sábado, noviembre 19, 2011

El radicalismo va por el buen camino

La prensa destaca hoy que en la Convención Nacional de la UCR, volaron algunas botellas en medio de una fuerte discusión. Bien, ese es el camino a seguir. No fue el caso a fines de 1989 o principios de 1990, cuando quienes habían ocupado el gobierno hasta julio del '89 hablaban como si no pasara nada (recuerdo leer en un diario que Marcelo Stubrin daba un discurso detrás de un escritorio y alguien le gritó "parate soberbio"). Bien, en esta ocasión no ha sido así. Varios asumen la peligrosidad de una crisis terminal del partido o de seguir sobreviviendo a costa de algunas intendencias y legisladores sueltos, que es mas o menos lo mismo. Como quienes revuelven los escombros de un derrumbe buscando llevarse alguna cosa entera, los radicales saben que el socialismo y el PRO serán proclives a esa tarea y acaso también el gobierno, aunque ya se llevó bastante. De allí que en términos de teoría política dura, lo mas efectivo sea un botellazo. Y deberían volar varios y forzar a desiciones que pocos están dispuestos a tomar. 
A pedido de un impreciso sector del partido centenario, van aqui las recomendaciones de lo que debería ser el futuro inmediato del partido y las resoluciones a tomar.
1. Presidente del partido menor de 50 años. No es virtud, es necesidad. No puede quedar la imagen de que Raúl Alfonsín desde los cielos sigue nombrabdo a las autoridades. 
2.Tiene que ser alguien que esté ejerciendo un cargo ejecutivo ¿sólo les queda intendentes? Bueno, uno de una ciudad grande, hay unos cuantos.¿Hay que modificar el estatuto? Las botellas tienen que ver con eso.
3. La vicepresidencia a una mujer. Basta de vivir a costa de Florentina Gómez Miranda y del Elva Roulet. Ahí si, una diputada o senadora nacional. El tema no es la persona, sino el significado. 
4. Conformación de un consejo de notables donde todos los históricos pongan la cara decididos a apoyar el proceso. Y si tiene que estar Cobos que esté Cobos.  
5. Documento de revisión política (no moral!!!!) de la vida de la UCR en los últimos 27 años, con el alfonsinismo, pero imaginando que hay vida después de Raúl. ¿Por qué dejamos que De La Rúa fuera candidato a presidente? ¿Cómo fue que nos copó el gabinete con cualquiera? ¿Por qué hay tantos radicales K? ¿y algunos PRO?. A nadie le importa lo que fue el radicalismo, lo que quieren saber es si va a ser.
6. Convocatoria a la militancia, que queda y no es poca, a participar de la discusión del documento del punto 5, con la ACTIVA, coordinación de la conducción nacional. (Esto es: abrimos la canilla, pero la llave en manos del presidente del partido; muy lindo lo de Gorbachov, pero después se le fue todo a la mierda, para usar una expresión de Weber). 
7. Evaluación de la política del gobierno nacional. Palos y mieles, y que ambos queden muy claros y con datos y reflexiones razonables. Basta de Brodersohn!!!!!! Secretarios de municipios o asesores que digan "tenemos este y este problema. Fue buena esta política nacional, mala esta proponemos X"
8. No hablar de alianzas ni nada por el estilo. Nada de fotos por ahora. Sólo el partido que le habla a toda la sociedad. 

Bien, esta es la parte fácil. Después hay que hacerlo.


7 comentarios:

Ricardo dijo...

Excelente. Estoy convencido de que por este lado debería intentar el radicalismo. Ya intenteron por otros y sólo consiguieron seguir empantanados.
No puede ser que los que ganan elecciones tengan que mirar como los perdedores consuetudinarios dictan lo que tiene que hacer la UCR.
Uno de los problemas, además, es que aunque no quieran reconocerlo, el kirchnerismo les robó muchas de las banderas del primer alfonsinismo.

Abrazo.

Sergio De Piero dijo...

el tema de a quien representar es un problema, porque la UCR nunca se definirá como un claro partido de derecha a lo PRO y hacia la centro izquierda le queda poco espacio (mas allá de si existe esa voluntad)

Anónimo dijo...

A nadie le importa lo que fue el radicalismo, lo que quieren saber es si va a ser, decís vos. Pero si creen que ése es su problema, ya están condenados. A un año, a cuatro años o a veinte años, ya están muertos.

Si, en cambio, definen de una buena vez qué es lo que quieren ser, recién podrán sentarse a pensar cómo ser eso. Y si descubren que ese "cómo" resulta políticamente viable y electoralmente atractivo, sólo entonces podrán pensar que pueden seguir siendo. O volver a ser.

Saludos,
Marcelo, el gaucho

Anónimo dijo...

Es decir, hoy son nada. Apenas un grupo heterogéneo e inorgánico de tipos sueltos. Que en su enorme mayoría son radicales porque son hijos de radicales.

Así que, correligionarios, ¿qué carajo quieren ser?

Marcelo, el gaucho

Sergio De Piero dijo...

Marcell: e slo que planteaba Juan Carlos Torre hace dos semanas en La Nación: "el problema es que para ser radical, es necesario haber sido radical". Necesitan redefinir ese punto clave.
Salutti

Larabi dijo...

Dotor, muy bueno! Y no les cobró por el asesoramiento? Debería.
Saludos.

GeneralSusvin dijo...

Larabi
El dotor si que les cobró. Pero intentaron pagarle con un billete de 100.000 Australes que Ricardito encontró en un bolsillo del saco que usó para la campaña.
Saludos y saludas