que si una persona optaba sólo por aquello que lo beneficiaría materialmente de acuerdo a ala clase que pertenecía si estaba desarrollada una conciencia de pertenencia a esa clase; si votaba o apoyaba acciones contra sus propios intereses, en realidad era llevado por la "falsa conciencia" (la vuelta más mística que se le puede conocer a Marx). Y escuchando explicaciones de este tipo nos podemos pasar lo que queda del año. 

Porque aceptar el voto del otro como una decisión racional, es parte de ese pacto democrático que nos dimos para impedir cosas peores. Lo aceptamos, aun cuando nos parecen absolutamente irracionales algunas elecciones políticas; cuando al oír una opción electoral, nuestra pregunta está cargada de incomprensión e interrogamos como si no hubiésemos oído bien ¿a quién???. Por eso la máxima "el pueblo nunca se equivoca" en realidad no remite a una cuestión de verdadero/falso, como si la opción de la mayoría o de la primera minoría representara una opción por la verdad histórica, sino que esa opción es inapelable: nadie puede señalar como equivocada a esa decisión y en nombre de una legitimidad superior, impugnarla. Porque, por lo motivos que fueran (falta de información, evaluaciones superficiales, odios, amores) a veces las decisiones electorales pueden acarrear consecuencias que el mismo elector ignora. Y esa es a parte menos divertida de lo inapelable de la soberanía popular.    


Vajilla en el Museo Palacio San José, Entre Ríos. Foto propia

miércoles, octubre 09, 2013

Comiéndonos a Boudou


Era más que previsible. Ninguno de los partidos y políticos de oposición, ni los medios de comunicación, iban a atacar directamente a Cristina Fernández. Con el dolor la salud y la vida no se jode. Clarín ayer parecía de un oficialismo conmovedor si lo limitábamos a CFK. No, desde luego y por eso el objetivo fue el vicepresidente Amado Boudou. Y este post es muy breve para señalar que los ataques seguirán y seguramente se incrementarán en la semana. Es la herramienta mas sencilla que tienen para esmerilar al gobierno, y acaso imaginar que pueden arrancarle alguna concesión en materia de política económica. De manera que aquellos que apoyan al gobierno, pero no son entusiastas a la figura del vicepresidente, deberían sopesar la situación. Han encontrado en un hecho fortuito, la salud de la presidenta, una oportunidad importante y dudo que la desaprovechen, abonando ¿una supuesta debilidad de CFK y fomentan la imagen de descomposición y rupturas internas debido principalmente a que la presidenta habría perdido su liderazgo. La foto de los principales miembros del gabinete y referentes del FPV (Dominguez, Scioli, Abal Medina, Randazo, Zanini, etc.), junto a Boudou, es una foto que debería repetirse hasta que CFK se recupere.  

Para agregar un poco de color (negro en este caso) el FAP, recurre a estrategias de la Revolución Libertadora, como para recuperar lo mejor de la historia argentina. 

domingo, septiembre 29, 2013

¿Y de todo esto que va a quedar?



Sabemos que pasaron mucho más que las PASO. De unas PASO que en general son mas bien una primera vuelta electoral y ahora vamos a una especie de ballotage con el resultado mas o menos previsible. El dato más relevante es desde luego la derrota que sufrirá el kirchnerismo en PBA. y el dato que no hay que olvidar es que aún seguirá siendo la primera fuerza nacional. Las esperanzas radicales de un milagroso efecto dominó que habría nacido en Corrientes, pueden alimentarles esas esperanzas algo fantasiosas, que a veces todos nosotros con la política. 
En esas ilusiones está la que hoy tiene el establishment, la derecha, el conservadurismo y algunos mas con Sergio Massa. al sensación que tienen es que es hoy una alternativa de poder, quizás más de lo que prometía De Narvaez en 2009. Pero la memoria suele ser segmentada en todo y si yo fuese alguno de ellos, no sería tan complaciente con las propias expectativas. Massa prepara prepara un polo de poder con vistas al 2015 de la mano de todo el peronismo no kirchnerista, con los argumentos del peligro del crecimiento estatal, el consenso, el horror del gasto público, la inseguridad y darle el manejo de la economía a los que saben. Por ahora intensiones, aunque parezca que todo está definido y el camino hacia el 2015, para ellos, sólo está plagado de flores. 

Y en realidad es sobre eso sobre eso que quería escribir. En realidad lo que estoy escuchando por allí, es que la certeza sobre un seguro triunfo de esa coalición para el 2015 es irremediable. Que el kirchnerismo ya cumplió su ciclo, que todo muy lindo, pero que ya está. Que hay que pensar en nuevos horizontes. Ahora, lo escucho ahora sin llegar todavía al resultado definitivo. Algunos me parece que nunca les toco estar aunque sea un ratito, en la mala, no te digo en el desierto menemista, porque al primer viento, ya bajan la estantería. Y no se trata de una cuestión de lealtad ciega al kirchnerismo, sino de como se plantean hacer política y para que. Visiones estratégicas de muy corto alcance, están ganando los ánimos de algunos. 

La otra cara de esta moneda, es de quienes, queriendo, no encuentran una salida. "¿Van a ganar estos y todo lo que se hizo? ¿No va a quedar nada? Nace la semilla de que los cambios operados en la década (si usted cree que no hubo cambios en favor de una mejor democracia en estos últimos años, se equivocó de blog) pueden perderse uno a uno, y que con una alianza conservadora, volverá la política de lo posible la importancia de dar señales a los mercados. Y en este caso también, vale no apostar al mecanismo de la historia. La política y sus actores seguirá siempre allí, y el conflicto y sus instancias definirán todas las posibilidades. Todas, las que no nos gustas y las que sí. 
Por eso ya que vivimos repitiendo que la ciencia política no se dedica a adivinar el futuro, no estaría mal ejercerlo de vez en cuando.

