miércoles, septiembre 30, 2009

El margen mínimo

El proyecto de ley de Servicios Audiovisuales, está en el tramo final antes de bajar al recinto del Senado. Como era esperable el poroteo está apretado, pero según nos informa el ingeniero, la cosa pinta probable para el oficialismo. En principio bajando sin cambios, aunque aun está en discusión.
Pero el punto mas interesante de ver es el naufragio de la coalición opositora al proyecto que incluía a las grandes empresas de medios (Clarín como abanderada), el PRO, la Coalición Cívica, un grupo de intelectuales, y alguno mas por ahí. No era nada despreciable el conjunto. Sin embargo o la estrategia es equivocada o la posibilidad de remontarla era difícil por definición. Todavía queda margen aunque mínimo. Clarín fue al choque inmediatamente, por cuestiones económicas (ya el habían manoteado el fútbol) pero también por temas simbólicos, de poder. El muy buen sitio diario sobre diarios, hizo un interesante informe sobre las tapas de Clarín con el proyecto en el Congreso, y parece un informe desde Indochina en la década del '50: una tapa trágica tras otra. Como ya contamos en un post anterior, la ventas de Clarín vienen en caída y es probable que aumentar el espacio de malas noticias haya desalentado a otros lectores.
La soledad de Patricia Bulrich, Silvana Giudice y alguno mas en la versión Power Rangers contra la ley, parece dar muestra de una estrategia que abusó, paradógicamente, de la crispación, para quedarse con las manos vacias. El conflicto y la represión en Kraft, es una oportunidad que no han dejado pasar, pero parece que no alcanza, para unificar y reconponer la iniciativa. De todos modos siguen dependiendo de la fractura del bloque de FPV, prendiéndole velas a Jenefes.
Dias como flechas, dijera Marechal, ¿y después?

3 comentarios:

Néstor Sbariggi dijo...

Dotor: El que sostiene a la oposición es Jenefes. Si afloja y firma en disidencia game over. Por ahora aguanta.

Saludos

Paris Quelart Budó dijo...

Ojalá que todo vaya bien en Argentina.

Avallay dijo...

Inge: esperemos que afloje...
Paris: eso!