miércoles, mayo 02, 2007


Unos investigan...otros venden
La tensión entre los hombres de la academia y el periodismo es bastante vieja. La pelea no es por ingresos (solamente) sino porque quién impone su autoridad para definir un hecho hiostórico: categorizarlo, enmarcarlo, en definitiva, juzgarlo. La gente de la prensa vive urgida por la inmediatez de la nota; la academia trabaja con plazos extensos, que para algunos no deben haber pasado menos de 50 años para referirse academicamente a un hecho. (nosotros no creemos en ese cientificismo, si se me permite el arcaismo) Entonces todo bien si los periodistas escriben en los diarios y los académicos lo hacen en los libros: bomberus manguerus no pisarem. Hasta que a alguno se le ocurrió que podía dar el saltito. Pero no ahora: Alberdi y Sarmiento escribían en diarios. Felix Luna, sin ser periodista sino abogado, encabezó la nómina de los que creyeron que no habia que esperar 50 años y se podía escribir de historia...y vender. Pero el salto en serio es en los '90, con la catarata de libros sobre cuanto hecho político se te ocurra, y la estrella acá fue claramente Horacio Verbitsky con el "Robo para la Corona" que se vendió hasta en las verdulerías. (De paso, no fue el primer libro sobre la corrupción en el menemismo, los primeros fueron el de Hugo Barcia y el maestro Noberto Ivancich, con La Carpa y la Traición de Alí Baba). Y de ahi en mas unos cuantos se empezaron animar con escribir sobre cada privatización, cada escándalo, un gobernador, dos, tres, un ministro, la familia, etc. La mayor parte se vende hoy en los saldos. Pero varios también comenzarona darse cuenta que mas fácil que escribir libros era resumir los que escribían otros. Así apareció y vendió no menos de 10 ediciones "Argentinos" de Jorge Lactosa, que al decir de Luis Alberto Romero, " a cada página nos sorprende con lo obvio", pero había que ver en el subte, tres o cuatro por vagón comiéndose esa historia argentina. En fin y claro salta la envidia de no poder vender esa cantidad de ejemplares no?, porqué negarlo. Bueno la cosa es que ahora Verbitsky, o Adjetivisky, como lei por ahi acaba de sacar un nuevo libro "Cristo Vence", sobre la historia de la Iglesia en Argentina, en tres tomos. Todo bien con el Horacio, pero ¿Cómo se puede sacar un libro por año y ahora este que se remonta desde la colonia hasta el siglo XX? Según él fuentes novedosas y únicas pero que no pude detallar muy bien según dice en el prefacio. ¿Y entonces Susana Bianchi, Roberto Distefano, Aldo Ameigeiras y toda la gente del CEIL, el grupo GERE de Filosofía y Letras y montones de gente que lleva años en el tema (especialmente cuando nadie le daba importancia al tema). ¿Porque no se dejan de escribir en dificil y hablan con Planeta o Sudamericana y sacan no uno sino dos libros por año? Pero bueno en fin, parece que en la distribución social del trabajo algunos investigan y otros venden. Ademas Horacito, estamos un poco monotemáticos ¿no? Con este es tu tercer libro sobre la iglesia (que se merece unos cuantos mas por su actuación en la dictadura), pero para cuando uno de casa ... digo empresas periodísticas, periodistas y dictadura, empresarios y dictadura. No estaría mal.

4 comentarios:

Jorge Y. de la G. dijo...

Muy buen post, mi estimado Dotor, y gracias por citar mi blog. Ahora ojo, lo de Adjetivisky es copyright de Hard Core, no lo olvide!

Muchos saludos.

Avallay dijo...

Gracias, su blog merece ser citado varias veces. Si, debí hacer mención al amigo Hard Core.
Saludos,

Norman dijo...

Escribir un libro "Periodístico" por año, es fácil. Yo sé lo que te digo.

Avallay dijo...

Como dije, algunos investigan y otros venden..y algunos escriben y otros firman