Sube y baja. Foto propia

martes, septiembre 10, 2013

Clima


La referencia es inversamente proporcional. En este momento en la Ciudad de Buenos Aires, la temperatura es de 34°. En un par de días bajará a menos de la mitad, como hace unos días atrás. Lo que genera nuestro asombro y fastidio por la incertidumbre y salimos de nuestras casas muy o poco abrigados.
En política, en cambio, los climas no cambian tan fácilmente. En 2010 el kirchnerismo  empezó a remontar una colina que lo llevó hasta el 54%. En el medio se dijo y se lo acusó de casi todos los males del universo, y el resultado fue esa aplastante victoria, inédita en 30 años a de democracia.
El Frente Renovador de Sergio Massa, obtuvo este 35% en la PASO en la Provincia de Buenos Aires, y las encuestas ya le arriesgan algunos puntos más para octubre. También a Insaurralde, pero claro, como en la carrera de la tortuga y Aquiles, el que está adelante, por poco que avance, no pierde esa posición.
Cuando el clima político se instala no hay sensación térmica que lo modifique. Massa podría ser sorprendido repartiendo droga en un jardín de infantes mientras llama a tomar las armas, que la intención de voto, se disminuirá unas décimas.
Había un par de temas dando vueltas, que el gobierno atendía pero no en la frecuencia que ese sector social quería, y Massa se lo pudo apropiar. No hay desde luego en sus propuestas, atisbos de soluciones al tema de la inflación o la inseguridad. Hay proclamas, indignaciones, pero eso le alcanza para quedar arriba. Mientras el gobierno acepta el desafío y comienza a introducir cambios pensando más, me parece, en 2015 que en octubre, desarrolla una campaña electoral fuerte pero no desesperada, se perderá por ese margen y se abrirá otra discusión para 2015.
Mientras la cuestión fundamental es el molde de la agenda. Como cualquier candidato Massa agitó frases electorales, pero sin dudas “terminar con el excesivo poder del Estado” puede tener consecuencias más allá que los aplausos. Es la cuestión de la agenda que verdaderamente puede estar detrás de este clima. Los empresarios comenzaron a expresarse públicamente con mayor vehemencia sobre la agenda que pretenden. Esperan que Massa, ante el evidente derrotero de Macri, sea el que represente esa agenda. ¿Es esa la intención de Massa? ¿Lo asumirá por pragmatismo electoral? El clima político, distendido por los resultados electorales y medidas de gobierno ¿no se moverá algunos grados? Este es un blog de preguntas.

Foto propia. Un pedazo de tierra en algún lugar de la llanura

domingo, septiembre 01, 2013

Jornadas: "30 años de construcción democrática"


Hace 30 años empezaba un ciclo, afortunadamente abierto y sin cierre. Retornó a la Argentina el sistema democrático de gobierno (o la Argentina retornó al sistema democrática, ¿cuál de los dos "se había retirado"?). 
Si bien el ciclo no se ha cerrado, si se han producido diferentes procesos en su interior: actores y  hechos se han sucedido, algunos de los cuales quizás apenas los recordemos, pero implicaron en su momento una movilización política y debate de magnitud (pienso por ejemplo en la polémica en torno de la Crotoxina). Desde los juicios a las juntas de lo 80, a los indultos y de nuevo a los juicios; de Alfonsín a Cristina; de Ubaldini a Moyano; de la Renovación Peronista a Néstor; de la democracia a las reformas de mercado. Interminable la lista. 
Por eso, desde los Seminarios la Argentina Reciente y Universidad y Política, ambos de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, estamos organizando las I Jornadas de la Argentina Reciente, con el título d este post. Esperamos la participación de todos, sea exponiendo un paper, sea participando de las mesas y los debates. Será el 14 de noviembre en la Facultad de Ciencias Sociales, Sede Constitución. 

La información: http://argentinareciente.blogspot.com

Por correo electrónico: argentinareciente@gmail.com

martes, agosto 20, 2013

Kirchnerismo: ¿Tiene algo pa' darme?


Primero una introducción al lenguaje "¿tiene algo pa' darme?". Es la pregunta que unos dos o tres pibes te hacen en los barrios, muy particularmente en el conurbano, luego de tocar el timbre de tu casa y que vos salgas para ver quien es. El cuestionamiento no es mucho más complejo que la inmediatez de comer algo en ese momento. Probablemente tengan para alimentarse en la noche (estas visitas suelen ser a la hora de la merienda) pero no hay algo a esa hora, y vienen de estar dando vueltas desde el mediodía, haciendo quien sabe que. Si una vez les pudiste dar algo, volverán, quizás no todos los días, pero seguro una vez a la semana, con la misma pregunta, que luego transmitirán a otros. Eso, si tenés algo. Si no tenés irán a otra casa. O no. Quién sabe. 

Estamos, todos, aún digiriendo las PASO. Digo todos, porque el golpe fue para el kirchnerismo, pero el resultado les mueve el escenario tambien a los otros, y no todos harán un manejo adecuado de la circunstancia. 

Como siempre, lo que se dice acá es provisorio, para los buenos y atentos lectores. 

