sábado, diciembre 15, 2012

Hablar de política. Hacer política



Existen muchos espacios institucionales o sociales simplemente, para lo que se dice “hacer política". De todos ellos desde luego las instancias de gobierno, cualquiera de los tres poderes del Estado, son sin duda los que producen mayor impacto (Remarco lo de tres poderes). Y tampoco es muy difícil de asegurar que el Poder Ejecutivo es el espacio con mayor visibilidad y herramientas institucionales y de las otras, para poder plasmar políticas e impactar en la vida cotidiana y en el rumbo general de un país. De allí que hacer política de la oposición es fácil en el nivel discursivo (hago eso me opongo q todo o casi los que haga el gobierno) pero es más difícil hacer política diferenciándola del mero discurso. Eso sucedió sierre y cualquier latitud (iba a decir “acá y en la China, pero justo allí no con su partido único).
Por eso mientras son oposición los partidos nacional, juegan las cartas que tienen: sus legisladores, sus gobernaciones so intendencias y desde allí buscan ganar visibilidad, limitar al gobierno nacional y presentarse como alternativa.  
Entre nosotros, la oposición enfrenta un escenario difícil porque gobierna en algunas pocas provincias, en la CABA y tienen un bloque importante en el Congreso. El problema es que se trata de partidos distintos: el PRO que gobierna la Capital Federal, no tiene peso en el Congreso donde si lo tienen la UCR. El FAP que gobierna una provincia grande, es moderado aún en ambas cámaras. Por dónde se la mire la ecuación tiene sus complicaciones.

 
Ante esta situación, la oposición opta por subirse a otras agendas que al menso tienen impacto en los medios de comunicación (muchas veces porque son las agendas de los mismos medios). Con sólo horas de diferencia, esa agenda sufrió dos golpes: el juez Alfonso avaló la constitucionalidad de los artículos 45 y 161 de la Ley de Servicios Audiovisuales y el Tribunal de Mar, determinó que la Fragata es buque de Guerra y debe ser liberado. No es necesario recordar los cuestionamientos a al Ley de Medios de casi todo el arco opositor y los programas de TV visitados, para justificar el rechazo a la ley en nombre de la libertad de prensa. (Que no fue nunca el punto en cuestión debatido en la justicia). No se olvidará tampoco que algunos opositores propusieron hacer una colecta par pagarle a los fondos buitres de manera que liberaran a la fragata Libertad. Acaso el aliento al 8N, tuvo también mucho de estas cuestiones.

En fin, la cosa es, me parece, que la oposición ante la dificultad creativa de hacer política, se resigna sólo a hablar, en una constelación de temas, que no parecen ser los que conectan con la construcción de una alternativa política al Kirchnerismo. Y cuando finalmente aquello que parecía es stalinismo es avalado por al justicia y la Fragata pone velas para su puerto, la construcción generada se vuela, como las palabras.

1 comentario:

Dany Turco dijo...

Dotorrr... ¿Y las 20 sanatas... digo: ideas de Binner?