lunes, octubre 24, 2011

La mañana siguiente

Ganó Cristina. Ganó por paliza, y remontó una derrota de dos años atras, recueprando 22% de los votos. (curiosidades los mismo que obtuvo Nestor en 2003) Ahora resta un tiempo de espera hasta que se acomode esta victoria. Peor al diferencia es que no debe procesarla como quien se enfrenta a algo nuevo. Para el gobierno es fortalecimeinto de lo que viene haciendo. Como se sabe, semejante respaldo puede provocar la equívoca sensación del fin del conflicto. Tan a la inversa es al cuestión, que Cristina no tendrá luna de miel ni con la sociedad ni con los meidos, ni con al oposición. Es así, gsute o no. El pedido de respuestas están ahí sin siquiera necesidad de doblar el esquina. Hay un paquete de medidas que uno se imagina estarán por diseñarse, para ver el modo y los actores de los que las lleven adelante. Decian que lo mejor del Kirchnerismo aparece cuando le va mal. No será el caso. Este respaldo avala encarar los proyectos que se están insinuando. Y no hay que tenerle miedo a la conflictividad que despierte, siempre y cuando el esfuerzo valga la pena. Tal vel lo electoral, sea lo menos histórico de esta cuestión. 
Aquí, en BAE unas menciones sobre el futuro Congreso .


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Con semejante fuerza popular respaldando, se tiene que tener la cofianza de llevar adelante los proyectos que son más polémicos. Si no es ahora, no es nunca.

Sujeto dijo...

Acuerdo completamente: Cristina tiene claro que la etapa que comienza no estará exenta de todos los palos en la rueda que conocemos, pero me parece cualitativamente importante no sólo tener el quorum al alcance de la mano, sino también al FAP como un nuevo interlocutor de relativo peso en el Congreso, porque con sus matices, han acompañado algunas leyes trascendentales, como la del retorno de los aportes al previsionales al Estado.
Un Abrazo