lunes, agosto 23, 2010

Milagro con Sala

La sección Enfoques de La Nación de ayer, incluyó un reportaje a Milagro Sala, la "polémica" (desde luego no podía faltar el apelativo. Un aparte: si al periodismo le sacan la palabra polémico y escándalo, desaparece, así nomás) mujer de Jujuy.
Partimos de la buena fe del periodista, pero hay frases memorables: "fue la entrevista mas rara de mi vidaPorque Milagro Sala habló unas dos horas instalada en la cama de su suite del hotel de dos estrellas en el que se alojaba, junto a su marido y un séquito de dirigentes de la Tupac Amaru, que empezaron como mudos testigos y terminaron participando en una entrevista coral. Y también porque conocerla me dejó más preguntas que respuestas" ¿Qué es lo raro? ¿que hablara, que tuviera marido (ex corresponsal de La Nación...y blanco!!!!!) que fuera en un hotel dos estrellas? ¿Por qué los que estaban con ella eran el "séquito" y no los seguidores? Después dice que no le quedó claro si es angel o demonio...¿Con los que entrevistó otros domingos no se hacía esa pregunta? ¿La Nación escribe así sólo pensando en sus lectores o piensa así de verdad?
Igual acá que somos buenos con la tribuna de doctrina le reconocemos que al menos le hace un reportaje en el suplemento político del diario y no, por caso, en policiales.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El periodista habrá ido con guardaespaldas a realizar tan audaz reportaje? Es que con gente tan violenta y acompañada de su séquito, nunca se sabe...

Anónimo dijo...

Dotorrrr.... qué violento eso de ir a reportear a una mujer que es capaz de construir viviendas dignas, escuelas, hospitales, formar cooperativas de trabajo, reclamarle al estado lo que corresponde y tirarle un par de huevazos al hijo de remil de Morales, ministro de De La Rúa, co-responsable de los 30 muertos del 20 de diciembre...El Morales ese debería estar en la cárcel y el periodista en el consultorio de un buen psiquiatra.
Dany Turco.