Expectativas
Son la vara con la que medimos los hechos. Así las cosas, el kirchnerismo perdió: 26% a nivel nacional está muy por debajo de sus expectativas y capacidades de aglutinamiento electoral. Partió del 22% en 2003, subió al 45% en el 2007 y al 54% en 2011. En el medio había levantado en las legislativas de 2007 a, tal vez el 38% (discutible a quienes se cuentan en algunas provincias como parte del FPV, pero algo parecido a ese número seguro fue) y cayó en 2009 al 31%. Por eso este 26%, aún siendo la única fuerza nacional, es poco. Y que quede claro: la UCR yendo por las propias ganó solo en una provincia grande, Mendoza y en Corrientes y Catamarca con pequeños aliados. Está aun lejos de alcanzar al delasotismo en Córdoba y aún en alianza sigue muy lejos en PBA. El PRO, ha ganado otra vez en CABA (aunque ya UNEN le arrebató votos nada menos que en Recoleta y Barrio Norte) repitió lo de Del Sel en Santa Fe y hasta allí llegó su expansión. El proyecto de Macri presidente, es probable que solo pueda generarse en Boca. El socialismo del FAP está en una situación semejante. Todos los partidos opositores tienen victoras territoriales distritales. Por eso para el FPV, el resultado, no lo arroja al abismo, pero lo coloca en una situación compleja. 

¿Quienes se fueron?
Decía Borges, que la misma decisión en diferentes personas puede tener motivaciones distintas. A fuerza de constituir un bloque nacional, tal vez nos olvidamos de la heterogeneidad del voto. Las discusiones acerca del "abandono" del voto al FPV son multicausales, pero no infinitas. Leyendo los resultados en el excelente trabajo que hizo el Ministerio del Interior (con el scaneo del telegrama de cada mesa) y sumado a los mapas que subió el amigo http://www.andytow.com/blog/ puede conocerse la distribución del voto en la PBA. Observando cada distrito, municipio, se puede ver que en la 1° sección electoral (el norte) el Frente Renovador se impuso de manera absoluta perdiendo en solo 2 municipios. El FPV ganó la 3° (sur y oeste del GBA) pero con márgenes mas ajustados. El buen desempeño del FPV en el interior, no alcanzó para compensar ese desbalance. En estos días hablamos por allí del "voto avenida", una imagen que alguna vez hablamos con Andy Tow: en el conurbano el voto no K (y no peronista en ocasiones) suele concentrarse en torno de las grandes avenidas: Mitre, Yrigoyen, Rivadavia, de Mayo, etc. Este dato da a entender que se perdió buena parte del voto de la clase media que vota, pero no adhiere al FPV, esto es su apoyo no supera las elecciones. Si uno mira mesa por mesa, tomando el caso de Avellaneda por ejemplo, verá que el FPV consigue ganar en lugares como Isla Maciel, Villa Domínico, Dock Sud; los barrios mas humildes y pierde en el centro de Avellaneda y sobre la venida Mitre. Sin embargo con este voto fugado no alcanza y parece claro que según los distritos el Kirchnerismo perdió voto peronista a manos del FR, incluso de barrios "humildes", es decir con NBI y que han recibido la AUH por ejemplo. Seguramente el trabajo territorial de los intendentes que apoyaron a Massa, jogó un rol improtante. Esto, sin embargo no es regla, ya que distritos favorables al FPV ganó el FR (Avellaneda, Lanús) y distritos del FR (A. Brown) el FPV hizo una elección razonable. 
En estos casos, cabría la explicación de una clase media enojada con el pago de ganancias, el control del tipo de cambio, las denuncias de corrupción y probablemente los proyectos de reforma de Poder Judicial (muy lejos como preocupación, pero favorable para crear un clima). Muchos de ellos repiten convencidos: "yo, que soy asalariado, pago ganancias y ellos se la roban toda, como dice Lanata"
Ahora, el FPV también fue derrotado en La Rioja, Catamarca, Mendoza, en parte sucedió en San Juan, los aliados del MPN, la pasó mal en Jujuy. Y aquí una explicación que aunque parecida tiene sus particularidades: algo pasa en las economías regionales. Tal vez el tipo de cambio esté complicando el desarrollo de algunos centros de producción; la situación de Brasil, principal comprador de la Argentina no ayuda en absoluto y eso se siente en pueblos vinculados a pocas actividades económicas. 
La fuga, por tanto, no constituye un grupo homogéneo y ni está esperando lo mismo: clase media "enojada", votos peronistas con mayor contacto de manejo territorial, y quienes podrían estar impactados por problemas en las economías regionales. No sabemos si se ha ido un "voto sindical" si es que eso existe, dada la situación con la CGT. 

¿El Kirchnerismo tiene (todavía) algo pa'dar?
Mi impresión es que esta es la pregunta más importante. Porque siempre ante cualquier derrota cabe la pregunta del agotamiento. El kirchnerismo surgió, en medio de la crisis post 2001, como una promesa inesperada. Un desconocido gobernador irradió en pocos meses la imagen de que podía cumplir con una cantidad de demandas notable. Con el 22% de los votos, obtuvo el 80% de aprobación de su gestión, haciendo en los primeros meses muy poco, pero generando mucha promesa. De allí en más mantuvo esa iniciativa y cuando la pasó mal durante 2008 y 2009, supo remontar la situación que lo llevó a ese 54%. Ese poder de iniciativa y de reacción cuando las cosas se pusieron feas, estaba montado sobre la fortuna (los precios de los commodities, por caso) pero no relegó la virtud de construir agendas que estaban dispersas en la sociedad. Mientras se lo critica por su supuesto "desprecio por las instituciones" el kirchnerismo ha legislado a través del Congreso en muchísimo temas que daban cuenta de la heterogeneidad social que compone hoy a la Argentina (se ha legislado sobre niños y niñas, salud mental, protección de datos, matrimonio igualitario, medios de comunicación, voto a los 16, educación, trabajo doméstico, aumento jubilatorio, etc.). Sin embargo en esa relación con los sectores medios el kirchnerismo enfrenta, como lo ha hecho siempre el peronismo, a un 30% de la sociedad que está convencida que todos los males del país son somenzaron el 17 de octubre de 1945. De no haber existido el peronismo, Autralia o Canadá están presentes en el imaginario como el país que no fuimos. El relato kirchnerista luchó contra aquel y su éxito electoral de la década pasada se debe también a esa construcción, sustentada en hechos materiales, no meramente simbólicos. El kirchnerismo, en la tradición peronista, propuso una sociedad sin exclusión como horizonte apoyada en la fuerza de un mercado interno; diciéndoles a los empresarios que pueden hacer negocios, pero que el Estado va a fijar más reglas de las que venían acostumbrados a tener. Mas Estado. La deuda, la crisis energética (que obliga a exportar cerca de U$S 10.000 millones de combustible este año) el estancamiento de Brasil, entre otros puntos generaron una situación inesperada que condiciona buena parte de las políticas gubernamentales. 

