domingo, julio 01, 2012

¿Es el quiebre?

Hay problemas económicos. No es brindar una novedad lo que pretendo, sino observar si esa crisis puede ser remontada como la de 2009, o si estamos en otra situación. Con crisis económica a ningún gobierno la va bien, y esa es la dimensión que algunos plantean hacia adelante. 
Moyano, el sindicalismo, le hizo una plaza opositora al gobierno peronista. Bueno kirchnerista. Esa es otra discusión. Le hizo la plaza, esa sí es la cuestión. Algo se rompió. Pero como te dicen los médicos, hay que esperar unos días, unos meses tal vez, para ver si la fractura es grave o si se puede volver a su casa caminando y alcanza con el reposo. 
El gobierno perdió, al menos por ahora, un aliado clave para cualquier presidencia, pero mucho mas para una peronista, por tradición y por convicción. El peronismo gobierna con la clase trabajadora, Si lo hace en contra, como Menem, bueno, te quedas como muy poco del peronismo, en tanto idea del poder. Por lo tanto la plaza es un golpe, habrá que ver que tan duro. Los esfuerzos de las columnas de Clarín de hoy, domingo 1 de julio, por releer lo que es llenar una plaza, que estaba repleta, que siempre se mienten con los números, etc.,  son la evidencia que la convocatoria no fue el éxito que esperaban. Allí hay una señal: sectores opositores, espacios que se sienten perjudicados por el impuesto a las ganancias, no creyeron que Moyano fuese una canalización deseable de su reclamo o de sus estrategias. El apoyo de Macri, otorgando asueto en la administración pública de la ciudad, no alcanzó para convertirse en un apoyo político decidido al paro. En ese sentido fue una jugada a lo Macri, mostrando un poco, pero nunca la cara. Los sectores medios indignados y caceroleados ausentes de una brújula política fueron escasos, muy escasos el miércoles y acaso por esa falta de rumbo, ni se juntaron el jueves, luego de un mes de protestas. A sus reclamos no se subió ni siquiera el PRO, al menos públicamente. El FAP, según dicen, recorre el país intentando crecer en aquellos lugares cuyo peso propio es casi nulo, lejos de los retumbes mediáticos. 
Norberto Galasso señala hoy en Tiempo Argentino que Yasky en definitiva es el único secretario de una central obrera junto al gobierno de Cristina. Pero eso no debería ser leído como un aislamiento del gobierno, ya que no existe una construcción política que esté acumulando. Las ambulancias no alcanzan para las estrategias de poder. 
¿Es el quiebre? Sólo si la situación económica se vuelve mas inestable, léase peor para los sectores populares y medios - medios, el kirchnerismo podría tener problemas políticos y afectar su estabilidad. Como suele suceder a veces en las promociones del fútbol, depende de si mismo.   

No hay comentarios.: