domingo, diciembre 22, 2013

¿El regreso del dosmiltressismo?

Desde las elecciones de octubre, los discursos políticos opositores, con mayor énfasis los que provienen de la prensa, el kirchnerismo avanza decididamente hacia su extinción. Ya nada podrá detener ese colapso inminente, ni la operación de la presidenta, ni los cambios en el gabinete. Los políticos de la oposición navegan en el mar de las posibilidades y no quiere, la mayoría, embarcarse en la lectura optimista de los diarios, que ya le cuentan las horas al gobierno. Hablan entre ellos, son renuentes a colaborar con el oficialismo porque creen ver ese horizonte de retiro, pero su olfato, su experiencia, los llama a ser mas moderados. Para que el horizonte de les aclare, los principales medios opositores comienzan a publicar columnas e informes sobre los desastroso que es la intervención del Estado en la economía, la necesidad de un gasto público eficiente y acotado y uno no sabe si se equivocó y tomó sin querer un diario de 1988. Al ver que la misma nota está en internet y la web no existía en aquel año, se preocupa. Y mucho.
 
El kirchnerismo no está llamado por la historia a cumplir una misión. En el 2015 puede perder, puede ganar o puede que pase un combo de ambas cosas. El problema es que los que ya le dan partida de defunción, luego se sorprenden cuando ensaya algún cambio sorpresivo y entonces hablan de "jugadas" o "maniobras". La prudencia debería enseñarles algo.
 
Y mientras ¿Qué hace el gobierno? Sin dudas las expectativas siguen puestas en la presidenta. Para ello Cristina Fernández ha tomado una decisión que las oposiciones aun no se atreven a interpretar: se ha corrido de la escena. Aparece lo justo, se presenta para validar decisiones, tomar la jura de ministros, entregarle el sable a Milani. Poco más que eso. Imagino, que mediará los tiempos necesarios para recuperarse de la intervención quirúrgica, y también desde luego, medir los pasos luego de las elecciones de octubre. Por ahora lo que ha hecho, como primera lectura post electoral, es ampliar su base de apoyo: con el ingreso de Jorge Capitanich, los gobernadores por primera vez en 10 años de kirchnerismo, han hecho pie en la Jefatura de Gabinete. Por ahora es eso, y desde luego no es poco. Pero los movimientos no han sido uniformes, en el sentido de seguir un único patrón, y ha puesto a Kicillof en el Ministerio de Economía y a Fábrega en el BCRA; y ha buscado a su vez, no dejar huérfanos a los desplazados. Desde luego los cambios han venido acompañados de algunas medidas vinculadas, por ejemplo a los subsidios. Y quizás haya novedades en el ámbito agropecuario respecto de algunas demandas.
 
A esto yo, si me permiten, lo quiero llamar dosmiltressismo. Este es el modo de leer un resultado electoral no favorable en varios distritos para el oficialismo, y antes que salir a decir "¡¡perdimos, perdimos!!", como imploraban ridículamente algunos periodistas, el gobierno sale a reconstruir, pero mas o menos con los mismos actores; la reconfiguración de su sostén político es en todo caso dándole nuevo lugar al 2° y al 3° círculo (si el 1° era el kirchnerista puro, los otros dos provenían de otras tradiciones peronistas). Por lo pronto el anunciado a gritos saltos con garrocha hacia el massismo, no se produjo: gobernadores, intendentes y legisladores, siguen hablando de su pertenencia la kirchnerismo y del liderazgo de la presidenta.
 
Si la apuesta resulta bien, esto es si logra recomponer políticamente el espacio tras su liderazgo y a la vez resolver los picos mas complejos de la cuestión económica, Cristina Fernández tendrá un rol central de cara al 2015, en el modo en que el devenir irá presentando para pensar la sucesión presidencial.     

3 comentarios:

Ivan Popovich dijo...

moi interesante

vivi dijo...

La inflación es EL TEMA a resolver, y el único remedio recontra-probado y efectivo es la inversión genuina (interna y externa). En una economía con cepo eso no ocurriá... así que, yo mas bien creo que estamos en la otra punta del dosmiltressismo.

Y el salto al massismo no se da porque falta mucho para 2015, sería un suicidio hacerlo.

Sergio De Piero dijo...

Iván: gracias
Vivi: El tema es que los emrpesarios tienen los fondos para invertir (no se que es inversión genuina de no genuina) pero quieren una tasa de retorno más alta; bajar la inflación bajando costos, en particular salrios. Esa es una solución, pero yo paso.
Saludos!