Tiene el kirchnerismo algo pa' dar
Los demás espacios políticos han renunciado al menos a algunos de los postulados que aquí nombramos, y otros como el PRO, o incluso el mismo Massa, han dado señales de "cosas" que quieren hacer, pero están muy lejos de articular propuestas con un relato y un horizonte posible.
Mientras que el kirchnerismo, tiene aún la promesa. No es necesario refundar el relato, sino la capacidad que ya se demostró en responder demandas. Los resultados pueden alterar las ecuaciones electorales y las posibildiades personales de este o aquel candidato; eso parece un dato de la realidad. Pero no necesarimente, que ya no le queden más opciones al kirchnerismo como para continuar despelgando política en la sociedad civil. Como el timbre sigue sonando, va a ser necesrio volver a buscar en otras partes y con otros recursos, (y con más nombres) lo que se puede seguir dando.

"Globos en Almagro" Foto propia


lunes, agosto 12, 2013

Ciclos, etapas o procesos. El Jardín de los senderos...



El, o la, que pueda ya hoy mismo quedarse con algunas de esas tres palabras para describir los que sucedió (y sigue sucediendo, en tanto las opciones políticas no fueron un fenómeno espasmódico de un domingo, sino una decisión) lo felicito, lo admiro, salvo que mienta. 
El retroceso de votos para el FPV es categórico; la justificación es sin duda compleja, pero en un momento donde la economía no pasa un mal momento, la explicación pareciera ser más estrictamente política. E incluso, a fuerza de equivocarme, simple. Ese 25% del electorado, o un poco más, que decidió abandonar al kirchnerismo, a manos de Sergio Massa, del radicalismo, del PRO, de los socialistas, según las provincias (y allí está la mayor fortaleza del FPV) tal vez percibió que el kirchnerismo no le estaba ofreciendo nada nuevo. Esto es más que el 22% del 2003, me decía alguien pero en aquel momento Néstor Kirchner era pura promesa, puro futuro. Hoy no está esa percepción. En una época con la fuerte impronta de los candidatos, la imagen del que me ofrece algo nuevo, tiene mayor relevancia de la que a veces se admite. 

La oposición ha insistido, la expresada desde los grandes medios en particular, con la idea de fin de ciclo. No ha tenido esa insistencia, por caso, el massismo que prefirió hablar de fin de mandato. El 26% nacional que estaría obteniendo el FPV es, repito, un dato inesperado que trastoca las perspectivas inmediatas. Pero parece un escenario muy lejano al derrumbe, esto es CFK todavía tienen recursos de poder para ser una pieza relevante en la elección del candidato para el 2015. Hay gobernadores ganadores (Uribarri, Urtubey, Capitanich y desde luego Scioli). Cristina hasta ahora no había dado señales de un delfín; de modo que el escenario de una bendición negociada, sigue presente. La re reelección para mi, nunca fue una posibilidad. Y lo dije. 

Todos tienen sus problemas. Massa ha hecho una elección inesperada por al distancia sobre Insaurralde. Le queda ahora mantener esa distancia (se dice que su objetivo es acrecentarla 7 puntos mas) y a partir de allí convencer a otros actores que él es el mejor candidato a presidente. El problema es que tiene que convencer, además del electorado, a muchos otros actores políticos, gobernadores por caso que aspiran al mismo sillón. Y si fuera candidato a presidente contar con gobernadores que lo acompañen ¿por fuera del FPV?.

El radicalismo, junto con el socialismo en varios distritos, ha hecho una elección respetable, lejos aún de la resurrección. Le sigue faltando el liderazgo nacional que reemplace a Raúl Alfonsín. El PRO que vuelve a ganar la capital y ser segundo en Santa Fe con Del Sel, debería comenzar a resignarse en obtener la presidencia: en CABA UNEN lo superó en votos, y perdió 300.000 respecto de la primera vuelta de 2011. Mauricio Macri no logró y creo que ya no podrá, instalarse a nivel nacional para soñar con la presidencia. 

Gracias a Borges, que nos regaló esa metáfora imprescindible para comprender la política argentina. 

