viernes, marzo 15, 2013

¿Juan Pablo Bergoglio?



Un pesimista es un estúpido triste

Un optimista es un estúpido alegre

G. K. Chesterton





Aunque dentro de ciertas posibilidades, la elección de Jorge Bergoglio como nuevo Papa de la Iglesia Católica, no dejó de ser una noticia de esas que ocurren muy de vez en cuando. En algún sentido ese "muy" es todo lo amplio que puede: por primera vez, en 2000 años, un Papa no europeo (bueno mas o menos porque San Pedro si era Palestino no era europeo). El impacto por este sólo hecho será grande, desde luego según donde se ponga el ojo del impacto. Y me parece que en esa cuestión radica la evaluación que puede hacerse, o, mejor, el escenario prospectivo sobre este nombramiento.



La primera es una dato que arroja el hecho digamos estructural: es un hombre del tercer mundo y aunque sea un hombre conservador, que lo es, existe en esa pertenencia una imagen. Muchos ayer desde Argentina querían advertirles a Correa y a Maduro que estaban equivocados en su alegría. No. El punto es esa pertenencia, aunque Bergoglio, no tenga buenos ojos para la política kirchnerista. Para la Iglesia europea, no deja de ser una derrota: su peso en la Iglesia mundial es cada vez menos importante, y recurrir al “fin del mundo”, es muestra de ello. Por eso la pertenencia de Bergoglio al tercer mundo, aunque él no lo sea ideológicamente, es una señal de cómo América Latina ocupa lugares que antes eran exclusivos del 1° mundo. Y más datos en esa línea: el Opus Dei, tampoco logró colocar al Papa, ni Comunión y Liberación, el gran movimiento juvenil italiano, claramente conservador. Los movimientos dentro de la Iglesia, que parecían arrebatarle poder  a las congregaciones, tuvieron que ver la llegada del primer jesuita al papado.



Para el kirchnerismo es un golpe. No hay dudas. Un golpe cultural me decía alguien ayer. Claro, cualquier cardenal que fuera electo iba tener un perfil más o menos parecido (aunque había más conservadores) pero había una diferencia: no sería argentino y por lo tanto no había tenido tensiones con la presidenta. Si bien el kirchnerismo mantuvo relaciones con la Iglesia, ese diálogo no fue fluido, el cual comenzó muy mal cuando los dichos del obispo Baseoto, sobre el destino “marítimo” del entonces ministro Ginés González García. Y si bien el gobierno avanzó con el matrimonio igualitario, también es cierto que ayudó económicamente por ejemplo con la restauración de templos como el de Luján, y el trabajo articulado de Caritas, a través del Ministerio de Desarrollo Social. Pero abunda en varios ambientes políticos una lectura sobre la irrelevancia de la Iglesia católica. El año pasado los alumnos del seminario en la UBA, sobre historia política argentina reciente, me informaron que el tema Iglesia los aburría y que bien podía quitarlo del programa ya que no era importante. Les mando un saludo desde aquí.



Finalmente la cuestión planteada más inquietante: ¿Puede el papado de Francisco, siendo, la que fue, su postura política durante el kirchnerismo, afectar el desarrollo político de Sudamérica? Para señalar esta posibilidad todos han recurrido inmediatamente a Juan Pablo II. Este, de origen polaco, habría jugado un papel decidido en el derrumbe del socialismo soviético y sus satélites. En verdad esa versión es exagerada y en todo caso Wojtyla fue el hombre apropiado en el momento justo. Releo Historia del Siglo XX de Hobsbawm y encuentro muchas causas en la caída de los socialismo reales y aquel Papa, tiene poco en esa historia. Los proyectos políticos de Sudamérica que buscan ampliar horizontes, tienen sus problemas, pero no atraviesan una etapa de declive. Las victorias electorales lo sostienen y si bien existen oposiciones políticas, no logran, al menos por el momento, articularse en un movimiento político que sea capaz de cerrar un ciclo, a pesar de los continuos anuncios. ¿Se puede embarcar el Papa en generar ese proceso? ¿Existe ese lugar en la actual conflictiva agenda interna de la Iglesia? A pesar del peso del catolicismo en la región ¿puede ser exitosa esa tarea? ¿Los católicos a favor y en contra de estos modelos no se reparten más o menos iguales? ¿No tiene algún peso que en su último twit Hugo Chávez haya nombrado a Cristo? Durante el siglo XX existió un modelo de Iglesia dispuesto a llevar adelante esa injerencia en la política ¿es esperable ese horizonte? No lo se, pero no deberíamos analizarlo, con la mirada puesta en el proceso polaco, sino en la de los movimientos políticos de América Latina, hoy.

8 comentarios:

Moscón dijo...

La empresa es católica(universal)apostólica ROMANA,sus intereses económicos alicaídos en los países católicos europeos no tienen otra salida que sumergir el proyecto continental Suramericano.Ayer se quejaba la OCDE de la industrialización argentina y la pérdida que significaba la caída de importaciones a la economía de la zona euro.
Que mejor que un baqueano para saber los puntos vulnerables y negociables,los centros neurálgicos que hay que tumbar para seguir con el status quo.
Pancho no será bueno para nosotros.

Sergio De Piero dijo...

Para mi ese es el signo de interrogación. Sin duda la tensión está

daniel z dijo...

Que muchos iban a hacer el paralelo Juan Pablo II:socialismo real/Francisco I:populismos latinoamericanos era de esperar.Coincido en que sobreestiman el rol real que el primero cumplio en la caida del regimen sovietico y sus satelites.Tuvo quizas un papel mayor en Polonia y si consideramos la evolucion politica polaca posterior muchos que hoy celebran a Francisco en nombre del dialogo,la convivencia y la tolerancia no serian tan optimistas.Por otra parte la posicion de la Iglesia en la Europa comunista,donde subsistia como una organizacion casi al borde de la ilegalidad y constituia la base de la resistencia, era muy distinta a la que hoy tiene en America Latina,donde es parte del establishment.Francisco es un Papa conservador como lo fueron Benedicto y Juan Pablo II y como lo hubiera sido cualquier otro que hubieran elegido en su lugar.Es la confirmacion de una tendencia que se mantiene desde los 70 como reaccion al tercermundismo.

Sergio De Piero dijo...

Daniel Z: firmo todo.

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Martin Wallach dijo...

Yo fui uno de los que comentó sobre el tema Iglesia en el Seminario. Con el diario del lunes en mano, todos ganamos el prode.

Saludos!

Sergio De Piero dijo...

ja ja. Igual nadie esperaba algo como esto

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.