jueves, septiembre 29, 2011

Sabbatella no alcanzó para el progresismo bonaerense

Por motivos que seguramente serán varios y no tan simples de presentar, la figura de Martín Sabbatella  se fue desdibujando a medida que avanzaban los días de este año. No le alcanzó la solicitada de apoyo de varias figuras identificadas con el progresismo (algunos incluso con residencia fuera de la provincia), ni su apuesta a temas en los que Scioli estaría corrido a la derecha,  para presentar una imagen de opción creíble para los votantes. Y no puede hablarse de dispersión de "votos progresistas" (si es que alguien tiene el aparatito para medir eso) porque no hubo candidaturas relevantes que buscaran cosechar en los mismos jardines que él. Hoy los amigos de Puede Colaborar nos presentan esto. Ahora bien ¿cuál puede decirse que es el problema de Sabatella? Porque, en definitiva perdió frente a Scioli, ya que una abrumadora mayoría opinó que el gobernador era tan kirchnerista como Cristina y que no encontró en el ex intendente de Morón, mayores certezas al respecto. Uno puede pensar que esa victoria de Scioli rondando el 50% le dejaba poco margen a Sabbatella. Sin embargo puede tomarse como ejemplo las elecciones de 1995, cuando el FREPASO alcanzó el 24% en la provincia mientras el PJ se llevaba también el 51% y la UCR 17%. (datos del amigo Andy). En este sentido parece claro que Sabatella no puede crecer dentro del voto propio del peronismo de la provincia; pero tampoco cosecha hacia otros cotados (el PI por ejemplo obtuvo el 10% en 1985). 

La cuestión, sin embargo, no es Sabbatella, sino el futuro de este tipo de construcciones políticas alimentadas bajo la ya permanente tradición de que Argentina se debe una construcción progresista para diferentes fines. Y en los hechos es decir electoralmente hablando, esa construcción en la Argentina se buscó como alteridad al peronismo, sino repasemos los principales casos: el primer Anibal Ibarra fruto de la Alianza contra el peronismo; Sabbatella para erradicar a Rousellot; Binner en el desplazamiento de Reutemann. Claro un peronismo que te la debo ¿no? Pero justamente ese parece ser la clave de los problemas y límites de este progresismo: enfrenta los peores fantasmas del peronismo, pero una vez desplazados estos, se enfrenta a un desierto para continuar su construcción política. Y Hermes Binner no es la excepción: estuvieron a 3 puntos de perder la provincia frente al estadista Miguel Del Sel y su armado no pudo triunfar en Córdoba; sus problemas no son muy diferentes a los de Sabbatella. 
Las elecciones de octubre parecen depararle al hombre de Morón, ese futuro incierto del progresismo que persiste mas allá de su suerte.

12 comentarios:

Mariano F dijo...

Me encantó el post, clarito el derrotero de Martín. Pero guarda por que el exintendente de Morón, tiene una mirada muy piola sobre el peronismo que, sospecho, lo hará pegar el salto a la tienda K sin grandes contradicciones. MS no es Ibarra, ni siquiera Chacho, se le anima (en el buen sentido) a peronismo. El no será un frontón para el salto que se viene, se viene
Abrazo

desparejo dijo...

Coincido con ud. Dr en la apreciación sobre MS, aunque no sé si pasa los mismo con Binner. Lo que terminó pasando con MS fue que no fue ni una cosa ni la otra. No fue la expresión progresista anti aparato del PJ, porque él medio que se encargó de ir relativizando y lavando un poco esas críticas a "los barones sarasasasas" y, al mismo tiempo, no se terminó jugando para entrar al FpV. Scioli terminó por mostrarse más cerca de Cristina que el propio Sabbatella que se quería exhibir como la continuación del progresismo kirchnerista, que para él es la esencia de este proceso. Eran momentos de armados grandes, sobre todo después de la muerte de Néstor y él siguió con la chiquita. Los resultados de las PASO, le pegaron más todavía, creo.
Saludos

Sergio De Piero dijo...