Foto propia. Alta Gracia, Córdoba. 

jueves, agosto 01, 2013

UNEN pero no tanto

 
 
Porque la política, afortunadamente, es así: los que votaron en contra de las PASO, van a elecciones internas, y el FPV que las promovió, genera internas pero en espacios distritales mas pequeños. Ayer el espacio que conforman la UCR, el PS y la CC, realizaron un debate de pre candidatos a diputados nacionales por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El título de este post es más un juego de palabras, bastante predecible por cierto, antes que un énfasis de evaluación sobre lo que ocurrió. En un debate los candidatos deben diferenciarse para obtener las preferencias el electorado, sino ¿a criterio de qué presentarse? La cuestión es de qué momo y acerca de cuales aspectos buscaron diferenciarse. La hipótesis (acaso llamarla hipótesis sea exagerado) central es que las discusiones siguen siendo las históricas que ha tenido el radicalismo (no había socialistas en el debate de ayer) agravadas por un contexto de ausencia de liderazgo.
Digamos así: si bien eran cuatro personas, los grupos eran tres: Gil Lavedra representa el control del partido, un alfonsinimo devenido en balbinismo, dada la galvanización de su poder al itneriro del partido y escasa o nula rotación de liderazgos; Elisa Carrió y Leandro Illia encarnaron, revivieron si se quiere, el espíritu unionista del partido, que merece una breve historia. El Unionismo (de allí el nombre de la Unión Democrática). nació a principios de los ´40 como continuación del alvearismo, ya fallecido el ex presidente. José Tamborini, candidato a presidente en 1946, era uno de sus principales dirigentes. Frente al peronismo se presentaban como la única alternativa viable, más que buscando la "unión de todos", quedarse con la conducción del espacio. Buena parte del unionismo finalmente recaló en la UCRP (balbinista) y que llevó a la presidencia a Arturo Illia. Era, a las claras, el sector más antiperonista; algunos de sus dirigentes no dudaban en calificar la peronismo como un partido totalitario, con quien no hay posibilidad de diálogo. Como ayer dijo Elisa Carrió: "ustedes son blandos porque hablan con ellos. Yo no hablo. Los combato. Con los patoteros, autoritarios y ladrones no se habla." Zavala Ortiz, unionista, canciller de Illia, hombre activo en el golpe de 1955, podría haber suscripto las mismas palabras.    
Resta uno: Martín Lousteau. En esa reunión había entrado por una ventana que dejaron abierta. Intentó tibiamente, despegarse de todos y mostrarse como lo nuevo y capacidad de gestión (eso dice él). Allí en realidad tenía que estar hablando y diciendo cosas parecidas, un militante radical de la misma generación. Uno de esos amigos (a algunos los conozco somos esa generación de cuarenta y pico)  que lleva tiempo en el radicalismo, que también pasó por la traumática experiencia de la ALIANZA, que se formaron en el alfonsismo, pero que hoy están en la periferia del partido e incluso más allá. 
Hace unos días la buena revista El Estadista, sacó una nota sobre la posibilidad de un recupero de la UCR en estas elecciones. (Aquí la nota)  Las tres opciones que escuchamos en el debate, no parecen estar en condiciones de generar esa renovación que abra la posibilidad de un partido renacido. No abre camino un alfonsinismo que se deshace día a día, ni las denuncias y fabulaciones de Carrió; sino un liderazgo que produzca importantes niveles de ruptura con el pasado inmediato del partido y al mismo tiempo sepa recuperar sus líneas exitosas, me parece, abre la posibilidad de un futuro distinto para la UCR. Como lo hizo Raúl Alfonsín, ya en los '70.  Y que no estuvo ayer representado en ese debate.
 
Paseo cultural de la ciudad de Santa Fe. Foto propia


martes, julio 30, 2013

Ejes políticos

El papa, a quien nosotros inevitablemente conocemos como Bergoglio, visitó Brasil y dejó en claro la presencia del catolicismo en la región. Enojarse por eso es pelearse con la realidad como suele decirse. Leí varios comentarios en las redes sociales, de personas identificadas con la orientaciones de gobiernos d el región preocupadas por esta demostración de fuerza del catolicismo en la región. Como dije cuando fue electo papa, la preocupación de algunos es que si la elección de Bergolgio pueda retroceder el proceso de secularización en al región. Mi impresión es que eso es poco probable que suceda. "Quien soy yo para juzgar a una persona gay que busca a Dios" dijo ayer Francisco. No es poco, aunque a algunos no les parezca mucho. Hay allí tensiones o si prefieren, batallas culturales que se seguirán desarrollando, pero, a mi entender, no son las que definen el eje, el núcleo de la cuestión política actual. 
Estuve 5 días en Chile. En Iquique, bien al norte, a la altura de Bolivia y cerca de Perú; de hecho en territorio que hace 120 años era peruano. Tierra chilena donde conviven tradiciones aymará, quechua entre otras y la cultura occidental, desde luego. Iquique nació al calor de la explotación del salitre (nitrato de potasio, utilizado para hacer pólvora) a fines del siglo XIX, de la mano de los capitales ingleses. Fue muy próspera para los inversores hasta que los alemanes inventaron el potasio sintético y se acabó el negocio. En el medio el salitre provocó revueltas obreras en busca de mejores condiciones que obtuvieron por respuesta la matanza de Santa María en 1907, y el intento del presidente José Manuel Balmaceda quien en 1891, intentó aumentar los impuesto a las salitreras, pero recibió la oposición del Congreso y la Marina y fue derrotado, para terminar suicidándose. 
Hoy Iquique es una ciudad en crecimiento de la mano de la minería en particular por la extracción del cobre; con muchos autos importados por su zona franca, edificios muy sofisticados para albergar a quienes trabajan en las mineras, pero con problemas de salud, vivienda y educación. No se, me surgieron ganas de pensar el Estado que enfrentó aquella situación en 1891 y el actual. Y cuales discusiones nos ocupan. 

martes, julio 09, 2013

Declaraciones del Presidente de la Corte Suprema de Justicia...el 8 de junio de 1983

El presidente de la Corte Suprema, Adolfo Gabrielli, en conversaciones con los periodistas, insiste en la necesidad de mantener la inamovilidad de los jueces y la independencia del Poder Judicial ("La Justicia no debe ser un botín de guerra" o "Propicia para el revanchismo político", dijo), y puso de relieve que, en España, se mantuvo la estabilidad de los magistrados en el proceso de institucionalización democrática; abogó por la autonomía financiera del Poder Judicial, la creación de una policía Judicial y de un cuerpo de fiscales independiente de las autoridades administrativas". 

