martes, junio 29, 2010

Propios y extraños y extraños propios

El tema es tan viejo como la política, supongo. Hoy recibo un mail que me llama la atención no por el contenido sino por el remitente y su ubicación: un ñato al que yo ubicaba en otros pagos, laburando en un ministerio de Nación. Y con rango, es decir comprometido en la cosa. Todos conocemos a muchos. muchísimos tal vez, que se acercaron al nido una vez que las señales del gobienro fueron bein claras. Antes profesaban un antiperonismo mas o menso abierto, y tenías que escucharlos, allá por 1999 o 2001, diciendo que el peronismo por fin había fallecido con el Carlos, o peronsitas que juraban que su ciclo en el partido ya estaba terminado.

En buena hora sectores de izquierda, independientes difusos, centristas desacomodados, ocupan cargos en distintos despachos, apoyan políticas e incluso pueden ser protagonistas en primera o segundas líneas.
La verdad me improta poco si los que están allí saben o no cantar la marcha. Esas identidades son para la militancia, pero no tiene porqué incluir a todos. Lo que si me preocupa es si el actual proceso del peronsimo, está dibujando contornos nuevos en la vida política de la sociedad, si ya puede escribirse algún capítulo diciendo que las identidades políticas se transforman porque las opciones populares logran articularse (aunque sea débilmente) o si bien muchos apoyan mientras tengan el cargo y levantan carpa a la primera de cambio ("ah no, yo acompaño hasta acá") o se pierde una elección del ejecutivo y esto se dispersa.
Kirchner en su mometno habló de la transversalidad, que no caminó; pero esto no es el peronismo que venía ¿qué peude ser entonces?

1 comentario:

Mariano F dijo...

Esta bueno el post. Es un debate muy extenso. El "Croqueta" Ivancich decía que el peronismo siempre fue frentista y desde su génesis siempre incorporó a otros sectores (sea para deglutirse o para la suma aritmética de tener más de este lado).
El tema del kirchnerismo se liga a esta historia y genera una inmensa atracción en sectores vinculados a la izquierda.
Se acuerda Dotor: "no es que seamos buenos, los otros son peores", frase que mejoró notablemente Rivas diciendo que lo que más le gustaba del kirchnerismo "eran sus enemigos". Creo que ahi se aloja el principal afecto de la izquierda al mundo K.
Lo que hoy observamos tiene un hilo que lo conecta a la historia del peronismo y es que el gorilismo existente reafirma la política frentista. Si esto es coyuntural o estructural, no sé, el proceso lo irá hilvanando.
Creo que me fui por las ramas, pero vio, el peronismo genera estos revoleos mentales
Saludos