martes, enero 20, 2015

Nisman, ayer y hoy

Ayer domingo 18 de enero, como algunos habrán visto, estuve en el programa 678. Hablamos, entre otros temas de la denuncia presentada por el fiscal Nisman. no lo sabíamos, nadie lo sabía, pero al parecer a esa hora ya había fallecido. Desde luego esta mañana la noticia me conmocionó, por la incómoda sensación de haber hablado de alguien  ignorando que esa persona ya no estaba aquí. 
No dije nada original: según todo lo que se sabía hasta ayer, en particular de la mano de los medios que apoyaban a Nisman, es decir La Nación y Clarín, era de una debilidad asombrosa. La Nación en su nota del domingo, cita como parte de las escuchas entre el supuesto agente de la SIDE y el supuesto agente pro-iraní Khalil; lo que reprodujo La Nación (las cuales tampoco podemos saber si son ciertas) son conversaciones entre ambos acerca de la salud de la presidenta, y luego frases cortadas acerca de que supuestamente se levantaban los pedidos de captura a los sospechados iraníes (cuestión que fue desmentida por el mismísimo director de Interpol. Las Notas de Kollmann, Wainfeld y Verbitsky echaron mucha luz sobre el tema. Lo central, lo importante, es que Nisman hizo una denuncia nada menos que contra la presidenta de la Nación sin pruebas. ¿Lo hizo por propia cuenta? ¿Fue instigado? ¿Es verdad que la SIDE le manejaba la causa y lo llevó a a pista iraní, para descartar por completo la pista siria? Lo cierto es que Nisman solo aceptó hablar con los medios de comunicación opositores al gobierno, negó una conferencia de prensa y pidió que su exposición en el congreso, fuera secreta ¿a que tanto ocultamiento para destapar "la verdad"? ¿Si había encontrado una conexión entre el gobierno argentino y los iranies acusados, que mejor que decirlo en una reunión pública y abierta? Y pro otra pare, como dije ayer en 678, si el gobierno hubiese querido apañar a iranies culpables, le alcanzaba con no mover la causa un milímetro, tal cual la recibió en 2003.Expertos jursitas en lo penal como León Arslanián, Eugenio Zafaroni y Julio Maier, ya habían descalificado el accionar reciente de Nisman. Incluso alguien que no comparte la política exterior del Kirchnerismo, como Carlos Escudé, criticó duramente la presentación. En síntesis, no logró encontrarse a ningún referente relevante del derecho o de las RRII que sostuviera la denuncia de Nisman. El argumento respecto a que Argentina trocaba impunidad por petroleo, se cae en el no incremento de las transacciones comerciales con Irán y la nula compra de petroleo a ese país. Si fuese así el Grupo Grobocopatel, se´ria acusado de terrorismo por venderle soja a Irán. 

La lectura inmediata de esto, la acción inmediata en realidad, ha sido de un sector del arco opositor (la diputada Carrió que aseguró la existencia de un homicidio, sin ninguna prueba, la diputada Bulrrich, mas cautelosa, el Jefe de Gobierno porteño Macri , Sergio Massa ) quienes exigen al gobierno una confusa acción sobre temas en los que su posición ni siquiera es clara. Quienes si han sido más enfáticos fueron los medios de comunicación opositores, quienes pidieron a la oposición "aprovechar la oportunidad", tales las palabras del periodista Nelson Castro. Esa oportunidad es la que no han conseguido mediante la generación de política ni con éxito definitivo en las urnas; situación que puede repetirse este 2015, con una nuevo presidente quizás no tan lejano del kirchnerismo como ellos desearían. La muerte de un hombre, horrible como todas las muertes trágicas, se convierte en la posibilidad de un replanteo del escenario político de la mano de los argumentos mediáticos de que "sin duda" se trata de un homicidio" mientras la fiscal Fein, el perito, bajo supervisón del Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación han dado ya información que conducen a un suicidio. Tanto es así, que han comenzado a hablar de un "suicidio inducido", dado que la hipótesis del homicidio se desvanece. La presidenta ha difundido una carta, en la que expone los interrogantes que la presentación de Nisman genera, dado que su muerte, no cambia en absoluto la situación que seguirá en manos de un nuevo fiscal. Para redondear un análisis de la conducta de Nisman, imprescindible leer a Santiago O'Donnell.

