martes, marzo 29, 2016

Corrupción



Hoy los amigos de la Maestría en Políticas Públicas para el Desarrollo de FLACSO, me invitaron a compartir una mesa para abrir el año académico. Uno de los asistentes preguntó sobre el fenómeno de la corrupción y cuanto afectaba al sistema político. Recomiendo este artículo, del amigo Martín Astarita, mientras yo contesté lo siguiente:

1. Las denuncias de corrupción existen porque efectivamente hay casos de corrupción con dinero público utilizado para fines privados (que van desde el desvío de fondos, las coimas hasta la evasión impositiva)

2. El aumento de las denuncias de corrupción manifiestan, por parte de los políticos que las llevan adelante, una debilidad política notable. Cuando se pierde poder en el ámbito electoral por ejemplo, se sale a disputarlo con estas denuncias.

3. Las denuncias de corrupción se generan principalmente en el ámbito mediático, antes que en el judicial. Los medios no tienen otros recursos que las denuncias, ya que no son ni un partido político, ni un sindicato, y por lo tanto no tienen otros recursos de poder, que el manejo u orientación de la opinión pública; en ese sentido la sensibilidad que genera el tema de "la corrupción" (vinculada exclusivamente a los políticos y no a los empresarios) logra atraer la atención de buena parte de los televidentes, lectores u oyentes.

Esto es: las denuncias de corrupción, se presentan como un medio para alcanzar otros fines, que lograr una sociedad con menores índices de corrupción.

Eso es todo.


miércoles, marzo 02, 2016

Relato macrista. Primer paso



Y un día Macri usó la palabra. Hasta ahora el PRO no había buscado generar política desde el uso de la palabra. La fiesta, el marketing, los gestos, y desde luego la gestión en la CABA, habían sido los modos de expresar su política. 

Desde el 10 de diciembre, el PRO dejó de ser una promesa y gobierna la Nación. Por ello, ahora, en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, decidió emitir su primer discurso político propio, contundente. Recordemos: el día del triunfo de Rodríguez Larreta como Jefe de Gobierno de la CABA, Macri expresó que ellos continuarían casi todas las políticas del kirchnerismo; luego, en la campaña presidencial apuntó siempre a los tres ejes (inflación, corrupción, inseguridad) pero poco sobre lo que un gobierno del PRO representaría. Ayer el presidente Macri hizo uso de la palabra con una voluntad que, me parece a mi, nunca le habíamos notado. Hubo firmeza; hubo levantamiento de la voz; hubo frases fuertes hacia atrás y algunos dibujos hacia adelante. 
Este lenguaje se inscribe si, en una ruta ya trazada: el "ni vencedores ni vencidos", no llegó mas allá del 10 de diciembre. Ahora la política es ruptura casi total en términos discursivos con el gobierno anterior (aunque se vean obligados a llevar al presidente Hollande al Museo de la Memoria en la ex ESMA, al Centro Cultural Néstor Kirchner y al Museo del Bicentenario, todas obras del kirchnerismo) y también, desde luego, en el principio económico rector, de "librar a las fuerzas productivas". La Alianza Cambiemos sabía desde el primer día que su tarea no podía ser la continuidad del kirchnerismo en modo liberal. Sin identidad propia, esta alianza se condenaba a un rumbo incierto, a un existencia sin identidad política, y por lo tanto con una peligros cercana fecha de vencimiento. 
Por eso Macri dijo lo que dijo. En parte lo han hecho todos los presidentes que recordamos: el pasado como referencia de hacia no se desea volver. Alfonsín rememoraba el horror de la dictadura; Menem la desesperante hiperinflación; Kirchner el abismo del 2001. Como Macri no es electo en circunstancias críticas, ni económica, ni sociales ni políticas, (huelga decirlo con problemas en las tres dimensiones, como expliqué en el post anterior) se encuentra en la necesidad de verbalizar la idea de esa crisis que no se hace evidente en la vida cotidiana. Por eso el discurso tomó ribetes agresivos hacia el gobierno precedente con una dureza que no se le recuerda a ninguno de los presidentes anteriores (utilizó palabras como patotear, irresponsabilidad, la peor situación fiscal en décadas, Estado desmantelado, etc.); las palabras del presidente buscaron hacer evidente lo que no parece serlo para la mayor parte de la población: el gobierno hereda una situación terminal. Por eso levantó la voz mas de una vez. Por eso no tuvo un solo gesto de acercamiento hacia el FPV e incrementó la hostilidad verbal (que hizo gritar a mas de un legislador, dejando a Macri en posición de agredido). Luego el bloque de diputados del FPV, emitió un documento de respuesta al presidente, con mayor contundencia política que las interrupciones en la Asamblea.

Y para comunicarse con su base electoral les habló en un idioma conocido: el de los medios. "La corrupción mata" expresó, utilizando un latiguillo gestado en los medios masivos, para referirse a las tragedias de Cromaño y Once, aunque no de Iron Mountain...Utilizó incomprobables cifras de homicidios. Dijo que las nuevas universidades estaban bien, pero que allí muchos no iban a estudiar sino a hacer política. Que las obras públicas no se hicieron o que se gastó de mas...Y al final prometió, como lo había hecho el general Lonardi en 1955: "me comprometo a publicar todos los datos, área por área para que todos los argentinos sepan el estado en que la Argentina en diciembre de 2015" (Mi amigo el Escriba, me hizo conocer esto; el lector con tiempo, puedo ingresar en esta grabación a partir del minuto 12:59, y escuchar al propio general Lonardi, pronunciar palabras que le serán familiares). 

Este fue el primer paso: dejar en claro de qué pasado el PRO quiere diferenciarse; y para hacerlo puso por primera vez a Macri como emisor de un discurso político propio y algo más sólido. Los ejes centrales son, por ahora los mismos: pobreza cero, combatir el narcotráfico y unir a los argentinos. Banderas muy generalistas, que le sirven para generar una identidad basada en "esos 3 o 4 problemas que tiene la gente común que no está politizada". Por eso el PRO no apela a la movilización porque no espera construir desde allí. Por eso mismo resultó un poco ridículo que amagara con una concentración de apoyo popular que jamas podría producirse; no es allí donde construye poder. 

La construcción imprescindible de un relato ha comenzado. La alianza Cambiemos apuesta al cimiento de la clase media para montarlo; al sentido común ya instalado y que ve en la inflación el mayor de los males...hasta que el desempleo pueda ser un mal peor para algunos sectores. Por lo pronto iremos recibiendo mas mensajes de este relato que deberá combinar la crudeza del neoliberalismo, con la "buena onda" y un mensaje de unidad en torno de un centro que, por ahora, está vacío.