lunes, febrero 13, 2012

¿Una 125 minera?

Primero de lo primerísimo, y consiste en evitar las miradas conspirativas: "ahora corren al gobierno por izquierda, porque no pudieron por derecha". La extrema simplificación de esa idea, comienza por negar lo dinámico de la política. Por el contrario, un gobierno que apela a la movilización es razonable que también la pueda sufrir, porque cuando se activa la esfera pública, su control es sumamente delicado.
Cristina en principio parece aceptar el desafío. Dijo: "Nos debemos un debate en serio sobre la minería". Lo dijo y punto. Veremos como se instrumentará un debate, si el gobierno planifica alguna regulación de carácter nacional para un recurso que tiene control provincial.
Desde luego, si Clarín no tenía ningún interés económico en la cuestión, era razonable que enviara 50 periodistas a cubrir lo que pretende enarbolar como una gesta gloriosa en defensa del medio ambiente (un tema que no le preocupaba en Corrientes con los arrozales de su vicepresidente, por caso) y cubra cuanta marcha se realice en cualquier punto del país y comience a hablar de miedo, incertidumbre, violencia., derechos, etc. No son los únicos. Y no se puede ser ingenuo respecto de estas cosas.
Los ciudadanos de los pueblos afectados por al explotación minera entiendes que la extracción de recursos afecta su medio ambiente. Desde luego toda producción afecta el medio ambiente; y no habría que cansarse de decirlo ante tanto medioambientalismo idiota que supone por una lado que los humanos no formamos parte del ecosistema y por el otro que debe seguirse un preservasionismo inviable, por ejemplo generando energía no se sabe bien como. La relación países desarrollado - países subdesarrollado es un aspecto clave para debatir esta cuestión. Que EE.UU. firme el tratado de Kioto y después hablamos.
Sin embargo la cuestión es aquí y ahora, con protestas al menos sumándose (no se si aplicar el principio de la multiplicación). Los actores a sumarse a esta cuestión son mas escasos que los que se plegaron en la cuestión agraria. Las solidaridades aquí parecen ser más geográficas y en todo caso de cierto progresismo urbano que encuentra una causa que le sienta cómoda, para pegarle al gobierno. Y la característica del kirchnerismo que siempre quisimos rescatar, fue su capacidad y voluntad de leer las demandas sociales y darles algún tipo de respuesta.Esto desde luego, sin creer que la voluntad todo lo puede y que el Estado argentino, como casi cualquiera del mundo, está en condiciones absolutas de condicionar al capital; la ingenuidad tampoco debería correr hacia ese lado.
Pero la 125 no fue en esa línea sino en la vieja tradición de deslegitimar el poder soberano del Estado. En esa línea, propios y extraños, le piden al gobierno llevar al extremo esa soberanía y cancelar todo tipo de actividad minera a cielo abierto. Es bastante probable que eso sea inviable e incluso inconveniente si queremos consolidar un desarrollo industrial. Lo que probablemente vayan sucediendo serán salidas intermedias. Los gobiernos provinciales parecen bastante limitados para encarar la cuestión, limitándose a celebrar contratos con las empresas y luego solo limitarse a que se cumplan. Peor también es cierto que para algunas provincias significa la posibilidad de generar recursos que por otras actividades les es imposible: ¿se radicará Toyota en La Rioja?  ¿Crecerá trigo en Catamarca? ¿Habrá una nueva fábrica de Nokia en San Juan? Para muchas provincias la minería significa la posibilidad de recibir inversiones que de otros rubros jamás conocerán.
De modo que, sabiendo que la minería es parte de la actividad de manejo de recursos naturales que Sudamérica tiene para intercambiar en el mercado mundial, el Estado nacional tendrá que generar a lo largo del año políticas al respecto, poniendo énfasis en al regulación (no olvidando que Argentina es el Estado de al región con mas presión impositiva sobre las mineras) acaso recurriendo también a la UNASUR, que agrupa a países con igual problemas; y en definitiva pueda ser un nuevo momento para dar esos saltos hacia adelante tan necesarios para consolidar el modelo.

2 comentarios:

Zangrossi dijo...

Sergio: para entender un poco mejor, basta con ver la cobertura con tinte humanitaria de TN. Un Bazán preocupado por que llegan "los camiones con cianuro" a Catamarca y una especie de Fuenteovejuna que lo impide. Grandioso!! Les recomiendo -de paso- ver una joya de Bazán: el programa "esta es mi villa". Eso sí luego deberán reformatear las neuronas..... Abrazo!

Anónimo dijo...

los invito a leer mi articulo sobre la mineria a cielo abierto. otra vision de lo que se discute
http://cienciacriticaenargentina.blogspot.com/2012/02/mineria-cielo-abierto-el-capital-en-la.html