Las redes sociales los foros de los medios de comunicación se llenaron de odio. Un hashtag #CFKasesina, recorrió twitter; esa mezcla de personas con problemas de salud mental y operadores políticos se adueñaron del espacio virtual. La calma debería ser la mejor respuesta. Parte de eso, ha sido la decisión presidencial de ordenar desclasificar los archivos de la causa AMIA. Si Nisman tenía razón algo surgirá de ellos. Si no la tenía, que es lo que muchos creemos, nos quedarán muchísimas preguntas cuyas respuestas mudas serán un herida como el atentado a la AMIA. 

viernes, diciembre 26, 2014

Debe. Haber. Algo.



Hace un año, hacía un calor considerable. Varios o muchos sufrían cortes de luz. Las policías provinciales estaban, digamos, un poco inquietas. Hace onde meses, terminaba una devaluación que en 8 meses depreció el peso un 60%. Cuando febrero asomaba la nariz, uno podía pensar que el resto del año podía ser una proyección de enero, pero claro agravada por la acumulación de los meses y las expectativas políticas y económicas a la baja. 
No sucedió. Lo diarios especializados en economía, y los duramente opositores, auguraban la renuncia de Kicillof incapaz de contener la inflación (sumada a las ya "seguras" renuncias de Capitanich, no olvidemos); la inflación anualizada por las consultoras trepaba al 60%; el dolar, en ese clima, andaría ya para septiembre cerca de los $20. Los productores agropecuarios demoraron la venta de granos y oleaginosas, esperando ese corrimiento que nunca llegó. Políticamente hablando, hasta ese mismo mes primaveral, Scioli, Macri y Massa, ya se sentían inexorablemente presidentes cada uno de ellos, acaso de países diferentes.
El gobierno mantuvo sus apuestas precisas: sostener la economía todo lo que se pudiera (allí habrá que ver lo que sucedió en el empleo sin duda, pero destrabó el escenario semi catástrofe de enero) y mantener la iniciativa política. 
La cuestión política se vio "condimentada" por algunos factores claves, que en definitiva terminaron siendo correctamente aprovechados por el gobierno nacional, es decir por el FPV que conduce Cristina Fernández.
Por una parte el triunfo en PBA de Massa en 2013, se fue lentamente vaporizando, ante una realidad mucho mas compleja: el armado de alianzas con vistas a 2015. De ese síndrome tampoco pudo escapar el FAUNEN, ni el PRO. Todos deben definir junto a quienes deben encarar la contienda presidencial, si desean sentarse en Balcarce 50. Carrio, a su modo un poco incomprensible, lo fue expresando durante todo el año: si queremos ganar, hay que sumar a Macri; los radicales aun discuten esta posibilidad con los tiempos algo lentos del partido. El caso es que esta discusión interna, los fue obligando a todos a utilizar el fuego en el frente interno, dejando algunas chispas, algún fogonazo dirigido al gobierno nacional, y a Scioli, de paso. En ese marco, el gobierno volvió a insistir por una parte con la inversión ferroviaria, no desatender la cuestión social (recordemos que a principio de año se lanzó el programa PROGRESAR) y mantener la iniciativa de la mano de la dimensión institucional sancionando en el congreso el nuevo Código Civil y el Código Procesal Penal (y creando el fuero del consumidor), mientras pidió en la ONU una regulación institucional mundial, para detener el avance de los fondos buitres. Volvemos sobre algo que hemos dicho otras veces: el kirchnerismo es un gobierno altamente institucionalista; solo que no es partidario de las mismas instituciones que defienden otros Con eso y de la mano de la mano de los precios contenidos en el segundo semestre (cuidados diríamos) el gobierno ingresó a diciembre bajando las expectativas que parecían de calendario escolar par aes emes: saqueos, disturbios, protestas. Casi nada de ello ocurrió. Y por si fuera poco, el dato regional fundamental: elecciones en Bolivia, Brasil y Uruguay, negaron el fin de ciclo para esos tres países, y por tanto renuevan aires para la región en esa vía, lo cual comprende a la Argentina. La pregunta repetida de si el electorado argentino de pronto se correrá a al centro derecha, es una pregunta que puede estar mal planteada y cuya respuesta, por otra, parte debe formularse teniendo en cuenta todo lo sucedido este año, y que brevemente mencionamos. 

