sábado, septiembre 23, 2017

El "lugar" de la mujer en la política. Del siglo XXI al XIX





Discurso de la Vicepresidenta de la Nación, Lic. Gabriela Michetti, ante la asamblea General de las Naciones Unidas, 21 de septiembre de 2017. (Extracto)



"Celebro el hecho de que, en cada rincón de nuestro planeta, se difunda una renovada visión sobre el vital y distintivo aporte, que las mujeres podemos y debemos hacer, siempre y cuando, pongamos en juego, los atributos de “lo femenino”.

¿De que estoy hablando? De una disposición natural a unir, en un contexto en el que las fuerzas desintegradoras parecen prevalecer; de una vocación por la visión a largo plazo en tiempos de incertidumbre; de la capacidad de nutrir y de tener una mirada empática, todos atributos de lo femenino, que son imprescindibles.

Estos atributos son vitales, pero no patrimonio exclusivo de las mujeres. Tampoco somos las únicas necesarias para alcanzar las metas que nos planteamos. Sería contraproducente sacrificar el aporte de cualquier género, cultura, tradición o religión en el altar de nuestros prejuicios. Necesitamos de todos" Fuente



Palabras de Bernardino Rivadavía, Ministro de Gobierno, para argumentar la fundación de la Sociedad de Beneficencia, en Buenos aires, el 2 de enero de 1823: 


"La naturaleza, al dar a la mujer distintos destinos y medios de hacer servicios, que con los que rinde el hombre, para satisfacer sus necesidades y llenar su vida, dio también a su corazón y espíritu cualidades, que no posee el hombre, quien, por más que se esfuerce en perfeccionar las suyas, se alejará de la civilización si no asocia a sus ideas y sentimientos, los de la mitad preciosa de su especie. 

Es, pues, eminentemente útil y justo acordar una seria atención a la educación de las mujeres, a la mejora de sus costumbres y a los medios de proveer a sus necesidades, para poder llegar al establecimiento de leyes que fijen sus derechos y sus deberes y les aseguren la parte de felicidad que les corresponde. Mas no hay medio que pueda contribuir con tanta habilidad y eficacia a la asecución de tan importantes fines, como el espíritu público de las damas que, ya por la situación distinguida que han obtenido, como por las dotes de su corazón y de su espíritu, presiden en su sexo y prueban su aptitud. Ellas no pueden dejar de aprovechar con una ansiosa solicitud, la primera oportunidad que se les proporciona, para reducir a hechos las verdades que se han indicado y otras muchas que no les honrarían menos..." Fuente

No hay comentarios.: