sábado, mayo 25, 2013

La década y la política


Comencemos diciendo lo inapropiado de pensar que es posible hacer UNA evaluación de la década presidenciales (ya que habitan tres presidencias) que hoy se cumple. Dicho esto, vamos aquí con una pocas líneas, para pensar algunos temas hacia adelante. 
En los últimos meses, y a tono con las próximas elecciones y la necesidad de empujar a la finalización de un ciclo político (mientras al mismo tiempo te dicen que el kirchenrismo se está derrumbando) asistimos al relato monocorde que afirma la instalación del absolutismo, el unicato, el régimen corrompido, el poder absoluto. Conceptos usados así sin demasiada explicación porque parece que los hechos se encargan de imponernos esta visión, que nos ahorra el trabajo de la demostración o la investigación empírica. 
Esos hechos, esa evidencia, por lo general se circunscribe a:  1) el objetivo de "controlar a los medios" Ley de Servicios Audiovisuales mediante, 2) no aceptar la búsqueda de consensos, que se manifestaría en ganar las votaciones en el Congreso de los proyectos de ley presentados por el oficialismo, 3) "politizar al Poder Judicial, e, 4) incluyamos, el haber intentado, y no obtenido de manera mayoritaria, sumar a la oposición al FPV, es decir cooptado. 
No me interesa discutir los endebles argumentos que según un notable grupo de opositores, entre ellos académicos, le otorgan al gobierno de CFK en particular los conceptos antes nombrados en torno del autoritarismo. 
Década por década, comparemos un poco lo que había hecho Carlos Menem en la década anterior.  Prefiero hacer eso, a comparar a los gobierno con los manuales que escribimos en nuestros escritorios y los actores políticos no son más que palabras, lo mismo que las crisis. 

1)Respecto de los medios, Menem fue el hombre que permitió la formación de la actual concentración, que ubica a Clarín en la cabeza de la pirámide(El único punto que Kirchner le sumó a la construcción de Clarín, fue aceptar la fusión de Cablevisión y Multicanal); hasta La Nación en su momento se había expandido a la radio (Del Plata) y con varias revistas que aun tiene. Pero en términos generales los dueños de los medios saludaron la política económica de Menem al menos hasta 1995. La Nación hablaba de Menem como "el esperado". A partir de aquel año, la voz disonante fue Mariano Grondona, para darte una idea de hacia donde estaba corrido el fiel de la balanza, que expresaba en los medios al progresismo.  
2) Menem no solo consiguió que la mayor parte de los legisladores del PJ le votaran casi todos sus proyectos (no todos, no le admitieron la reforma laboral ni la intromisión de las FF.AA. en seguridad interior), sino que también obtuvo el voto de la UCR de las dos leyes fundamentales de sus mandatos: la de Emergencia Administrativa y la de Reforma Económica. (Después de todo, ambas expresaban los anuncios de campaña del candidato radical, Angeloz). Por eso es cierto decir que allí hubo un gran consenso.
3) Respecto del Poder Judicial, Menem anuló las condenas a varios militares (tanto por delitos a los DD.HH., a los condenados por Malvinas, como a los carapintadas). Y desde luego la obra máxima, pobló la corte de incondicionales, algunos con nulos antecedentes. 
4) Apenas asumido Menem dedicó sus principales esfuerzos a destruir a sus adversarios políticos internos que habían constituido el triunvirato de la Renovación Peronista. Por una parte Carlos Grosso, intendente de Buenos Aires (salvo que alguno crea que fue el único corrupto de la historia argentina) lo vincularon a un escándalo de corrupción llamado la "escuela shopping". Renunció a su cargo y prácticamente desapareció de la política. Por la otra puso todos los recursos para que el plebiscito que apoyaría una reforma de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires y habilitaba una reelección de Antonio Cafiero como gobernador, arrojara un resultado adverso al gobernador; y así sucedió, con la UCeDe y los medios con la campaña al hombro. Cuando su casa estaba en orden, comenzó a expandir las fronteras de anulación de otros candidatos: fue destituido Angelóz en Córdoba, también por un caso de corrupción; la razonable intervención de Catamarca, también rendía frutos para controlar a los Saadi. Recordar que logró deglutirse a la UCeDe y otros pequeños partidos de centro derecha provinciales.      

Y aquí terminan estas palabras. no hemos dicho ni una palabra en materia económica, para hablar de la década. Otorgo el ejercicio, a quien quiera, de retomar la comparación de los "hechos" autoritarios del kirchenrismo y compararlos con el país desde donde se venía. Para jugar solo o en familia. 

La foto de aquí

2 comentarios:

Daniel dijo...

Realmente muy bueno, De Piero.
Pero se nos fue una década sin Independiente ni Racing campeones. Muy dura nuestra realidad avellanedesca.

Sergio De Piero dijo...

En fin, a mi s eme fueron varias en esas circunstancias...
Saludos!