El texto está extraído del libro 1983, publicado por el CEAL. Gabrielli, fue Presidente de la Corte Suprema de Justicia desde 1978 hasta 1983, habiendo ingresado a la misma con la dictadura en 1976. (Aquí una nota de La Nación, ante su fallecimiento). El lector puede cotejar las argumentaciones  las demandas y las opciones propuestas con declaratorios que suelen escucharse hoy, por allí. 

lunes, julio 01, 2013

¿Diagnósticos o consignas?

La Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina dio a conocer el domingo un texto luego de las jornadas de la Semana Social 2013. El mismo es muy breve y solo hace dos pronunciamientos específicos:

Estamos convencidos de que debemos seguir trabajando con gran empeño para asegurar "la plena vigencia de la división de los poderes republicanos en el seno de la democracia"

Creemos también que "la calidad institucional es el camino seguro para lograr la inclusión social".

Sobre la primera afirmación, que no es otra cosa que lo que dice la letra constitucional, el comunicado se realiza tan solo 12 días después que la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la Ley de Reforma de elección de los miembros del Consejo de la Magistratura, por iniciativa del Poder Ejecutivo Nacional. Dicho de otro modo, un poder invalidó los resuelto por otros dos poderes. Y al día siguiente volvió a salir el sol y colectivo que tomó, se detuvo en la misma parada. En 30 años de democracia es el primer rechazo de una iniciativa de envergadura de un Poder Ejecutivo, a manos de la Corte Suprema, y demostró con los hechos la solidez del sistema republicano de gobierno realmente existente en nuestro país. 

La segunda frase, responde a una consigna repetida, sobre la que no hay pruebas empíricas. ¿Cuál calidad institucional? ¿La vigencia de todos los derechos de ciudadanía? ¿La seguridad jurídica de las empresas? No está en absoluto demostrado que "calidad institucional" que además no se sabe que es, sea en si mismo un camino para la inclusión social. 

Sin embargo este tipo de argumentos no son exclusivos de la pastoral social. Son los que usualmente escuchamos en medios de comunicación, algunas ONG, dirigentes opositores, columnas de opinión. Carecen de la virtud del diagnóstico que implica una mirada, una reflexión, para saltar directamente a las consignas a las frases que despiertan consenso en algunos sectores y que su repetición, además no cuestiona intereses que sí son el origen de los problemas d exclusión que se busca solucionar. Por eso lo grave, me parece, es que se renuncie a esa búsqueda de argumentos, de ideas, de discusión profunda en contraste con la historia, y se opte por las frases premoldeadas


jueves, junio 20, 2013

¿Es posible democratizar la democracia?

Existía ya, antes del fallo de la Corte Suprema, un punto de coincidencia entre quienes apoyaban y los que rechazaban los cambios en el Consejo de la Magistratura: ambos afirmaban que la Corte se iba a expedir como lo hizo. Unos porque la ley era inconstitucional; otros porque la corte es parte de ese poder corporativo que no acepta cambios. Esta confluencia de expectativas, reforma en el fondo, las dificultades para plantear cambios en la estructura del Poder Judicial, el cual sigue lejos, muy lejos de verse afectado por la soberanía popular. 

En la transición a la democracia de los años ´80, y dados los duros antecedentes históricos, la realización de dos elecciones generales seguidas  libres y sin proscripciones, fueron consideradas como la confirmación de que estábamos viviendo en una democracia. Los procedimientos de selección de gobernantes y representantes, fueron e indicador más relevante para evaluar la vida en ese régimen. Luego de fuertes discusiones a nivel mundial, en torno de la sustancia de la democracia, los ´80 arremetieron fuerte con la tónica realista de apoyarse en los procedimientos para construir el nuevo orden. El discurso alfonsinista estuvo cargado de esta visión, incluso optimista. 

En aquellos mismos años, un de los más lúcidos y creativos cientistas sociales, Norbert Lechner, confirmaba ese valor de la democracia en torno del voto y las elecciones, y agregaba: "pero la democracia es más; si la nombramos pensamos en valores como la libertad y la igualdad". La rutina electoral era bienvenida en la región, pero creer que ello por si sólo plantearía las soluciones a los principales conflictos de la región, era una equivocación. Con los años, no es necesario explicar demasiado, los núcleos duros que impiden una mayor igualdad y un acceso pleno a los derechos de ciudadanía, no se allanan sólo con la realización de elecciones libres: hacen falta gobierno dispuestos a abrir esas agendas, a plantear los temas que están en el fondo de las sociedades o, como decía el mismo Lechner "en los patios interiores de la democracia". 

Para que pudieran abrirse esas agendas debieron pasar varios años y muchos hechos políticos. Los participacionistas, una corriente política que tuvo su desarrollo en EE.UU. y Canadá (con gente como P. Barrach o Mac Pherson) en su búsqueda de profundización de la democracia, afirmaban que la cuestión ya no era "quienes" votaban, sino "dónde" se votaba; pues en la mayor parte de los países los adultos de ambos sexos tenían ya acceso al voto, pero este se limitaba a las instancias políticas de los poderes ejecutivo y legislativo ¿se vota en las empresas? ¿se votan los jueces? ¿Cuánta democracia hay en el ámbito científico?