Los meses que vienen serán políticamente ásperos, sin duda. Para la oposición la posibilidad o no, de lograr acuerdos que le abran un horizonte ya lejano de los festejos electorales del 2013. Para el FPV, lejano también un escenario de derrumbe, le queda la posibilidad de plantear los grados de ruptura y continuidad como bien ha dicho Mariano, respecto del futuro del FPV. En cualquier caso, Cristina entregará un país en condiciones notablemente mejores que casi todos sus predecesores, balanceando el debe y el haber. Algo de eso querrá quedarse en lo nuevo que empiece, como para seguir continuando. 

sábado, noviembre 29, 2014

Convocando a las reservas: la sociedad civil y la política

El Escriba, me envió un tw el otro día con una buena metáfora: "La CGT de la sociedad civil". Con esto hacía referencia al editorial del diario La Nación del sábado pasado: El esencial rol político de la sociedad civil. 
Allí se informaba de la obtención de la personería jurídica de la Confederación de la Sociedad Civil, un agrupamiento de tercer orden que nuclea a tres conglomerados en particular  el Grupo de Fundaciones y Empresas, al Foro del Sector Social y a la Red Argentina de Bancos de Alimentos. Algunas observaciones
1. El título ya es ambicioso: parece representar a la totalidad de organizaciones de la sociedad civil que existen en la Argentina, lo cual no está lejos, sino lejísimo de alcanzar; ese entramado en nuestro país es casi interminable, en número, presencia territorial, áreas temáticas y desde luego, perfiles ideológico y metodológicos (formas de acción/intervención). De todos modos podría pensarse que puede existir un espacio que reúna a estas organizaciones tan diversas; sin embargo lo que suele ocurrir es que las organizaciones mas grandes, con mas presencia mediática y con mayores recursos (una vinculada a temas de salud fue mencionada en los que tienen cuentas en Suiza) imponen su agenda ideológica en espacio cuyo ejercicio de las prácticas democráticas, no siempre es lo suficientemente "ágil". La sociedad civil es por sobre todo, tal cual lo definiera Hegel, un espacio de tensión, no un bloque homogéneo contra el Estado. (y esto es mucho más una observación empírica, que una apuesta ideológica).
2. La nota sugiere que esta Confederación sería un equivalente a la CGT o a la UIA. Curioso que ahora el diario pondere la organización corporativa, cuando fue siempre muy liberal en esta apreciación y tendió a ver en el sindicalismo a un actor faccioso.  Por otro lado, y continuando con la argumentación, mientras que la defensa del trabajo y del capital orientan a las dos primeras, no queda claro cual es es eje vertebrador de la sociedad civil, en sentido amplio.  
3. La escala. Se mencionan los trabajos de distintas organizaciones, lo cual es siempre bueno y positivo para la democracia fomentar la solidaridad y el acercamiento al otro. Peor no olvidar nunca la cuestión de las escala: las OSC por si solas son solo una sombra de la escala que tiene el Estado para atender la cuestión social. El presupuesto de la AUH de un mes, supera al conjunto de fondos que movilizan las organizaciones. 
4. El esencial rol político. En esto hay un giro notable de otros editoriales pasadas, donde al sociedad civil es presentada como el espacio del altruismo, la solidaridad, siempre alejados de la política.  
5. Y nos lleva al último punto por mencionar: "señoras OSC, ustedes no están afuera de la campaña electoral del 2015". (campaña que según dicen, empezó con "la derrota electoral del gobierno en 2013") Su rol será el de llevar propuesta de políticas en todas las áreas a los candidatos, para que estos tomen en serio esos programas. En la reunión que cita se desarrolló en el Senado, participaron representantes de la oposición (ninguno senador, por cierto).
Un actor más, que buscarán sumar a la nuevamente errática campaña electoral opositora. 

miércoles, octubre 29, 2014

Maduro, Bachelet, Evo, Tabaré, Dilma ¿Y Argentina?

