martes, noviembre 08, 2011

Con quien se refunda el radicalismo

No me lo pidieron mis amigos del partido centenario, pero acá de generosos que somos damos algunas pistas. La piedra, diría casi literalmente, la tiró el domingo en La Nación Juan Carlos Torre: "Para ser radical hay que haber sido radical. Es el partido de la tautología". No se adjetivo usar. ¿Lapidario? Es el correcto poruqe los que Torre está señalando es que es probable que el partido radical, no salga de ese brete, y que tal vez, solo tal vez, lo haga el socialismo, pero está por verse. 
El problema para el radicalismo es el modo en el que, desde la oposición y no gobernando orgánicamente ninguna provincia (acaso sólo Corrientes) construye esa relación con nuevos espacios sociales. No tiene un bloque despreciable en el Congreso, lo que debería permitirle rearmarse como fuerza política, peor con base social, no respondiendo al Comité. Allí no cosechará nada bueno. Tiene desde luego problemas graves porque el mar es pequeño y está lleno de redes: al kirchnerismo, debe sumarle los socialistas, el PRO y lo que sea el peronismo federal (para otro post). Es decir no es estar en la oposición lo que le complica la tarea (estuvo afuera del sistema político durante 26 años combatiendo y finalmente llegó a al presidencia en 1916. Y algo parecido le pasó entre 1946 y 1983. La primera vez acumuló desde la resistencia al régimen; la segunda armando un "frente de hecho" con voluntades de centro izquierda y centro derecha. Y hoy en esos dos espacios le están pescando el PRO y el socialismo. Lo que el radicalismo no debiera hacer, si me preguntan, es confiar en sus 600 intendentes, 46 diputados.... Con eso sacó este 11,15%. Debería preguntarse por los espacios sociales que no logran estar representados, que no son, como la germaniana de los 40, una masa disponible, pero que es posible acumular. Menos aún tentarse en convertirse en el partido de los honestos, porque aburre ya sólo con pensarlo. 
¿Se puede? Angelóz decía que sí, y en un conexto de hiperinflación sacó el 32%. Tendrán que idear cual es el imaginario que pueden convocar y cómo entusiasmar hacia adelante.

2 comentarios:

Ignacio A dijo...

"Para ser radical hay que haber sido radical. Es el partido de la tautología"
tal cual, desde ningún lugar de ninguna emoción es deseable pasionalmente ser radical, contra eso...

(o tal vez si sea una pasión ser radical justamente, pero al modo de los evangelios...)

Sergio De Piero dijo...

ja ja , si tal vez. Pero Alfonsín del 83, logró romper algo de eso y ganó