Democratizar la democracia, es la posibilidad de abrir espacios al interior de las instituciones; de todas en las que participan ciudadanos y ciudadanas y desarrollan sus vidas; las enmarcadas en el derecho privado lo deberán hacer, alentadas por sus miembros, pero también el Estado allí puede sugerir una legislación que vaya en ese sentido; y en las del derecho público, la creatividad política debería empezar a emanciparse. Son muchas las instancias hoy en la esfera pública, donde la democratización aún está esperando su hora. Y es el mismo Estado el que aún puede impulsar ese proceso. Que no haya prosperado esta reforma, sólo debe alentar a propuestas más creativas, antes que los discursos de la "corrupción política" ocupen otra vez el centro y nos retracen, nuevamente, unos 20 años.     

sábado, mayo 25, 2013

La década y la política


Comencemos diciendo lo inapropiado de pensar que es posible hacer UNA evaluación de la década presidenciales (ya que habitan tres presidencias) que hoy se cumple. Dicho esto, vamos aquí con una pocas líneas, para pensar algunos temas hacia adelante. 
En los últimos meses, y a tono con las próximas elecciones y la necesidad de empujar a la finalización de un ciclo político (mientras al mismo tiempo te dicen que el kirchenrismo se está derrumbando) asistimos al relato monocorde que afirma la instalación del absolutismo, el unicato, el régimen corrompido, el poder absoluto. Conceptos usados así sin demasiada explicación porque parece que los hechos se encargan de imponernos esta visión, que nos ahorra el trabajo de la demostración o la investigación empírica. 
Esos hechos, esa evidencia, por lo general se circunscribe a:  1) el objetivo de "controlar a los medios" Ley de Servicios Audiovisuales mediante, 2) no aceptar la búsqueda de consensos, que se manifestaría en ganar las votaciones en el Congreso de los proyectos de ley presentados por el oficialismo, 3) "politizar al Poder Judicial, e, 4) incluyamos, el haber intentado, y no obtenido de manera mayoritaria, sumar a la oposición al FPV, es decir cooptado. 
No me interesa discutir los endebles argumentos que según un notable grupo de opositores, entre ellos académicos, le otorgan al gobierno de CFK en particular los conceptos antes nombrados en torno del autoritarismo. 
Década por década, comparemos un poco lo que había hecho Carlos Menem en la década anterior.  Prefiero hacer eso, a comparar a los gobierno con los manuales que escribimos en nuestros escritorios y los actores políticos no son más que palabras, lo mismo que las crisis. 

1)Respecto de los medios, Menem fue el hombre que permitió la formación de la actual concentración, que ubica a Clarín en la cabeza de la pirámide(El único punto que Kirchner le sumó a la construcción de Clarín, fue aceptar la fusión de Cablevisión y Multicanal); hasta La Nación en su momento se había expandido a la radio (Del Plata) y con varias revistas que aun tiene. Pero en términos generales los dueños de los medios saludaron la política económica de Menem al menos hasta 1995. La Nación hablaba de Menem como "el esperado". A partir de aquel año, la voz disonante fue Mariano Grondona, para darte una idea de hacia donde estaba corrido el fiel de la balanza, que expresaba en los medios al progresismo.  
2) Menem no solo consiguió que la mayor parte de los legisladores del PJ le votaran casi todos sus proyectos (no todos, no le admitieron la reforma laboral ni la intromisión de las FF.AA. en seguridad interior), sino que también obtuvo el voto de la UCR de las dos leyes fundamentales de sus mandatos: la de Emergencia Administrativa y la de Reforma Económica. (Después de todo, ambas expresaban los anuncios de campaña del candidato radical, Angeloz). Por eso es cierto decir que allí hubo un gran consenso.
3) Respecto del Poder Judicial, Menem anuló las condenas a varios militares (tanto por delitos a los DD.HH., a los condenados por Malvinas, como a los carapintadas). Y desde luego la obra máxima, pobló la corte de incondicionales, algunos con nulos antecedentes. 
4) Apenas asumido Menem dedicó sus principales esfuerzos a destruir a sus adversarios políticos internos que habían constituido el triunvirato de la Renovación Peronista. Por una parte Carlos Grosso, intendente de Buenos Aires (salvo que alguno crea que fue el único corrupto de la historia argentina) lo vincularon a un escándalo de corrupción llamado la "escuela shopping". Renunció a su cargo y prácticamente desapareció de la política. Por la otra puso todos los recursos para que el plebiscito que apoyaría una reforma de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires y habilitaba una reelección de Antonio Cafiero como gobernador, arrojara un resultado adverso al gobernador; y así sucedió, con la UCeDe y los medios con la campaña al hombro. Cuando su casa estaba en orden, comenzó a expandir las fronteras de anulación de otros candidatos: fue destituido Angelóz en Córdoba, también por un caso de corrupción; la razonable intervención de Catamarca, también rendía frutos para controlar a los Saadi. Recordar que logró deglutirse a la UCeDe y otros pequeños partidos de centro derecha provinciales.      

Y aquí terminan estas palabras. no hemos dicho ni una palabra en materia económica, para hablar de la década. Otorgo el ejercicio, a quien quiera, de retomar la comparación de los "hechos" autoritarios del kirchenrismo y compararlos con el país desde donde se venía. Para jugar solo o en familia. 

La foto de aquí

sábado, mayo 18, 2013

Videla no está


Esto iba a salir hoy en un diario, pero no. Queda acá. 

