viernes, febrero 24, 2012

Nubes

Uno pude pensar que en política los momentos difíciles los constituyen las derrotas electorales. Que en ese sentido la peor circunstancia fue allá en el frío invierno del 2009. Y no. Incluso porque la derrota también está envuelta en el halo de la epopeya. Pero las tragedias como la ocurrida esta semana no tienen un gramo de romanticismo. Se han truncado vidas y familias. Son la expresión más clara que una política pública, la de transportes en este caso, ha fracasado. No en su conjunto, no es "el transporte homicida", como ridículamente planteó Pino Solanas en La Nación. Otros ramales de ferrocarril, no han tenido accidentes como el Sarmiento, aunque no sean muy buenos los servicios que prestan.  Pero una acumulación de errores mancha un proceso que busca mejorar la vida de las personas.  Y no es simplemente la corrupción, porque eso eximiría la necesidad de redefinir una política y nos remitimos otra vez a la búsqueda de impolutos. Supongo que podemos esperar de la justicia condenas penales a quienes les corresponda, pero eso no cambiará la situación global. No es tampoco, aunque me distancie de algunos amigos, privado vs. estatal: con este esquema la administración estatal repetirá los errores
Nicolás hizo un excelente post en Artepolitica. Algunas cosas ya están dichas allí, pero repetiré algunas sin temor al plagio.

- La conflictividad actual no es al del 2003. Sobran los hechos para reconocer que los actores y las situaciones han ido mutando en este período. Es, en parte, otro país y es también otro mundo. Para decirlo más concretamente, hay otros intereses por afectar, caso contrario, los avances serán cada vez más imperceptibles.
- El 54% fue la llegada, no la partida. Un porcentaje de esos votantes (¿el 15%?) al día siguiente ya estaba criticando al gobierno, porque no siente que su voto lo haga responsable ni de las acciones de aquel, y ni siquiera que le deba alguna lealtad. Por eso es bueno comprender que con un gran esfuerzo, con muy buenas políticas se llegó allí, pero que ahora, como bien dice Nicolás en su post, la sociedad quiere más y le va a pedir al que hasta ahora le dio respuestas y no discursos. Es muy bueno que eso pase, porque al fin de cuentas de eso se trata gobernar.

 - En esa línea, me parece, identificar esos nudos claves de las nuevas demandas y buscar los caminos de solución. En el 2003 Nestor entendió que el distanciamiento de los organismos internacionales era la llave para empezar a pensar otro rumbo. Los nombramientos en la Corte fue otro dato clave en su momento. En el 2009 Cristina encontró en la AUH un modo de revertir la mirada sobre la pobreza. No dudo, por esos ejemplos y otros, que sobra capacidad para descubrir lo nuevo a enfrentar. Para encontrar aquello que puede convertirse en la llave de los cambios necesarios
 - Y sobre lo que ha sucedido en particular. Robert Castel decía hace unos años que los servicios públicos son claves para entender la nueva cuestión social. (Y lo decía en referencia al caso argentino del 2001). La AUH se centró en el tema de los ingresos, e indirectamente en la salud y la educación. Ahora queda claro que las comunicaciones, el transporte en particular, ocupan el centro. Ha cambiado mucho el GBA, para pensar el transporte igual que hace 40 años. No sé si viaja más o menos gente en tren, pero viaja mucha y en particular hacia el oeste, donde las alternativas son escasas. Sin soluciones mágicas ¿Cuál es la AUH del transporte?

 -  Y por último vuelvo sobre el tema privado vs. estatal. No hay que caer en esa dicotomía simple, porque el problema no es solamente, que lo es desde luego, la ineficiencia y la avaricia de TBA que no ha invertido en los trenes. El problema es mayor y en el estado que se encuentra hoy el servicio, no es remontable sólo anulando el lucro privado. Existen muchas propuestas  y proyectos acerca de la mejor del transporte en el AMBA. De todas ellas podrás sacarse caminos que conduzcan a soluciones, siempre, eso sí, bajo la guía del Estado, abriendo canales de participación. 
Son las nubes luego del sol de octubre. Pero a no engañarse, en nuestros países la política siempre se genera bajo cielos nublados.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Eran estatales y eran lamentables, se privatizan y son lamentables. Los volveremos a estatizar y seguiran siendo lamentables. Hay que educar más: las propias personas que viajan en los trenes los rompen y los ensucian. No viejo, esto es tuyo, es de todos. En el Roca, nadie paga boleto, a ver y porque? Es joda. Todos somos responsables.