Falta un año para las elecciones presidenciales. Diez meses para las PASO. Las encuestas dicen que dicen que Daniel Scioli, Sergio Massa o Mauricio Macri, uno de ellos tres, será quien reciba la banda presidencial el 10 de diciembre de 2015, de manos de Cristina Fernández de Kirchner. ¿Será así?

El resto del post en ARTEPOLITICA

lunes, octubre 20, 2014

El valor del dolar y el valor de ARSAT



La semana pasada, muchos nos paramos frente al televisor a ver cómo salia el fuego y el humo alrededor del cohete. El hecho tuvo un cierto entusiasmo en muchas personas, a tal punto que los canales de noticias menos "amables" con el gobierno, no se perdieron el lanzamiento y también los transmitieron en vivo. Al día siguiente Clarín le dedicó la foto principal de su tapa; no así La Nación, o los diarios económicos que le otorgaron pequeñas fotos y alguna nota en su interior. 
En las columnas televisivas, en los diarios, y en los sitios web, quienes se referían al tema era gente vinculada a cuestiones de ciencias exactas, asuntos espaciales, de comunicación etc. No vi, no leí (quizás lo hubo) a ningún economista hablar del tema. Desde luego el impacto del satélite en la economía de coyuntura es casi igual a nulo; la apuesta, si Argentina sostiene estos niveles de inversión en el campo aeroespacial durante años, es a largo plazo (¿se acuerdan de los pedidos de política a largo plazo?). Me parece que esta cuestión tiene su pequeña historia. 

En 1976, cuando los militares usurparon el poder e instalaron la dictadura militar del Proceso, y con él una nueva política económica dispuesta a desarmar los restos de un proyecto de planificación e industrialización, supieron que una parte importante de ese proyecto estaba en la comunicación. No logro encontrar el año en el que comenzó a aparecer en televisión Juan Carlos de Pablo, quien se presentaba asimismo como un difusor de la economía para todas las personas, no para los especialistas, bajo el lema de "economía sin corbata". Mucho tiempo estuvo cerca de Bernardo Neustadt (el que le hablaba a doña Rosa). Y así, en el formato televisivo, los "expertos" en economía, comenzaron a dar clases televisivas, donde los ejes temáticos se vinculaban cada día mas a los ejes del modelo económico que se implantaba en la Argentina; de pronto el valor del dólar comenzó a ser más importante que el empleo; la rentabilidad de las empresas, mucho mas que el acceso a los servicios públicos. Y así ese modelo de periodista económico, llega hasta nuestros días, y los "expertos en economía" reducen las riquezas de esta ciencia social, a dos o tres variables de la economía financiera; de la economía real, es raro que puedan decir dos ideas importantes, salvo quizás algo sobre los precios (pero no de su formación, sino los mismos datos que cualquiera obtiene en la góndola). La economía se reduce así, a una mirada corta sobre lo financiero y desaparecen los análisis de la economía y la producción, la tecnología, las fuerzas laborales, las estrategias de desarrollo. 

Definitivamente el satélite les quedó fuera de órbita a nuestros expertos. 

miércoles, octubre 01, 2014

Cuando el Estado le quiere cambiar la manera de pensar a la gente

Fundamentos
...
Es precisamente allí, en el campo de la cultura, donde en definitiva habrá de ubicarse la confrontación entre democracia y autoritarismo, de cuya resolución positiva depende la actual etapa de transición. 
...
La Argentina puede convertirse en una experiencia piloto inédita a nivel mundial. 

El Estado democrático debe contribuir decisivamente a consolidar y acelerar ese aprendizaje, ayudando a que las rutinas democráticas se conviertan en hábitos queridos y ejercitados por la ciudadanía

Objetivos del programa:

- Incentivar los hábitos democráticos en una sociedad que estuvo sometida a un largo proceso de promoción y prácticas de conductas autoritarias.

