miércoles, marzo 31, 2010

Parece que ahora el gataflorismo prende de lo lindo

El gobierno volvió a sacudir a la oposición planteando la anulación del impuesto al cheque (creado por Domingo Cavallo en el 2001, ergo, gobierno de la Alianza, digo fue ese gobierno el que estableció el modo de repartir los fondos), tema que espera plantear para el presupuesto 2011. La oposoción venía planteando la coparticipaicón del cheque a las provincias y el gobierno les redobló la apuesta, cantó "vale cuatro" como reconoce el propio Alfonsín. Pero La Nación parece que eso mucho no le gusta o que no se exactamente qué quiere, porque una nota de ayer de Lucrecia Bulrrich afirma que el gobierno busca siempre de malo que es "Adueñarse de banderas opositoras, una vieja costumbre Kirchnerista". De dónde uno desprende que lo que el gobienro debería hacer es no escuchar nada de lo que plantea la oposición y seguir encerrado en sus propuestas pero....nooooo consenso, consenso, nos tenemos que poner de acuerdo en 4 o 5 cosas. ¿Entonces gente? ¿en qué quedamos?

4 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Es que el gobierno queda afuera del consenso, no viste que le quieren fijar los impuestos y toda la política desde el rejunte opositor?

El consenso es entre ellos y el gobierno tiene que bajar la cabeza y decir que si.

Saludos

Pomez dijo...

el problema es que no se quieren quedar en nada

RDM dijo...

¿Y qué quiere que le diga, Don Roque? Antes que nada, registrar el hecho de que quien nos ilumina con su prosa esclarecedora se apellida Bullrich. Y es cierto (lo dijimos acá mismo alguna vez) que nadie tiene por qué hacerse cargo de la portación de apellido. Pero la verdad, mi amigo, es que a veces se empeñan...

Lo que me gusta es ese cándido relato de la perversión: los tipos se iban de fin de semana largo y pensaban seguir chamuyando tranquis cuando volvieran. ¡¡Y no va esta perra, mire, y les cambia otra vez el tablero!! Así no se puede hacer miniturismo. ¿Qué es eso de la iniciativa política? ¿Y la famosa previsibilidad? No me aprenden más. Y encima, ahora, la preocupación que tiene la cronista es saber cómo va a compensar el gobierno los ingresos que pierde con la derogación del impuesto.

Párrafo aparte para los dichos de los opositores consultados. Con todo lo que se puede criticar, Little Richard no hace otra cosa que encajar el golpe. Parece estar diciendo:"...y, nos empernaron de nuevo, qué va´cer..."

Y para la otra (debe ser la prima) el problema es el verticalismo. Claro, es que ellos no son una fuerza horizontal, previsible, participativa y democrática como la Coalición Cívica de la Lili.

¿Por qué no se irán a cagar? Con perdón del exabrupto, claro. Antes de que me acusen de hacer apremios ilegales contra el periodismo independiente.

Un abrazo.
RDM

Avallay dijo...

Nestor: eso, el consenso
Pomez: el problema es que no saben lo que quieren no?
RDM: y si, que se vayan...