jueves, mayo 05, 2011

Si disculpe para llorar ¿dónde era?

La nueva ley de regulación de las empresas prestadoras de medicina por prepago, levantó cierta polvareda mediática, aunque debido al apoyo de sectores de la oposición, no lograron encarar políticamente la defensa de la posición de las prepagas; o sea ninguno quiso poner la jeta para defender a estos muchachos.
Y sucedió como con la Ley de Servicios Audiovisuales: los medios se acordaron muy tarde de pensar iniciativas para proponer alestado alguna regulación. Desde luego si es por las empresas con la policía el Estado ya estaría completo, pero saben que de algunas regulaciones depende la sobrevivencia de todas, incluso de las grandes. Sin embargo parecen sólo concoer la lógica del lobby sobre intereses puntuales y poca capacidad de pensar la cuestión en términos de sistme: después les cae la regulación y patalean, peor te debo los proyectos propios.
Y ahi tenemso la cuestión, porque, como bien describía Enzo Faleto, el Estado en Amércia Latina se enfrenta a ese dilema de generar una burguesia y al mismo tiempo regularla, tarea en la que hasta el presente puede mostrar sombras y algunas chispas. Por lo pronto un sector mas sobre el que el gobierno se propuso avanzar y lo hizo.

No hay comentarios.: