viernes, septiembre 25, 2009

Viernes, 22, PM

Reflexión para el fin de semana. (al menos para mí)
El Indec a dado a conocer el índice de pobreza correspondiente al primer semestre de 2009, y nos dicen que en los aglomerados urbanos la pobreza es del 13,90%.
No queda claro de qué sirve dar estos números. La cantidad de pobres en la Argentina es mayor. Lo dicen numerosos estudios privados, y casi a ojo uno puede adivinar que el número no es 14.
La consecuencia de esto es que tenga que salir Anibal Fernández y algún funcionario mas a sostener este número, justo en medio del debate de la ley de comunicaciones.
Además, de regalo, persistir en esta orientación del manejo de las cifras, no hace otra cosa que volver mas creible a los estudios privados (Ven teníimos razón hay que privatizar todo!!!).
Blanquear los números de pobreza, nos ayudaría a debatir seriamente porqué, habiendo tomado tantas decisiones correctas en política económica, persiste este margen de pobreza. porqué si se aumetaron jubilaciones, se bajó el desempleo, se gravaron rentas extraordinarias, la torta no se sigue repartiendo. A uno le gustaría que esa sea la discusión y no si Moreno es o no es patota.

8 comentarios:

El Conurbano dijo...

firmo al pie.

Ana dijo...

Más allá de el descrédito en el que han caido los números del indec, lo cierto es que tampoco podemos creer que los niveles de pobreza son iguales que en los 90, como dijeron esta semana algunos diarios y algunos curas, de esos que de tan progresistas asustan. La inclusión en el beneficio jubilatorio (actualizado dos veces por año) de millones de personas, el aumento de los niveles de actividad y por lo tanto del empleo, el aumento (aunque relegado) de los salarios, ciertamente han tenido efecto en los niveles de pobreza. Alcanza? no, definitivamente no. La llamada pobreza persistente, valga la redundancia, persiste y no se han tomado medidas tendientes a la disminución de brecha de ingresos, lo cual redunda en fuertes desigualdades sociales y en el sostenimiento del patron de acumulación. Crecimiento sin equidad, es igual a injusticia, se lo mire de donde se lo mire. Entonces, no es cierto que la pobreza dejo de ser un problema, pero tampoco es cierto que estamos igual que en los 90.

Avallay dijo...

Ana: desde luego. Lo que parece claro es que con el camino hasta ahora recorrido,no se perfora el piso de 25 - 30 % de pobreza. Eso es lo que tenemos que discutir, creo.

Ana dijo...

Totalmente de acuerdo Avallay. Y no solo es eso lo que tenemos que discutir. El tema es que tenemos que empezar a poner sobre la mesa también las causas de la pobreza persistente y de la desigualisisisisima distribución de la riqueza. El tema está en no comerse el sapo de un debate "dirigido" sobre un instituto que de golpe es importante y es el tema que mas interesa a la derecha. Por eso, más allá de los numeros del indec (repito, de acuerdo con que son un mamarracho), discutamos con esa derecha las causas de la pobreza, pongamos de relieve por qué se sostiene. Pongamos en evidencia que eso no lo quieren discutir, que lo que están haciendo con el indec es politica rastrera. Que el gobierno hizo poco por un verdadero cambio estructural? totalmente de acuerdo, pero no trabajemos para la derecha (y no lo digo por vos, me atajo). Corramos para otro lado, instalemos otros temas. Tambien preguntemonos quién acompañaría un proceso de cambio. No creo que muchos. No nos creamos que si el gobierno se corre para la izquierda salimos todos a la calle a festejar.
Por otro lado, y esto es más anecdotico, nos acordamos como era el indec antes de la "era K"? Esto no es justificatorio, pero no nos rasguemos las vestiduras por un indec que nunca estuvo lleno de carmelitas descalzas.
Saludos
Ana

Eduardo Real dijo...

Avallay: Me permito disentir, pero desde el método. No me parece que "la pobreza" sea medible, del mismo modo que no lo es "la inseguridad". Lo único medible, en este último caso, es el número de delitos, no su percepción social (a.k.a., "la inseguridad").

Digo, entonces, que debiera medirse en todo caso, la cantidad de gente que tiene un ingreso inferior a X, a X+100, etc.

Pero ponerle a ese número, arbitrario, el nombre de "pobreza" es insustancial por lo arbitrario. Es como pretender medir la belleza o la fealdad. A cada uno le puede parecer mucho o poco. Para mí podría considerarse pobre al que gana menos de 3 lucas, y a Amalita el que gana menos de 200 lucas, qué sé yo. No tiene goyete medirla, y a esa medición llamarla "pobreza".

Y es más: esta particular propensión a cuantificar algo es aún más inútil cuando se la pretende utilizar con fines comparativos. De hecho, percibir un ingreso de, digamos, U$S 1000 acá nos puede servir para vivir un mes. Esa misma cifra en Japón puede servir para una semana o menos. O sea que el mismo ingreso sería considerado como pobre en Japón pero no-pobre en Argentina.

Ésto es así porque en su medición sólo se consideran LOS INGRESOS, no así LOS EGRESOS. En otras palabras, se subestiman los subsidios que da el estado a prácticamente todos los productos y servicios básicos.

Si éstos se cortaran (como casi sucedió con el gas), veríamos que de repente nuestros ingresos se mantienen estables, y, sin embargo, "la pobreza" aumenta, por haber aumentado los egresos.

Digo entonces: Pararse sobre un sistema de medición tan volátil, gelatinoso, impreciso, opinable, para decir que "la pobreza" aumentó o disminuyó me parece una total huevada, como decir que aumentó o bajó "la inseguridad".

No queda otra, a mi entender, que basarse en lo perceptivo. Y desde ese punto, le puedo asegurar que no estamos ni cerca, reitero: NI CER-CA, de lo que fue 2001/2002. Del cartoneo al Club de Trueque, del Corralito al Corralón.

Querer ponerle números a lo cualitativo, en especial para seguir dándole al INDEKKKKK no me parece apropiado, en especial cuando se abona la tesis del enemigo.

Avallay dijo...

Ana: si, yo pienso en la línea que vos marcas. El INDEC nunca gozó de credibilidad, recuerdo la presidencia de Alfonsín, mas allá de lo que pasa ahora
Eduardo: varia cosas. Si vos tomas los valores constantes, ves que hay problemas con los ingresos. Pero repito, lo que me preocupa no es el INDEC, sino la dificultad por aumentar la distribución del ingreso, o por caso como hacer mas eficientes los subsidios (los pobres pagan el gas envasado que es mucho mas caro, por ejemplo). Peor mi intención no es abonar la hipótesis del enemigo que sería "mienten en el INDEC, porque crece la pobreza" Eso es falso, no tengo idea porque se hace este manejo del INDEC, lo que si creo es que estas políticas económicas son mejores para mejorar la vida de mucha gente y que entramos en una etapa en que hay que replantear algunas cosas, para seguir mejorándola.(escribí mucho)
Gracias a ambos

Ana dijo...

Avallay: escribamos algo entonces sobre las causas de la pobreza en general y de la persistente en particular y comencemos a dar vuelta el debate hacia donde realmente importa. Que te parece?

Avallay dijo...

Bueno dale Ana, escribí este blog está abierto. En serio