jueves, noviembre 17, 2011

Democracia a la italiana

Se trata de un viejo libro  de Joseph LaPalombara, donde intentaba demostrar el peso de las condiciones culturales a la hora de definir la democracia. Es decir a la concepción de democracia sajona que intentaba imponerse en la posguerra, LaPalombara, les pone un frenito: los procedimientos, las prácticas y las instituciones pueden variar y seguimos hablando de democracia. 
El flamante primer ministro de Italia, Mario Monti, afirmó hoy que “La falta de políticos nos facilita las cosas”, en un derroche de las transformaciones democráticas, una adaptación barroca y extremista de la hipótesis de LaPalombara.
Lo quiero ver, don Monti, dentro de unos meses, aplicando ajustes y rodeados de tecnócratas, sin un sólo político cerca mediando en la cuestión.

2 comentarios:

iris dijo...

Se trata de un concepto sumamente elástico de la democracia, aunque sólo aplicable a países europeos o a EEUU, las reglas se vuelven sumamente estrictas al juzgar a nuestros "populismos".
Se parece un poco al concepto de aristócrata que existió en Europa sobre todo al comenzar el ascenso de la burguesía y la decadencia de las aristocracias, a saber un aristócrata lo era por nacimiento aunque se hubiera gastado toda la guita de la familia y viviera de la pensión que le pagaba la corona, y un burgués enriquecido no lo era aunque se casara con una aristócrata (aunque sí lo eran sus hijos).
Del mismo modo estas democracias europeas mantienen su etiqueta de tales aunque incurran en prácticas anti-democráticas y sostengan sus medias de ajuste con represión lisa y llana. Son demócratas de espíritu (intangibles, claro),no como nosotros que somos una manga de ignorantes populistas que seguimos al primer caudillo, etc.

Sergio De Piero dijo...

Eso "demócratas de espíritu"...