martes, noviembre 06, 2007

La era del vacío
Pero no del querido compañero de la tira de asado, sino del otro, de la filosófica digamos. Las elecciones y la campaña de Racing me dejaron sin imaginación ni estimulación, por favor manden algo para levantar la cabeza.
Así, a pesar de la abulia, nos pusimos a pensar en el 25% de ausentismo en las elecciones del 28/10 y en viejas propuesta de la teoría política de la posguerra. Los americanos, no todos sino ellos, planteaban desde las escuelas pluralistas y las participacionstas, las nuevas posibilidades que daba la tecnología a al democracia. Así, algunos del entorno de Robert Dahl por los primeros o Peter Barrach por los segundos, proponían que cada ciudadano contara con algún tipo de dispositivo en su casa para que pudiese responder a consultas del gobierno del tipo ¿Está de acuerdo con la política espacial? o mas especificas ¿a que hora debe pasar el recolector de basura?, etc. Estaban convenidos que la tencología, todavia en la época que quedaba algo del espíritu del progreso, era un elemento fundamental para el avance de la democracia. Hoy somos mas pulidos y no hablamos de botones en al casa, sino gobierno electrónico. Sin embargo, en Argentina todavía no están ni reglamentadas el plebiscito o el referéndum, menos votos por correo. Pero por otra parte nuestros ciudadanos ¿están ávidos de votar?. Se borraron todos los presidentes/as de mesa que pudieron; la gente no paró de votar porque tuvo que hacer cola (como puede ser que si votaron menos, tuvimos que esperar mas, ¿mucho corte de boleta con tijera desafilada?)
Y para ser francos los votos a través de la tecnología se orientanan a cosas como esta o a bailandopatiandocantandoorianando por un sueño, o para sacar a un par de boludos de una casa. Del resto muy poco.
Pero apelando a la imaginación sociológica: supongamos que hay que votar de manera obligatoria no sólo a las autoridades sino otras decisiones políticas como obligación cívica, ¿a qué nos debería obligar la constitución? ¿Sería fortalecer la democracia o la rutina llevaría también a la apatía del tipo "tuve que esperar 1 minuto a que internet me habilitara para votar!!!". En fin, vale la pena? o son sólo las fantasías que sobreviven al progreso que ya no es?

5 comentarios:

Mendieta dijo...

Estoy igual que Ud. Fácil: autoridades de RC. Fuera Blanquiceleste!!!!!

Avallay dijo...

Absolutamente compañero. Pero ojo no quiero que regrese ciertos personajes...no se como se hace
Gracias por la visita

Norman dijo...

No se ponga pesimista. A la "era del vacio" (suena al francés ese Lipovesky, amigo de Lalín), podría sucederle la era del lomo, o el matambrito de cerdo. Ud. se inclina por la era de la tripa gorda.

Avallay dijo...

No me queda claro la intencionalidad de tripa gorda.

Norman dijo...

La tripa gorda no tiene intencionalidad, Ud. se la otorga a partir de sus preferencias.