lunes, diciembre 10, 2012

¿y ahora?



El festiva/acto que está terminando mientras escribo esto, es de alguna manera el cierre del clima que abrió la Cámara al dar a conocer que extendía la medida cautelar a favor de Clarín. El golpe no fue menor porque desmontó, de manera innegable, la apuesta al 7D, como línea de partida para iniciar la desconcentración de medios, en particular de Clarín. ¿Pecó el gobierno de cierta ingenuidad al poner esa fecha límite? ¿Lo hizo para de algún modo crear un clima que forzara los jueces a expedirse, poniendo como central que se trataba de una Ley con amplio respaldo legislativo? No lo se. En principio sólo puede decirse que la estrategia no resultó exitosa y el 7D de pronto, simplemente se esfumó.
Pero ese dato, no puede leerse, sin tener en cuenta el discurso de hoy de Cristina Fernández en la Plaza repleta. Y esto muy en particular porque luego del “tropiezo ante la actitud de la Cámara, no faltó quien ya sentara en el sillón de Rivadavia a Lorenzetti . La plaza de hoy, además de la multitud, marcó un discurso de Cristina en algunos rasgos fundamentales, que no la dejan a ella y su gobierno, librado al azar de las decisiones judiciales.  
“Esperaremos”. Fue, me parece, el mensaje más claro de la estrategia, a pesar del mentado 7D. Cristina al indicar que la ley tarde o temprano se impondrá también a Clarín (el único medio que interpuso una cautelar), le bajó los decibeles que el mismo periodismo le había impuesto a la cuestión en tanto que el gobierno la entendía como batalla final. No hay tal, porque ni se sueña con la inconstitucionalidad del artículo 161 de la ley, lo que pondría al gobierno en una situación de debilidad. La inviabilidad de esa posibilidad la han explicitado hasta los mismos medios opositores, salvo Clarín. Con esto remarco que el gobierno, si bien no bajó sus críticas al poder judicial, no creyó que la cuestión debía centrarse en redoblar una apuesta de enfrentamiento con los jueces. Les dijo, que iban a esperar
Y también por eso, llama la atención que varios analistas pasen por alto la centralidad del la oposición de Clarín de adecuarse a la ley con frases del tipo “hay otros artículos que no se cumplen, y el gobierno sólo se concentra en el 161”. Es como negarle al política a cualquier decisión del Estado en forma de ley. Es creer que una ley, es simplemente un reglamento como el de evacuación en caso de incendio.
Además en este asunto, el gobierno no tiene el acompañamiento del resto de sistema político. El resto de los partidos, incluso quienes apoyaron la ley, prefiere el silencio. Seguro porque evalúan que no ganan nada exponiéndose, y acaso, sientan que el gobierno pierde algo, en toda esta cuestión. Y en referencia a lo político, también aparece claro que al gobierno, puntos más de popularidad, puntos menos, le queda espalda para seguir con la alianza que tiene hoy en día y que no se ha resquebrajado. Porque con al movilización del domingo, quiso mostrar también que sin el apoyo masivo del sindicalismo, también podía llenar la plaza; y a su vez, que los intendentes del conurbano siguen dentro del espacio.
Es decir, si la extensión de la cautelar fue una noticia no esperada, al gobierno, aunque sorprendido, lo encuentra con los reflejos rápidos y la convocatoria, intacta. Por ahora, para las elecciones, falta mucho.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Dotor, no va coma entre sujeto y predicado. Saludos.

Sergio De Piero dijo...

Que capo! gracias (sin ironía)

DP dijo...

Sí, muy "bueno" lo de CFK: llenó la plaza para decir que la deuda externa (que paga puntualmente) es "de todos y todas", de los 40 millones que habitamos este país... además de otras sandeces como reivindicar a Yrigoyen y a Alfonsín:
http://eldiablosellama.wordpress.com/2012/12/11/cfk-y-su-discurso-en-el-aniversario-de-la-democracia-falsificacion-historica-y-maniqueismos/

DP