domingo, febrero 28, 2010

Quejas: cuando la delación no prende

La semana pasada la Revista Noticias, informó, ya en tapa, que Anibal Fernández tendría una hija extramatrimonial. Este hecho, según ellos recontraprobado, habría el interrogante respecto de su continuidad como Jefe de Gabinete. (Aquí hay parte de la nota) Supongo que esperaban una bomba periodística con toda la prensa interrogando a Anibal Fernández o intentando localizar a la joven para hacerle la vida imposible. Nada de eso sucedió. Que yo haya leído ni un medio levantó el tema. El offside a Noticias le molestó y en el número de este fin de semana, en uno de los títulos menores de la tapa nos ilustra "Anibal Fernández: cómo hizo para que no se hable de su doble moral".

Noticias en particular y la editorial Perfil en general, han hecho culto del "buchonaje" (para hablar en criollo) como estilo periodístico, el cual puede usar en contra de cualquiera al que considere enemigo (por ejemplo los blog...). El año pasado había puesto en el diario Perfil, la foto de un muchacho fumando un "porro" en una marcha de los camioneros. Hoy busca congraciarse con otros espacio y nos cuanta el divorcio de Redrado. De todos modos su nivel de delación suele detenerse en los títulos, ya que la nota no suele contar ni el 20% de lo que promete. Pasa inmediatamente al potencial y a veces ni eso. O bien lo que en la presentación dio como afirmativo, pasa a una suposición en el contenido.

Pero el nudo es la concepción de la información, como el medio por el cual encontrar mierda en todas partes; no la capacidad de mostrar el revés de la trama, los proceso latentes o laberínticos que siempre encierran la política o la economía, sino limitar a ambas, a un asunto de actitudes personales ante la vida (como si el problema con la burguesía local, es que Franco salga con chicas que todavía juegan con muñecas).
Es, tal vez, un modo oblicuo de ser portavoz de los sectores dominantes no formando parte de estos, como sí lo constituye La Nación. Se escandaliza de la política como ellos, defiende el status quo, pero a cambio pide mostrar las miserias humanas de todos los que pueda. Una versión políticamente correcta de su melliza Caras


1 comentario:

RDM dijo...

Y, no, Don Roque. No es "tal vez". Me parece que es un sí rotundo. No me acuerdo dónde ni a quién escuché la semana pasada (pero lo saqué de algún lado, no es una idea puramente mía) que Noticias y Caras son, valga la redundancia, dos caras de la misma moneda.

Cuando ambas salieron, en pleno auge menemista, Caras aparecía como el vehículo de la ostentación de los ricos y famosos, mientras que Noticias se mostraba como la denunciadora de la corrupción y los desmanejos propios de una época, por cierto, pródiga en ellos.

Claro que uno rascaba un poquito el barniz de la "denuncia" y lo que encontraba era...la ostentación de los ricos y famosos. O sea, el mismo universo cool de Caras, pero vestido de un tenue ropaje de indignación que, por cierto, tenía que ver con las "personas" y no con las "cosas". Y que, a la larga, legitimaba tanto a unas como a otras. Porque es re-cool ver a Franco sacudiéndose en la disco con una bebota al lado. Ellos son ricos y famosos, entonces pueden bordear el estupro. Nosotros no. Vamos en cana. En otras palabras, ¡qué asco!, pero también ¡Qué envidia!

Ese alguien que no recuerdo dijo que esa ambigüedad de Noticias tenía que ver con entrarle a la clase media a partir de la denuncia de bajas calorías, para después hacerla consumir la versión de Caras que era el 80% de la revista. Supongo que algo de eso hay.

En todo caso, lo único que ha cambiado es que los límites de estos muchachos no se han ampliado, sino que lisa y llanamente han desaparecido.

Fuera de eso, habría que hacer un recorrido fino por la historia de Noticias y reconocerle una constancia en la defensa de sus patrocinadores que es difícil de rastrear en otros medios de la corpo. Salvo La Nación, claro. Pero es La Nación. No vamos a andar comparando.

Saludos.
RDM