martes, marzo 09, 2010

¿Cómo era? ¿Qué el hijo del barrendero también sea qué?

La presidenta de la Nación anunció ayer el envió al Congreso de un proyecto de ley para colocar en igualdad de condiciones a las y los trabajadores "domésticos" cuya nueva denominación será de "casas particulares". La Nación informa que se "Amplían los derechos al personal doméstico" y describe mas o menos con claridad lso alcances de la ley.

Como seguramente no quería agregar adjetivos a la cuestión, confió en sus lectores y lectoras y...no fue defraudado. Primero con una encuesta donde se pregunta "¿Está de acuerdo con el proyecto de ley que amplía los derechos del personal doméstico?", donde el NO ya se lleva el 43%, y después como no podía ser de otra forma, los foristas. Ninguno dice una palabra si le caben mas derechos o no a los trabajadores de casas particulares, sino que claro, a estos que no saben leer les siguen regalando cosas, pura demagógia o que Cristina no sabe Latín, (si como lo oyen, terrible!).
La discusión viene porque Cristina dijo: "La Presidenta dijo que se usó en el proyecto la expresión personal "de casas" y no doméstico, "porque de domesticar se habla para los animales y en el siglo XXI es una afrenta para la condición humana". Sin embargo, la palabra doméstico -de la que se deriva el verbo domesticar y no al revés- proviene del latín "domus", que significa nada más y nada menos que "casa". La Real Academia Española la define como "lo perteneciente o relativo a la casa u hogar". Desde luego quien no escuchó decir "¿Porqué no te venís a mi doméstica?" " A mi me encantan las cosas doméstica" o "Venga y compre todo para su doméstico" y jamás oyó hablar de animales domésticos" o "y que queres con la doméstica que tengo..."
Y el restod e los coemtnarios de lso demas foristas, salvo alguno que otro, va en al msima línea.
Ah! ya me acordé Que el hijo también sea barrendero.

6 comentarios:

desparejo dijo...

es que los lectores de LN están acostumbrados a Grondona y los latinazgos. Siempre me pareció un argumento medio pedorro el etimológico porque es ultraconservador. Se piensa que esa palabra como nació así quedó para siempre y su sentido no va a variar nunca. En fin, más Saussure para los muchachos del Gran Diario Oli-garca. Abrazo

Maricé dijo...

Ay Dotor, también usted.
¿cómo van a dar más beneficios a esas negritas que solo saben tener hijos? Si esta yegua sigue regalándole a esas la plata de nuestros impuestos ¿cómo nos van a dar los subsidios? uno nunca sabe si va a haber sequia o inundación o langosta.

Alejandro Bresler dijo...

Tremendo soplamoco a los imbéciles leídos que piensan que el diccionario explica el lenguaje. Felicitaciones, dotor. Esselente.

Anónimo dijo...

Dotorrr.... ¿no preguntaban en la encuesta si les pagan en blanco o en negro?
Dany Turco.

Avallay dijo...

Y lo peor de todo el día de mañana ¿qué van a pedir?

RDM dijo...

No lo puedo creer. Juro que me leí todos los comentarios de la noticia para encontrar algo con qué gastarlos, porque el tema invitaba. Y no lo puedo creer. Los leí todos, los ciento y pico...Y no lo puedo creer. El horror, mire...

¡Qué hijos de puta! ¿Cómo hacen? Juro que voy dispuesto a no dejarme sorprender, pero no lo consigo. Son peores que los de Crítica, con eso te digo todo. Mirá que hay que hacer un esfuerzo para lograr semejante "coherencia".

Sospecho que este tipo de "reflexiones" y "aportes" de los ilustrados lectores de LN explican mucho más que las incongruencias farfullantes de los divos neomediáticos de Entre Ríos 51 (además de otros lugares).

Cuando querramos entender por qué la Argentina es la Argentina, tenemos que buscarla ahí: en los comentarios de los lectores de La Nación. Todos los demás no entienden nada de nada de nada.

Y yo sigo sin poderlo creer.

Sniff...
RDM