martes, abril 25, 2017

Sala de Armas





Un grupo de jóvenes sentados desordenadamente en un patio militar. No nos conocemos. Estábamos ahí porque la ley nos obligaba. Al rato, no recuerdo cuanto tiempo pasó, nos separan 30 años de aquel hecho, apareció un hombre de poco más de 50 años, ligeramente obeso, calvo y con el rostro adusto. Imagino que se presentó (luego lo veríamos durante un año entero): era un teniente coronel y nos avisaba que a pesar de la convocatoria, aún no ingresaríamos al Ejército Argentino, y que por lo tanto podríamos pasar las pascuas con nuestras familias. “Que tengan una felices pascuas” saludó. Era el miércoles de la semana santa de 1987. Nadia podía saber el valor político de ese mismo saludo, pronunciado por el Presidente de la Nación, tan solo 5 días después.




El resto en Revista Mestiza

2 comentarios:

Marco dijo...

Un placer la lectura.
Agregado a nuestro blogroll.

Un saludo.

http://macrilandia.blogspot.com

Sergio De Piero dijo...

Gracias! Ahi los sumo!