viernes, marzo 12, 2010



A la final, lo obvio


A pesar de los denodados esfuerzos de
Clarín y La Nación, la estrategia de la oposición en el congreso encontró sus límites mas temprano que tarde. "Qué lindo que era el bipartidismo" habrá recordado algún radical que pasa los 50. Pero ya no hay. Hay esto, que es una absoluta incertidumbre respecto del movimiento de los votos: ayer Cobos, hoy Latorre, mañana será otro. No peude haber disciplina partidaria si no hay bloques en el Congreso. Así de fácil. Supongo que pocos en la oposición pensaron que era sostenible una alianza que implicaba el seguidismo mudo de Menem, la fuerza del monobloque de Estensoro o la habilidad de Rodriguez Saa, amén de la fidelidad de todos los senadores.

Ante este escenario el resultado parece de suma cero: el gobierno no podrá esperar aprobación a sus proyectos en el Congreso, pero la oposición desde allí no podrá rearmar el escenario. Habrá algunos amagues mas, algún debate, un proyecto por allá, otro veto por acá, pero no gran cosa. Salvo el presupuesto 2011, el Congreso será un escenario mas para la tv en conferencias de prensa que el lugar dodne se dirima poder. El entrenamietno para la elecciones internas ya terminó, un tiempo de descanso y la definición de candidaturas harán el resto.

3 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Y bueno Dotor, no era que los senadores debían ser cuidadanos que votan a conciencia en lugar de disciplinados soldados? O eso valía para los del FpV nomás?

Saludos

La Usina dijo...

Así parece que será la cosa, mi estimado amigo. Un oficialismo minoritario pero relativamente cohesionado y una oposición mayoritaria pero heterogénea. El gobierno, con muñeca (algo que por cierto no es una de sus características en los últimos tiempos) y gestión, puede sobrellevar este nuevo escenario mejor de lo que varios pseudo analistas políticos imaginan, especialmente considerando que a medida que se aproxima el horizonte temporal de las elecciones presidenciales, los incentivos a la dispersión opositora aumentan dado que compiten entre sí

Avallay dijo...

Nestor: y parece que no...
La Usina: usted lo ha dicho