jueves, julio 28, 2016

Hipótesis de corto alcance sobre la reunión Macri - Tinelli



Primero fue en versión pelea mediática y luego en versión reunión. El presidente Mauricio Macri y el conductor de televisión Marcelo Tinelli, tuvieron algo que se dijo fue un duro enfrentamiento, coronado en una amable reunión. 
En el medio, muchos votantes PRO se encargaron de criticar con dureza al conductor calificándolo con e peor de los agravios: "kirchnerista". Fueron anónimo quienes le espetaron ese objetivo, pero también los hubo públicos, como Fernández Díaz enojadísimo con Tinellí desde La Nación. 

Y después se reunieron y se sacaron una foto. Y lo que seguramente el macrismo esperaba que fuera el cierre de un capítulo, despertó la indignación en cadena de numerosos periodistas que quieren ser simpáticos con el gobierno de Cambiemos. En TN, e América, en los diarios, se repitieron las voces críticas hacia el mismísimo Mauricio Macri por frívolo, por replicar al menemismo. Y ellos fueron los que se sintieron ofendidos, porque imagino que las ciudadanas y ciudadanos que cotidianamente la pelean, el tema los tiene sin cuidado, por decir lo mas leve. Si se pelea o si amigan. Entonces ¿qué fue lo que molestó a los periodista del establishment? Le dicen, con mayor  menor claridad a Macri, que se ocupe de la agenda pendiente y que no haga la plancha. Que restan muchos ajustes por hacer y cierta gente por meter presa. Que la batalla recien empieza y que no puede distrarse en temas tan menores como los chistes de la TV. Me parece esa una hipótesis plausible, para explicar una reacción casi, casi violenta, por parte de un periodismo dispuesto a apoyar, si vamos a cambiar todo lo que deba ser cambiado; y que el ajuste que se llevó adelante hasta ahora, apenas se insinúa. 


Foto publicada en el diario Clarín