DP dijo...

Anónimo: lo suyo es patético. Echarle la culpa a "la cultura de la gente" como dijo el inepto de Schiavi es una muestra de cinismo sin límites. Me ahorro más comentarios.

Sergio: este post (como dicen la mayoría de los blogs K y P) hablan como si el kirchnerismo gobernara hace tres meses, y no casi 10 años, como es la realidad. Acá lo que hay es una muestra de "componentes menemistas" que son parte sustancial del "modelo": empresarios que se embolsan cientos de millones por año vía subsidios estatales; burocracia sindical corrupta devenida en empresaria, y un pueblo trabajador que paga los platos rotos con accidentes y muertes. Menemismo puro.

Saludos,
DP

Sergio De Piero dijo...

Anónimo: el tipo que rope un vidrio del tren es un boludo, pero no es responsable del estado general de los trenes.

DP: lo que digo es, para mi el kirchnerismo ha cambiado varios aspectos de lo recibido en el 2003 (relacione scon org internacionales, pol social, etc.) Creyó que con una politica de subcidios que dejara una valor muy económico del boleto, el modelo podía seguir. Es hora de cambiar ese modelo

Gracias por pasar

Guillermo Z dijo...

Antes de renacionalizar los FFCC, vaarios especialistas y acadèmicos serios han advertido que se debe realizar previamente un estado de situación: material rodante, mantenimiento y sobre todo, además de activos los pasivos y donde fue a parar el eterno grifo de los subsidios. No sea cuestión que el Estado -como suele ocurrir-, se quede con el paga dios, y le haga un favor a los grupos como Cirigliano.
En segundo lugar "la gente" responde a lo que estas seudoempresas le proponen: viajar lo más parecido a los animales....Además, y lo digo con orgullo, el FFCC no siempre funcionó mal en la órbita estatal, sino todo lo contrario. desde la dictadura la patria contratista hizo grandes negociados que endeudaron al patrimonio público para comprarlo luego por monedas, junto con el apoyo de gran parte de la sociedad, a la cual los medios, muchos políticos y los empresarios, asediaron y convencieron que el problema de todo era el estado. Hoy gran parte de esa gente pide de nuevamente màs y MEJOR estado
Y por último, antes de renacionalizar o lo que sea que se quiera hacer, hace falta un PLAN, un verdadero plan de infraestructura para pensar el paìs a mediano y largo plazo.
Saludos. Guillermo

Sergio De Piero dijo...

Exacto, el Estado toma la emrpesa cuando es inoperable. Y en particular lo último, sin un plan estaizar es no cambia nada.
Abrazo!

DP dijo...

Sergio: ¿pero para vos entonces hay "modelos" dentro del "modelo"? Ya esto se transforma en un galimatías.

Yo acá encontré un video de CFK donde, a fines ed 2010, hablaba de un "modelo de desarrollo ferroviario", junto a Cirigliano, y reivindicaba el boleto a 1,25.
Además de que Cirigliano sigue haciendo negocios gracias al kirchnerismo (los decodificadores de la TV digital, y transporte de gas en Qatar -que importará nuestro país-), ahora resulta que se viene el aumento de tarifas en el transporte...
Entonces: sí, "cambio del modelo", ¿pero cuál? ¿Uno que será benéfico para los trabajadores y sectores populares? Yo lo dudo mucho -teniendo en cuenta además que se está yendo el "viento de cola" de los altos precios de las commodities-.

Saludos, y dejo mi post con el link al video que comenté: http://eldiablosellama.wordpress.com/2012/02/28/cristina-la-desmemoriosa/

DP

Zangrossi dijo...

A ver: lo del modelo no es una receta esquemática ni tampoco una prescripción. A grandes rasgos: la vuelta de la política como arena de disputa, la revalorización del rol del estado y su intervención en la economía y lo social. Inclusión social, crecimiento del mercado interno etc. Lo demás, hay que entenderlo en términos del proceso político abierto a partir del estallido del 2001 y el estado casi terminal del país.Hay grandes avances y temas claves -como el transporte, la reforma financiera, la reforma tributaria-, que siguen pendientes y que no admiten más demora. Hoy no alcanza con trabajo y consumo,hay que ir más alla.
Abrazo!