miércoles, octubre 05, 2016

Un Leviatan inverso



Cuando vi la foto por primera vez, tuve dos sensaciones. La primera es que me costaba distinguir, en medio de ese entrecruce de cuerpos con sus brazos, piel tensa y huesos que emergen, quiénes estaban allí. Una vez que vi la imagen de Luiz Ignacio "Lula" Da Silva inmediatamente recordé la portada original del Leviatán de Thomas Hobbes




El lector no ignorará que el cuerpo de ese hombre/estado que consagra Hobbes, está formado por miles de hombres y mujeres que lo componen y le dan forma. Pero ese Estado, aun nacido de la voluntad de los hombres, una vez creado, se impone sobre ellos. Los supera, garantiza sus vidas y sus propiedades, pero a cambio de que los hombres deleguen en él sus voluntades políticas. "Los hombres se imponen estas restricciones para procurar su propia conservación" dice el mismo Hobbes en las primeras líneas del capítulo XVII. El estado leviatánico, protege a la sociedad, pero queda por fuera de ella, libre incluso ahora de la voluntad de sus miembros quienes quedan incorporados a su cuerpo.

La imagen de Lula es justamente todo lo contrario. Es él el que avanza sobre la multitud. Es él quien se funde en ella, pues la sociedad existe antes que él. Es Lula quien confía en los brazos curtidos de esos hombres y mujeres que lo reciben para incorporarlo, que lo hacen parte de ellos, el pueblo. Para que un dirigente político sea acogido de ese modo, tuvo que haber conectado algo imprescindible con todos y cada uno de ellos. Lula se deja abrazar, pero también absorber. No necesita custodios, ni actos ensayados. Pero no es un acto del estado de naturaleza. Ellos saben qué significó Lula en sus vidas, y por eso no quieren soltarlo. Por eso quieren asegurarse que esté dentro de ellos. Mientras el Leviatan exigía la entrega de la voluntad; aquí, a la inversa, el pueblo le pide al líder que se entregue todo él. 

Ya lo se. El PT es también el Brasil de hoy. Fue parte de la trama que derivó en este presente. Pero allí está Lula y ese allí es el pueblo. O mejor: allí está Lula, EN el pueblo. También aquí, tal vez, son uno solo. 

No hay comentarios.: