lunes, enero 02, 2012

Salud, muerte y política

En un cuento poco menos que maravilloso, me refiero a La Muerte y la Brújula, Borges se burla un poquito de los diarios y el periodismo. Ocurre un asesinato, un policía émulo de los investigadores de novela, entre racionalista y romántico, dado que el muerto en un rabino, decide estudiar sus libros. Borges escribe: "El periodista declaró en tres columnas que el investigador Erik Lönrot se había dedicado a estudiar los nombres de Dios para dar co n el nombre de asesino. Lönrot, habituado a las simplificaciones del periodismo, no se indignó"  (Obras Completas, pagina 501). 
Hay que seguir el consejo, y no andar indignándose. Sólo cabe señalar las simplificaciones, que sufrimos habitualmente, menos creativas, por cierto, que el argumento del periodista del cuento. 
No menos de 10 periodistas señalaron el hecho de que las personas con poder sufren de cáncer, y mucho más cuando se es hegemónica. La afirmación nos derivaría en el razonamiento que implicaría que las personas sin poder, son inmunes a la enfermedad. Una tranquilidad para las mayorías. 
Sobre un criterio semejante para dos tragedias recientes, la muerte de Ivan Heyn y de Carlos Soria, florecen las notas con hipótesis que intentan aplicar lo político a dos muertes traumáticas. Que las presiones, que el estilo, que lo que le dijeron, lo que no, las ambiciones, que la relación de cada uno con Cristina Fernández (no sea cosa de privarse de salpicarla). 
Les digo mi opinión estimados periodistas hipotetizadores: la vida privada es enormemente más compleja, que el sistema político y sus avatares. Y por otra parte, miremos la historia: ningún proceso político se comprendió, porque una mujer sufría de pulmonía o porque un hombre tenía baja autoestima.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Dot! yo pienso, que estos tipos además de defender intereses privados- en algunos lo servil es patético - tienen poca preparación, lo burdo es alarmante.
FELIZ AÑO!!
Sil.

Sergio De Piero dijo...

Sil! feliz año. eso, lo berreta es lo peor

Casta Diva dijo...

Le voy a preguntar a Nelson Castro si el hecho de tener que tomar todos los días Levotiroxina me habilita para la presidencia de la nación y / o para tener la elocuencia y brillantez de Cristina...