sábado, marzo 26, 2011



Continúa la violencia en el peronismo: se esperan miles de muertos




Hace algunos años cuando trasladaron los restos de Perón a la quinta de San Vicente y se armó ese despelote, una periodista de Clarín (ahora no me puedo acordar el nombre) escribió una nota donde decía "había sol, bombos, gente y violencia. Un típico día peronista" Recuerdo que estando al cuete, como casi todos mis días, le envié un mail para llamarle la atención sobre su alto grado de macartismo. Me dijo que no era así, que ella habia estado allí y lo vio todo, que el peronismo siempre estaba detrás del poder (?) y que además ella había estado en la Plaza de Mayo en el 74 cuando los hechó Perón. En mi último mail le respondí que a mi me gustaba el flan con crema y que tenía uno, casi dos, amigos judíos.


La imagen, el discurso que emparenta al peronismo con la violencia, violencia entre "ellos" o contra la sociedad, está mas que enquistado. Forma parte de lo imaginarios de la clase alta y que envía como cascada a buena parte de la clase media. Y es parte de esa batalla cultural de la que hoy se habla (incluso explícitamente en una nota de hoy de Roberto Cossa en Página 12.)




En la foto que ilustra la tapa de Tiempo Argentino, puede verse claramente a los dos candidatos peronistas a gobernador por la Provincia de Chubut, enfrentados en feroz batalla mientras su seguidores, cuentan los votos. Se ve claramente a Eliceche, amenazar con la mano en forma de arma y a Buzzi, dando señas, para que lo apuñaen por la espalda. La crispación continúa.

4 comentarios:

Unfor dijo...

Jaja, excelente.

Anónimo dijo...

Dotorrrrr...¡Yo tengo limpias las manos!/exageraba Das Neves/¡Puras como Blancanieves!/Pergeñando sus afanos./Hay que ver a estos hermanos/ de Narvaez y de Duhalde/PROmetiéndonos de balde/su honradez y su hidalguía;/demientras con picardía/nos bautizan con el fraude..
( No es mío, es de Pepe Berengena, en comentarios de La Nación )
Dany Turco

Avallay dijo...

Bien por pepe...

RDM dijo...

Quiero creer que cuando le hablaba a esa sujeta de su amigo judío estaba pensando en mí. Al menos, en el medio, ese que hace "casi dos". Mire que me pongo mal, Don Roque.

Hay que volver al Manual de Antiperonismo Ilustrado, versión contemporánea de las zonceras Jauretcheanas.

Abrazo.
RDM