domingo, septiembre 05, 2010

Festival de elecciones


Hay dos posibilidades: una que en el marco de todas las fiestas populares que se hacen en el país, al periodista le haya parecido ocurrente sumar las elecciones a esta tendencia, o bien, recordó la inolvidable frase de Mario Brodershon sobre la existencia de un "festival de bonos" allá por los '80. En cualquier caso el título y parte importante del desarrollo es las típicas notas de La Nación escritas para su público, que en contra de las indicaciones médicas, vive escandalizado por estas cosas que pasan y donde se malgasta la plata en lugar de ocuparse de la inseguridad, vea señora, porque como bien relata el periodista "más allá del seguro malhumor que generará en la opinión pública la cantidad de veces que deberá acercarse a los centros de votación para elegir a sus representantes en las urnas" dato que se desprende de un pormenorizado estudio cualitativo y cuantitativo (o no).
El resultado de la acumulación de elecciones, que podrían llegar a 5 en algunas provincias se debe la sumatoria de primarias + elecciones generales + ballotage. Lo interesante es que en la edición impresa, para sumar patetismo al hecho, se presente al ballotage como un dato seguro, al menos en la infografía, poniéndose en el texto que es casi seguro. Para agregar color ala nota se cita la opinión de Macri diciendo que sería una "locura votar tantas veces" y un pragmático Jalif (cobista de Mendoza) diciendo que si se desdobla garpa la provincia así que no jodamos...
Acá no queremos decirle al periodismo lo que tiene que escribir (a ver si todavía nos denuncian) pero el dato que trabajosamente obtuvo el periodista, podría haber derivado en conclusiones con algunas semejanzas, pero con otro espíritu.
  • Basta con que el tema central sea el costo de votar. Nadie ha señalado hasta ahora que el costo de las elecciones en Argentina sea desmedido, ni siquiera en comparación relativa con otros "costos". Disculpen el golpe bajo, pero en eso los militares ahorraron fortunas.
  • A gritos pidieron que los partidos abran sus puertas, que dejen d eser una casta cerrada donde tres dirigentes resuelven todo; te ponen internas abiertas y obligatorias y vos ahora te quejas que tenes que salir dos días de tu casa...
  • No hay sistemas electorales perfectos. Solo se establecen prefereincias para reforzar algunos aspectos mas que otros. Si quiren saber mas vayan a lo de un amigo.
  • Y por último: el problema no es votar muchas veces (salvo que fuera, digamos todos los meses) si no que los y las ciudadanas y ciudadanos o el pueblo, como prefiera, sientan que votan mucho y deciden poco. Ahí si votar mucho tiene menos sentido. Y ese si es un problema en serio para una democracia que busca consolidarse y expandirse. ¿Esa es la preocupación que quiere transmitir la nota? Si es esa, nos sentamos a charlar y a hablar de la reforma política complementaria que podría hacerse. Ahora si el problema es otro...

No hay comentarios.: