jueves, noviembre 11, 2010




Estrategias

Sin novedad. La oposición pan radical parece que prefiere el rumbo trazado por Elisa Carrió, de un supuesto no ceder un centímetro, aunque el enfrentamiento no quede claro a que puede conducirlos. El distanciamiento de Reutemann del peronismo federal, me parece el mas cantado de todos, mueve el tablero en un sentido muy distitno al esperado por la futuróloga sin matrícula.
No queda claro cuál puede ser el rédito que la UCR obtenga no tanto con la posición en si de volver el presupeusto a comisión, sino en establecer a la derrotada de las elecciones de 2009 y con una intención de voto del 3%, como conductora. Puede ser negocio para Clarín, pero eso gana una elección?

2 comentarios:

RDM dijo...

A eso agréguele, Don Roque, que el nuevo presidente del bloque radical en diputados es...Gil Lavedra, sostén de Alfonsín y amante platónico (qué, si no) de la versión parlamentaria de Blanca Curi. Yo pensé que el tipo iba a tener otros reflejos, pero queda cada vez más claro que (este sí) es un portador de apellido.

Comparto con Ud. la idea de que estas decisiones los ponen cada vez más lejos de la posibilidad de ganar. Y un radicalismo insistiendo recurrentemente con el propio suicidio no es de lo más saludable para la política, convendremos, más allá de las preferencias de cada uno.

Pero, la verdad, si este radicalismo gana...

Abrazo.
RDM

Diogenes dijo...

Mi impresión que ya están tirando la toalla. Creo, de todos modos, que el radicalismo (la UCR) no es el problema. Al contrario, en este escenario van a necesitar ayuda para convertirse en el eje, porque con la gorda dando vueltas sorpresivas de regreso de los SPA de córdoba, todo lo que acuerdan se les va a la mierda.