Mariano F: incluso creo que la conducta futura de Sabatella, debería tener en cuenta estos aspectos históricos

Desparejo: si, si, el cambio del giro con al muerte de Nestor, lo agarró dudando
Como siemrpe gracias por pasar

Haedense dijo...

Coincidiendo con los razonamientos de uds. y sin aportar ninguna brillantez diría que no estoy seguro si el giro post Néstor lo agarró dudando (estaba alineado con anterioridad al lamentable suceso) pero de todos modos coincido con que ese juego tibio al estilo por "dentro pero no tanto" o "con ella pero no con el paquete" no lo dejó bien parado de cara a presentarse como una posibilidad real y coherente de otro tipo de progresismo. Creo que el progresismo dentro del FPV es por el FPV y sino jugar por fuera y aliarse con otros sectores (Binner o Juan de los Palotes para el caso) como un empuje electoral más coherente.


PD: No se entendió nada creo, de todos modos no tiene mucho goyete.

iris dijo...

Mmmm. Me parece que Sabatella representa una ideología más cercana a Cristina que la de Scioli , que cada vez que se pronuncia por su cuenta lo hace para felicitar a Menem, reclamar en nombre de los sojeros, etc. Pero Martín carece de algo esencial para promover un cambio: votos.Y al parecer ya no los tendrá. Scioli los tiene: lo que no tiene es el interés, ni la convicción de confrontar en favor de la mayoría de sus votantes.Prefiere no hacer olas y le va bien así. Allí está la clave...mientras no surga un liderazgo capaz de confrontar con Scioli en el sentido que propone Sabatella pero con apoyo masivo, todo lo que se proponga por superador que sea será testimonial.

Daniel dijo...

Un verdadero intríngulis el tema.
Me pregunto que hubiera sido de Ibarra sin Cromagnón.

El Canilla dijo...

Lo interesante es que el peronismo, para combatir al peornismo, en diferentes momentos históricos , ha hecho surgir a figuras políticas por fuera de si mismo. ( Un tema de diván). Pero me parece que, como nunca ha dejado de manejar resortes del poder fáctico, a la hora de los bifes su capacidad de reconversión y mutación hace que para la opinión del votante de a pié sea la mejor opción. Los anticuerpos del progresismo alimentan lo mejor del peronismo.

Sergio De Piero dijo...

Haedense: si que se entendió, y coincido
Iris: es cierto, pero ¿por qué no crecen esos votos? Sin ironía eh
Daniel: yo creo que no muy distinto; la gestión en gral no fue gran cosa y por otra parte un temita del progresismo (y esto se vincula con lo de Iris): a mucha de esta gente le cuesta demasiado construir colectivamente. Me parece toda una marca del progresismo local
El canilla: buen razonamiento

iris dijo...

No tengo respuesta: sé que no tiene los votos, eso es todo , y que sólo se puede llevar a cabo un proyecto que sea nacional y popular con el voto de las mayorías. En ese sentido Sabatella está en una encrucijada: no es un líder capaz de construir un movimiento que no sea testimonial, y pedirle que se subordine a Scioli (si entra al FPV lo haría en esa posición) sería también una forma de borrarlo del mapa.

Sergio De Piero dijo...

Iris: no, desde luego, respuesta que yo tampoco tengo

Ricardo dijo...

Acertado post y coincido en parte con desparejo, aunque no podría aventurar que el posicionamiento luego de la muerte de Néstor complicó a MS.

Me parece que puede tener que ver con varias cuestiones: la bonanza que premia oficialismos, la inteligencia de Scioli para pararse al lado de Cristina sin parecer "ultra", la PBA peronista, etc. Creo que también puede tener que ver con que el "progresismo", como línea política, se presenta desdibujado. Sobre todo en esta época en que la gestión es la que permite que alguien asome la cabeza.

Saludos.

Sergio De Piero dijo...

Ricardo: es cierto, las "condicones actuales" le complican la vida a varios. Ahora, me pregunta ¿Cuáles son las condiciones que le son mas favorables al prgresisismo? y no ha raiz de tu comentairo, sino cuando pensé el post (bueno..pensé...algo así)