lunes, septiembre 21, 2009

El peronismo ¿se transforma o transforma?

Plantear este tipo de preguntas se parece bastante al "tema la vaca" de las redacciones de nuestra infancia en la primaria. Mientras que la vaca era limitada en sus posibilidades (daba la leche, la manteca, come pasto y alguna cosa mas) el peronismo tiene algunas vetas mas para explorar y particularmente se resiste a defnir respuestas. Para los intelectuales, el peronsimo es en si mismo una pregunta: ¿porque? ¿qué es?. Estos interrogantes han dado de comer a miles de académicos nos solo en la Argentina sino en todo el mundo occidental; no metieron las patas en la fuentes, no cantaron la marcha, ni formaron parte de la resistencia, pero disfrutan investigando de esas acciones.

El peronismo ha "muerto" muchas veces. Antes y después del general. Pero, a pesar de los deseos casi rabiosos, el movimiento sigue ahí. Decir que permanece inalterable, es otra macana del mismo tamaño. De allí entonces la vieja pregunta: sobrevive porque se transforma (porque es una máscara, como sugería la revista homónima) o bien por su capacidad de transformación sobre la realidad política, generando hechos inesperados, prohibidos, o fuera de la agenda. Hechos como lo fue el 17 de octubre, la política del primer peronismo, la resistencia. Pero también el neoliberalismo de los '90. Beatriz Sarlo, una amiga de la casa, señalaba que Kirchner había tenido la gran capacidad de presentar el tema de los derehcos humanos, cuando no estaba en al agenda de nadia. Asume la presidencia e irrumpe con nuevos temas o redefiniendo la orientación de la política. Si la política es herramienta, pareciera ser que el peronismo le conoce la clave y lo posición mas precisa para utilizarla.

Desde luego, esta capacidad no es exclusiva. Alfonsín fue el presidente mas innovador que tuvo el radicalismo luego de Yrigoyen. Dias después de asumir la presidencia, todos sus decretos y envío de leyes al parlamente, consistieron en generar hecho de transformación, muchos mas urgente cuando se salía de uan dictadora. Algunso le salieron bien (reforma del código de justicia militar, enjuiciameinto de las juntas, etc.) y otro mas bien mal (Ley Mucci). Pero lo que lo distinguió fue esa capacidad inicial de intentar, una vez mas, refundar la Argentina (tercer movimiento histórico, traslado de la capital, etc.).

El Senado recibió ayer el proyecto de Ley de Servicos Audiovisuales, con la aprobación de la Cámara de Diputados. Un proyecto que lleva 26 años en un cajón de la conciencia democrática. Un sector de la oposición, para semejante debate, argumenta que no se puede esperar mas de una hora para lograr quorom y después que la nulidad de la zarasa. Una ley que transforma no peude ser contrargumentada con temas tan leves. Me parece que allí reside la debilidad de estas oposiciones que acaban de ganar una elección hace solo 3 meses, pero que no puede adminsitrar esa victoria. Saludan al Alfonsín demócrata. Recuerden al que supo que si no transformaba, se lo llevaban puesto en un par de meses.

Y el peronismo está allí. Tal vez en el 2011, pierda y estalle en mil pedazos y ya nadie tenga el pegamento para volver a unirlo y algún día sea, como decía Borges, sólo la memoria. Mientras, entiende que si no transforma no genera política; y es mas, no se genera a si mismo, y así el peronismo deja de ser una mera pregunta. Esa es su clave.

2 comentarios:

Mr. Mojo Risin dijo...

"Si el peronismo no selecciona sus cuadros y actualiza su teoria nacional antiimperialista, sobre este gran partido proscripto, se cierne, al igual que sobre el radicalismo posterior a 1930, la amenaza cierta de su desintegracion historica, objetivo buscado por los enemigos del pais" Juan Jose Hernandez Arregui. Todo dicho no?? y eso q lo escribio hace 40 años. Saludos

Avallay dijo...

Y mas o menos no?
Gracias por pasar