- Apoyar el desarrollo y fortalecimiento del espíritu crítico, el discernimiento independiente, la defensa consecuente de los derechos humanos, la superación de los prejuicios y la intolerancia de todo tipo.

- Consolidar la dignidad de la persona, aumentar el interés por el conocimiento y estimular la maduración psicosocioal.

-Contribuir a la comprensión de las características propias del autoritarismo en la Argentina, su grado de arraigo en las distintas estructuras y prácticas sociales, y su manifestación en la vida cotidiana. 

- Recoger el enorme esfuerzo de investigación que sobre esta materia realizan las Universidades, centros y fundaciones, promoviendo su difusión y discusión masiva.

- Aportar, así, el enriquecimiento y utilidad social de la investigación existente a la identificación de áreas menos exploradas y a la multiplicación de nuevas investigaciones y acciones. 
....
- Difundir ampliamente el conocimiento y la práctica de metodologías participativas, racionales y solidarias. 


Bien usted supondrá que el texto copiado arriba, pertenece a la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional. Error. Se trata del Programa Nacional par ala Democratización de la Cultura (PRONDEC), llevado adelante por el gobierno del Dr. Raúl Alfonsín entre los año 1986 -y 1989, uno de cuyo referentes era Marcos Aguinis. ¿Usted que opina? 



jueves, setiembre 11, 2014

El Estado, otra vez

Hay una tensión algo curiosa en la Argentina y es que los debates sobre el sistema político, suelen ocupar mucho mas espacio que los que implican al Estado como institución y como orden. 
Y es curioso, porque el sistema político argentino ostenta hoy, el meritorio récord de 30 años de desarrollo democrático, con crisis importantes, pero que se resolvieron dentro del esquema que preveía la ley en cada caso.  Si alguna o alguno cree que esto no es relevante, lo invito a visitar cualquier período de la historia argentina previa a 1983. Con partidos que no responden a los manuales, las elecciones en el país son una rutina que desde luego depara algunas sorpresas pero sólo por sus resultados; se habla de reformas electorales "imprescindibles" para luchar contra el fraude, mientras este ha ocurrido de manera absolutamente periférica, no haciendo al nudo del sistema político. 
Mientras, el debate sobre el Estado no tiene la riqueza que demanda. Abandonar la lógica neoliberal sostenida en la competencia como fuerza motora del desarrollo, no ha sido fácil y las vertientes de un neodesarrollismo, no logran abrirse paso con fuerza. Lo que me queda claro es que algunas cosas escuchadas y leídas, no irían por ese camino. Parece que los problemas del Estado siguen vinculados al "exceso" de política y de sus actores "los políticos". Llueven discursos morales sobre las personas de los políticos y si fueran mejores todo lo bien que funcionaría el Estado. Y funcionaría mucho mejor si escucharan la voz de nosotros, los "expertos", que desde luego opinamos autónomamente y no comprometidos con mezquinos intereses. Ese discurso moralista encaja perfectamente con los candidatos que dan por agotado al kirchnerismo; agotamiento que no se limitaría a la presencia de un apellido, sino a una orientación del Estado. Ya está: terminó la época de los conflictos y ahora nos vamos a dedicar a administrar el Estado bien y a dejarnos de cosas de "politiqueros". Porque, dicen, el Estado funciona mejor en manos de los que no están políticamente involucrados. Ese camino nos aleja de las posibilidades de generar los cambios que faltan, porque la política deja de conducir para otorgar la primacía a la administración. Quizás la sociedad ya no tolera esos niveles de tensión política que implican dar vuelta algunas estructuras. Por eso, tal vez, preferimos pensar que todo recae en Boudou, y todo eso que tiene tanto olor a 1999. 
Finalmente, me parece, que una cuota grande, le cabe a la academia, al mundo de las universidades, donde no supimos, no quisimos o no pudimos, generar marcos teóricos y políticos que ayudaran a pensar un neodesarrollo que acompaña las voluntades de cambio. Allí también con frecuencia, hablamos más de actores políticos de cambio, que de estructuras estatales a cambiar.