Sirva ese título para recordar el horror. “los desaparecidos no existen, no están” le había contestado el dictador Jorge Videla al periodista José Ignacio López en una conferencia de prensa, cuando por primera vez el dictador se refirió al tema. La débil, y sínica, argumentación que presentó ese día Videla, reflejó sus límites como conductor político. En ese sentido hasta el nombre de dictador le quedaba un poco grande. Si uno lo compara con los fuertes liderazgos de algunos de sus predecesores que ayudaron a destruir la democracia como los generales Aramburu, Onganía o Lanusse, quien ayer falleció no fue capaz de generar un espacio político ni un proyecto como los anteriores buscaron hacer, aunque luego fracasaran. Sin embargo en Videla ante la ausencia de esas capacidades, sobresalió la determinación. Dos en particular que signaron de horror y retrocesos para el conjunto de la sociedad. No dudó ni un instante en la implementación de los métodos de secuestro y desaparición de personas, unidos a la tortura sistemática, no sólo para combatir a organizaciones político militares que ya estaban en retroceso, sino en particular, para anular cualquier intento de protesta, movilización o reivindicaciones de sectores obreros y populares de diverso tipo. La represión hundió a la sociedad argentina en un invierno que pudo parecer eterno. Para que el horror fuera perfecto, (tom una imagen borgeana) Videla impulsó y logró el nombramiento de José Alfredo Martínez de Hoz como Ministro de Economía. Lo que la represión no destruiría, quedaría a manos del nuevo modelo económico. Videla fue quien apoyó la alianza con el liberalismo local antiindustrialista, con las esperanzas de volver a la “pacífica” sociedad agraria, cuyo modelo soñado era la Argentina de 1880. Represión generalizada para controlar cualquier iniciativa autónoma de la sociedad y la implantación de un modelo económico capaz de desarticular las fuerzas productivas y el mercado interno. Videla ya no está; creemos que la solidez de la democracia argentina, también ha enviado al destierro las dos marcas que supo imponer en los ´70. 

lunes, mayo 13, 2013

Estrategias opositoras: entre un Capriles y el Libro Negro


En pocos días vence la inscripción de candidaturas. Poco después habrá que definir candidatos. Todo puede suceder, pero no pasará cualquier cosa. El peronismo no K podrá aliarse a Macri, pero no es algo cercano. La UCR y el FAP seguirán dando muestras de buenas intenciones, pero es muy probable que no exista acuerdo. Así el mapa opositor es muy parecido al del 2011. La sorpresa podría venir con un Sergio Massa compitiendo por fuera del espacio K y un muy menos probable Daniel Scioli, haciendo algo por el estilo. Los actores realmente existentes en los espacio electorales, son moderados en sus jugadas porque dependen, todos el oficialismo incluido, también de las movidas de los otros. Si el objetivo es ganar, no hay espacios para aventurerismos que duran lo que un suspiro y probablemente reditúen muy poco. ¿Probar una alianza porque parece que a "la gente" eso le va a gustar, para luego incendiarse? Nadie juega con fuego. ¿O si?

Si, claro, pueden jugar con fuego los que están a kilómetros de las llamas y por tanto, pase lo que pase, no van a sufrir las consecuencias. Los editorialistas de los diarios, los conductores de programas políticos de entretenimiento y otros personajes, pueden reclamarle a la oposición que "un esfuerzo" para vencer a la dictadura K; un poco de humildad, bajar sus pretensiones electorales en pos del un objetivo mayor y definitivo: declarar de una vez por todas el fin del kirchnerismo. 

En esa lógica, propia de un actor externo al sistema político y que no pone nada en juego, el periodismo y unos cuantos grupos de poder en Argentina, colaboran con la causa con dos estrategias centrales: por un lado mentar la búsqueda del Capriles argentino. (que también podía mencionarse como el Tamborini del siglo XXI). Otra vez, aquí el esfuerzo lo deberían hacer los dirigentes políticos de la oposición renunciando a aspiraciones presidenciales, en pos de un sólo candidato. Además de que la humildad no abunda en el conjunto de los mortales, cabe agregar que el "fenómeno" Capriles es posible también porque en Venezuela los partidos políticos que gobernaron durante 50 años desaparecieron y con ellos sus culturas políticas. Por eso también surgió Chávez. ¿Son sumables hoy en un candidato la tradición radical, la socialista, la liberal, la conservadora, y alguna más? ¿Les sería posible encontrar una persona que logre esa amalgama? ¿Existe una con el suficiente arraigo para imponerse sobre las demás?. Pensar un Capriles, no es una cuestión de hallar a la persona correcta y mucho marketing; requiere de condiciones políticas que no parecen estar presentes por aquí.

El segundo en particular de la prensa, es comenzar a redactar ya, el Libro Negro de la Tercera Tiranía. Enriquecimiento, supuestos lavados de dinero, supuestos testaferros, etc. No sabemos aún cuanto hay de verdad en eso; quizás algunas denuncias sean ciertas. Las que son que sigan por los tribunales, no hace falta aclararlo. Pero como estrategia política es de corto alcance. Le puede complicar un poco las elecciones al gobierno, pero jamás se ha convertido este tipo de estrategia en una salida política o en la generación de un espacio que crezca electoralmente ¿que se espera un partido de la moral? ¿Encabezado por Macri, De Narvaez o de La Sota? Y aunque hubiese un hombre o mujer que viva en un asentamiento para encabezar la fórmula ¿Eso le bastará para ser la opción de millones de argentinos? De Perón se decían cosas similares a las que circulan hoy; tuvieron que recurrir a las bombas para sacarlo de Casa Rosada. 30 puntos de rating no son para ningunear, pero pueden que no le sumen ni un voto nuevo a la oposición. 

Por eso, los que realmente hacen política y compiten en elecciones, aunque estas cuestiones le vengan bien como clima, se mueven en arenas más moderadas y prudentes a la hora de plantear las estrategias electorales. 

El dibujo de este blog, burlándose de los problemas del PSOE