martes, julio 17, 2012

Las olas y el viento

Cuando las cosas se ponen un poco complicadas, cuando se instala la sensación de que algo puede cambiar, emergen, con mayor o menor volumen, las voces que proponen y naturalizan la salida. El viento de cola se habría parcialemnte terminado (aunque ahora resulta que las condiciones externas no tienen ninguna implicancia en la economía nacional) y sentados en la playa podemos ver llegar las viejas olas. 
Así, la semana pasada Miguel Angel Toma, el ex diputado y Secretario de Seguridad de Menem, lanzó la idea de privatizar Aerolíneas Argentinas, para con ese dinero, combatir la inseguridad, replicando el viejo principio de almacenero (con el repecto de ese sagrado lugar) que supo desarrollar doña Rosa. El domingo 15 de julio, también en Clarín, Rodolfo Terragno afirmaba que la Argentina carecía de un modelo económico y que por lo tanto debía darse la empresa de generar uno. Y allí había que apuntar al crecimiento y bajar la inflación, pero desde luego, proveer una "malla de contención para los más pobres". La inclusión social no es un objetivo inmediato del crecimiento, sino una consecuencia a largo plazo (¿derrame?). En el mismo diario, hace unas semanas un empresario miembro de ACDE (Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa) se refería al Estado empresario a contramano (supongo que del 1° mundo) que tenemos hoy en la Argentina, pues lo que puedan hacer los privados no lo hará el Estado. Sólo tres de una lista bien larga. Cada día un poco más. La semana pasada se cruzaron varias notas en distintos medios para imponer, otra vez de manera exclusiva, el criterio contable para evaluar políticas públicas: con la plata de Futbol Para Todos, se podría hacer, etc. etc. (alguien advirtió que también se podrían hacer otras cosas con los fondos del Teatro Colón). Y mañana lo diran de la AUH (ah cierto "la canaleta").
Hay problemas: hay que pagar deuda, mantener el superavit comercial, los problemas fiscales, y gobernar este país que no es poco. Ante disyuntivas, ante la presencia de crisis ciertas (la fractura de la CGT es una crisis, e importante, números en economía lo son, etc.) emerge hoy con mayor decisión el paradigma de volver para atras. Como dicen que les sucedió a los judios cuando llevaban años fuera de Egipto "bueno allá la cosa no estaba tan mal". Las recetas simplificadoras vuelven a presentarse, con la idea de que el Estado en realidad es un estorbo, un depredador de recursos a través de los impuestos (quiero recordar que no ha habido reforma tributaria) o con planes sociales que da de comer a los que no quieren trabajar. La ola no trae grandes novedades sino algunas propuestas aminoradas sobre la confianza en los mercados. No se trata ahora de ponernos paranoicos. Así funciona la política económica como pugna. Por eso la importancia de sostener lo construido, y seguir creyendo en el empleo como forma de inclusión; si se sostiene esa variable, las otras acompañan detrás; si entregas esa, las otras repiten el mismo principio. El desafío será encontrar el modo en retomar los niveles de competitividad, sin ceder a las presiones devaluadoras. Las voces no son negativas para el 2013, quizas con lo que hay se pueda aguantar, pero para que no vuelvan las viejas olas, habra que impedirles que la playa les abra espacios. 

9 comentarios:

iris dijo...

Como en el cuento de Alicia al otro lado del espejo, si no corre muy rápido existe el riesgo de retroceder.

Hérnan P Herrera dijo...

Genial Depi.
Todo Estado de Bienestar se corta por lo más delgado que sería la inflación en términos macro y la corrupción en tanto lo grande debe ser ensuciado para voltearlo. Por eso yo critico a los alegres denostadores de la corrupción sin pruebas, porque en realidad quieren atacar el pdoer del Estado.
Te dejo un link a un editorial de LN donde parece que el mundo es plano y la tortuga que lo sostenía se cansó y mandó a mudar: http://yaesta.blogspot.com/2012/07/cada-vez-mas-aislados-del-mundo.html

Sergio De Piero dijo...

Cuando dicen "y pensar un esquema de cotnención para los mas pobres" es porque fija que los piensan cagar.

fguzzi dijo...

Muy bueno.
Hasta vuelve a aparecer en los medios el fantasma Cavallo.
La poca memoria de muchos en favor del interes de unos pocos, el excesivo individualismo para calificar una gestion de gobierno combinada a su vez con el reclamo constante al Estado. Ni un paso atras.

Ricardo dijo...

Es casi un reflejo pavloviano de la derecha ya: apenas existe alguna grieta, colar el mensaje de que es culpa del tamaño del Estado, o de que el Estado no deje actuar libremente a los privados, que "gestionarían" mejor, etc., etc.

Justo justo lo que están diciendo unos cuantos en España.

Zangrossi dijo...

y reapareció el Caballo.....pongan los fideos.....
Saludos

Sergio De Piero dijo...

Ahora, si tienen que mostrar a Cavallo para criticar al gobierno...están un poco atras no?

Dany Turco dijo...

Dotorrrr...¿vio que los paros, conflictos, protestas a la vera de las rutas, puebladas, anque cacerolazos POR TIEMPO INDETERMINADO no los pueden sostener por más de 2 días?
¿Será que sobredimensionar los problemas para socavar no se sostienen en el tiempo?... Si hasta bajaron un poco el índice de inflación del Congreso, por si le piden a Macri aumentos proporcionales a los números que él sostiene...
Dany Turco

Sergio De Piero dijo...

No se cual de los párrafos me gusta mas