miércoles, mayo 01, 2013

Oenegeando la Democracia



De mis muchas limitaciones, la falta de reacción inmediata es una de ellas. O tal vez no lo sea, no se; como se sabe a cada refrán que sentencia una conducta, hay otro que lo reprueba. De modo que eso me autorizaría a decir hoy, ya en mayo, algunas palabras sobre la intervención de algunas ONG´s en torno de la sanción de las reformas al Poder Judicial. 

El grupo de las ONG encabezadas por ACIJ, CIPPEC y Poder Ciudadano, sorprendieron de alguna manera el escenario político local, realizando pro primera vez con impacto en los medios, la práctica del advocacy y del lobby. Ambos provienen de las prácticas políticas norteamericanas. El Lobby se remonta al siglo XIX y era la acción de buscar influir sobre los presidentes buscando convencerlos en los "lobby" de los hoteles donde se alojaban en algunos de sus viajes. Advocacy, en cambio, es un vocablo más reciente, y refiere a la acción de defender a alguien abocándose al necesitado. En EE.UU., ONG´s se dedican a abocarse a la causa de un pueblo o de organizaciones más pequeñas para influir sobre el Congreso para que vote una ley o la rechace. Esa tarea es también su fuente de financiamiento, para lo cual son contratados o consiguen patrocinadores. 

En nuestro país, la práctica es muy reciente, estas mismas organizaciones lo habían practicado a nivel nacional y en particular en la CABA. 

Frente a las reformas propuestas por el PEN en el Poder Judicial, se unieron junto a otras y determinaron, con un mensaje sin demasiados argumentos, pero contundente, que había 12 diputados, pasibles de ser influenciados para modificar su voto. Las ocasiones en las que aparecieron en los medios enarbolando su causa, la justificación de porque se trataba de esos 12, no  superaba el argumento de que "han votado de forma distinta muchas veces". Y allí quedaron los 12 encuadrados en una foto para abrigar la esperanza que algunos de ellos pudieran votar en contra de la propuesta, es decir que entre los 12, podrían encontrarse a más de un Judas.

En si, la acción del advocacy no se riñe con las prácticas democráticas e incluso puede transparentar las opciones de ciertos actores. Lo mismo el Lobby que tuvo un principio de reglamentación con el decreto 1172, firmado en 2004 por Néstor Kirchner. En el fondo no es más que el derecho de peticionar a las autoridades que consagra la Constitución  sólo que con un nombre más cool. 

Sin embargo lo que está en juego en este punto, y hace a todas las intervenciones de las ONG´s sobre las políticas públicas, refiere a la legitimidad y representación que las ONG´s puede construir. Y sobre este punto, la mayor parte no parece preocuparse demasiado en construir tal legitimidad. CIPPEC, por caso, tiene un nombre notable ya que es un Centro de Implementación de Políticas Públicas ¿no es eso una prerrogativa del Estado, que en todo caso, podrá delegar o tercerizar en una organización?. El rol que cumplen el conjunto de las ONG´s en Argentina es relevante. Son cerca de 80.000 según distintas estimaciones; y son desde el vamos extremadamente heterogéneas en sus fines, sus metodologías y su relación que plantean con el Estado y el resto de la sociedad civil. De esa variedad, se puede conocer la riqueza de lo que han logrado, pero también las limitaciones e incluso las miserias. en cualquier caso, si la intención es incidir en alguna instancia de la política pública le deben al resto de la sociedad, la construcción de esa legitimidad y de la representación que buscan portar. Eso es bastante distinto que desarrollar una estrategia de comunicación y publicidad efectiva e impactante sobre los medios como fue este caso. Porque aunque esgriman los mejores valores de la democracia moderna, no quiere decir que automáticamente se genere la legitimidad necesaria para intervenir, ni la autoridad moral, para prescindir de ese proceso. 

La imagen de aquí  

      

3 comentarios:

Santiago N. Ibarra dijo...

Sergio, precisamente cuando leí el título de la nota me zambullí en ella pensando en Bolivia. Y luego me encuentro con este enlace de Pachakuti, organización que desconozco y probablemente guarde relación con el proceso político llevado adelante por Evo Morales. El presidente boliviano, sin adjetivaciones altisonantes pero sí con un cierto enojo, ha denunciado permanentemente los cuestionamientos que las ONG´s hacen a las reformas que impulsa y la participación del recientemente expulsado USAID en ellas.

Buen aporte el de esta discusión.

Dany Turco dijo...

Dotorrr... por causas que no vienen al caso ahora, en los dos últimos años tuve algunos contactos/reuniones con ONGs y me encontré con varios casos en los que la ONG está formada por 2 ó 3 personas. Mayormente, estas que le digo, suelen tener un blog, un facebook, un twitter, etc. y alguna difusión por medios radiales o televisivos. Se muestran socialmente como capaces de movilizar y expresar pensamientos de parte de la sociedad, y hasta la co-autoría del 8N o similares ( Pato Bulrrich nos proteja y Lilita no nos desampare ). Lo peor es que se la creen, creen que han movilizado e influido en cientos de miles de personas.
También encontré ONGs con más participantes y más participativas, pero con el estigma de que se sienten una casta salvadora.

Sergio De Piero dijo...

Santiago: en el marco de lo que permita la ley, las ONG tienen derecho de buscar incidir en las política spúblicas; peor no pueden pretender que su agenda esté por encima de las agendas que consensuan los poderes públicos.

Turco: esas tentaciones!