martes, marzo 06, 2012

Intelectuales y el registro para conducir

Hace tiempo que lo intelectuales no hablan tanto. Digo en el espacio público porque supongo que en su vida cotidiana lo seguían haciendo, supongo. Carta Abierta, Plataforma 2012, la respuesta a Plataforma 2012, Los 17, Intelectuales en apoyo al FIT, Aurora y siguen las firmas. En un país donde por ahora sólo un partido político es capaz de ganar elecciones nacionales, existen más de 6 agrupaciones intelectuales, de las cuales una y media, digamos, se identifica con el gobierno nacional. El resto señala los caminos que deberían tomarse ante el desastre inminente.

Hoy estaba leyendo el libro Perón, de Norberto Galasso y buscando un tema, me quedé leyendo sobre otro, como suele ocurrirme. Ahí me topo (página 863) con una carta de Raúl Scalabrini Ortiz a Perón, fechada en Bueno Aires el 26 de febrero de 1958.

"...Me pide usted que me encargue de la organización y dirección de los intelectuales. Su ofrecimiento es la mayor muestra de simpatía que he recibido en mi vida, pero temo que la tarea exceda de la órbita de mis aptitudes. He sido siempre un trabajador solitario y obstinado, y me parece un poco tarde para cambiar y reeducarme. Le ruego que reconsidere su pedido y lo adecue a mis cualidades y defectos. Tengo cierta agudeza para planificar los aspectos generales de los asuntos, para verlos, digamos, desde un punto de vista estratégico. Pero los detalles políticos se me escapan. La minucia de la táctica escapa del ámbito de mis condiciones. Sería un buen oficial de Estado Mayor y un mal conductor de tropas en el terreno. ¿Para qué cambiar?"


Como dicen en twitter, les mando un abrazo.

8 comentarios:

Sujeto dijo...

Brillante lo de don Scalabrini, y bastante poco usual: comprender y hacerse cargo que el ejercicio del pensar y señalar temas y rumbos no es el mismo que el de la acción política, y, por lo tanto, requieren destrezas diferentes.
Ojalá tuviéramos muchos más intelectuales con esta percepción de las propias limitaciones: estarían, en varios casos, con los pies mejor apoyados en la tierra.
Saludos

Alcides Acevedo dijo...

Siempre me llamó la atención la fácil identificación peronista con la truculenta terminología marcial... en cambio si alguien hace analogías entre el manejo de las cosas de gobierno y los negocios el anatema es seguro.

¿Por qué no asumen los peronistas su fascismo ínsito? ¿por qué, en definitiova, no asumen que nada tiene que ver con la democracia?

Sergio De Piero dijo...

Sujeto: notable la carta no? Además porque asuem su rol de intelectual, pero sabe sus límites. Efectivamente no abunda.

Alcides: a mi tampoco me agradan las metáforas militares. Le recuerdo, sin embargo, el contexto de proscripción política en el que escribe Scalabrini, con PErón expulsado del país y viviendo un exilio cuyo destino era incierto. No quiero dar golpes bajos, pero 16 "fascistas" había sido fusilados en la carcel de Las Heras y en José León Suarez, a mano de la democrática Revolución Libertadora.

Gracias por pasar

Zangrossi dijo...

La carta no sólo muestra al intelectual cabal y comprometido que era Scalabrini, sino también al militante que sabe en donde puede aportar mejor. De muchos "intelectuales" con facilidad para indignarse no podemos decir lo mismo.
Por ùltimo, creo que seguir tratando de ver rasgos fascistas en el peronismo -además de ser ofensivo para un partido de masas con el cual una amplia mayoría de la ciudadanía se ha identificado historicamente- es un reduccionismo intelectual de un gran infantilismo y pereza analítica, además de seguir demostrando que el peronismo sigue siendo "el hecho maldito".
Abrazo

Mr. Mojo Risin dijo...

dotor, esta bueno que el intelectual sepa sus "limitaciones", pero a mi tb me gusta el intelectual organico, el que se sabe parte de un todo no?...
da para larga la discusion, pero saludo tu post....
feliz dia del hincha racinguista ayer, y hoy te espero ver en plaza de mayo, no me digas que vas a estar en contra de la restitucion historica? jaja

Sergio De Piero dijo...

Licen: intelectual que sabe sus límites, no abunda.

Mr Mojo: si claro, pero el problema es que todos creen ser orgánicos, de uan organicidad que no les da pelota.
Gracias, y juntaron ayer eh?

Diego José Chein dijo...

Muy bueno. Concuerdo con el valor inapreciable del reconocimiento de las limitaciones. Pero creo que también revela otro tema: las condiciones sociales que definen la actividad intelectual.El extremo individualismo, confundido con la libertad, que constituye al intelectual no es universal ni ahistórico.
No digo que no haya ahí valores que conservar. Digo que hay que discutirlo. Sobre todo si somos intelectuales.
Un abrazo tucumano

Sergio De Piero dijo...

"El extremo individualismo, confundido con la libertad" ¿DOnde firmo?
Saludos