viernes, febrero 06, 2015

Los acuerdos Roca - Runciman y Argentina - China 2015 y la Sociedad Rural

Luis Duhau, Presidente de la Sociedad Rural Argentina. Discurso pronunciado el 9 de noviembre de 1927, ante la Cámara Argentino Británica.

"En los años de intensa perturbación posteriores a la guerra, florecieron abundantemente los profetas económicos. Con mano fatídica nos señalaban la decadencia de la Gran Bretaña...Esa profecía ha tenido el mismo destino que las otras. Los hechos nos están demostrando cómo la industria británica tiene un caudal insospechado de vitalidad y empuje, puesto de relieve en la expansión de sus actividades productivas. Seguimos estos hechos, los agrarios argentinos con idéntico interés al de vosotros mismos, pues sabemos que la activa recuperación de la economía europea, y especialmente la de la Gran Bretaña, se reflejará necesariamente en al demanda mas intensa de nuestros productos...""Acaso vosotros, que aun seguís las huellas de Adam Smith y de Ricardo, no habéis comprendido claramente las llamadas ideas de vanguardia que sostienen los proteccionistas. Os las explicaré brevemente:...cada país debería producir en su propio territorio lo que necesita para su propio consumo; cada país debería bastarse a si mismo puesto que si importa artículos de los países extranjeros, depende evidentemente de estos y estaría dando trabajo a sus obreros en lugar de emplear el trabajo nacional...""Pero como lo mejor es enemigo de lo bueno...debemos ocuparnos en el presente, de hacer más intenso el intercambio comercial entre la Gran Bretaña y la República Argentina. Sigamos mientras tanto a los economistas clásicos que nos enseñaron que cuanto mayor es el intercambio tanto más considerables son las ventajas que derivan los países que lo realizan."

Por desgracia, la pasividad de las gentes retarda y contraría la propagación de las nuevas ideas económicas. El "Economist" de octubre 15, por ejemplo nos relata lo que está pasando en el Canadá en que la tendencia de bastarse a sí mismo había logrado encarnarse en la tarifa aduanera. el Consejo Canadiense de Agricultura y la Liga de consumidores se han dirigido recientemente al gobierno solicitando la reducción de las tarifas., La misma revista de octubre 8 nos ofrece la desconsoladora noticia de que "Tariff Board" de Australia, sostiene que los derechos aduaneros han determinado un incremento excesivo en los costos de la producción australiana, colocada por ello en una situación desfavorable; y agrega: "Muchos de lso derechos aumentados en al tarifa, en septiembre de 1925 no han logrado su objetivo. En lugar de acusar expansión, las cifras de producción manufacturera mas bien revelan estancamiento, no obstante el estímulo que se esperaba para la industria australiana.

Análoga incomprensión han demostrado esos economistas y financistas que, impermeables a las nuevas ideas de política económica, han proclamado en Ginebra y Estocolmo la necesidad de abatir gradualmente las barreras aduaneras que traban el intercambio internacional"


Fuente: Mario Rapoport "De Pellegrini a Martinez de Hoz: el modelo liberal, CEAL, 1981. páginas 80 y ss.



Columna en el diario La Nación del presidente de la Sociedad Rural Argentina, Miguel Etchevehere, 5 de febrero de 2015


La presidenta Cristina Fernández de Kirchner elogió al campo. No salimos de nuestro asombro. Sucedió al otro lado del mundo, en China, adonde año a año llega el 80% de las exportaciones argentinas de soja. La misma soja que aquí es vapuleada, que paga el 35% de su precio sólo por retenciones y que es producida por hombres y mujeres a los que el Banco Nación les cortó el crédito. "La Argentina puede producir alimentos para más de 400 millones de personas", destacó la Presidenta, al tiempo que señaló que "la capacidad de nuestros productores es reconocida en el mundo entero". ¿Les miente a los chinos o nos miente a nosotros? ¿Cómo puede elogiar en ese país lo que acá desprecia? Es triste admitirlo: le miente a la Argentina. Está claro que no sería viable un acuerdo con China si no fuera por la capacidad de producción de alimentos que tiene nuestro país. Consecuentemente, son los productos del campo lo mejor que tiene para ofrecer la misión argentina. Según datos del Ministerio de Agricultura de la Nación, el 81,77% de las exportaciones argentinas a China en 2013 fueron productos agroindustriales. Lo que acá producimos gracias a nuestra inversión, nuestro esfuerzo y nuestro riesgo no es mérito del Gobierno sino que lo hacemos a pesar del Gobierno: con una inflación del 40%, con una presión impositiva que es 56% más alta que la del resto de los sectores de la economía, con un preocupante déficit de infraestructura y permanentemente perseguidos con medidas negativas y operativos de prensa. Aparte de la retención pública, hay una retención privada: con las restricciones a la exportación, con la intervención de los mercados y la fijación de precios máximos, el Gobierno hace que haya una transferencia de miles de millones de dólares de los productores a otros eslabones de la cadena, sobre todo a la industria molinera, las usinas lácteas y los exportadores. La ausencia de representantes de productores en la comitiva presidencial habla por sí sola. En contraste, muchos de los que allí participaron son justamente protagonistas y cómplices de la crisis en la que el Gobierno hundió a la producción. Hablamos de los integrantes del gabinete nacional como también de los referentes del sector privado que con la ayuda gubernamental, interviniendo los mercados, pagan precios de quebranto a los productores, castigando la principal actividad económica de todos los pueblos que viven del campo. Repudiamos la hipocresía, la mentira y condenamos el agravio que infiere la señora Presidenta a toda la producción. Difícil será colocar más peras y manzanas en China, como anunció el Gobierno, si no se soluciona la dramática situación que están viviendo los productores del Alto Valle, donde ni siquiera dan los números para cosechar la fruta. Lo mismo se puede decir del tabaco, los cítricos, la carne y el resto de las economías regionales. Los principales cultivos, a rindes promedios nacionales, dan pérdidas. Es que la crisis de competitividad que generó este gobierno no distingue latitudes y son todas las producciones de Norte a Sur y de Oeste a Este las que hoy están atravesando una grave situación.Mientras tanto, el Banco Nación, que acá niega créditos y financiamiento a productores de soja, abrió una sucursal en Pekín. ¿Allí les dará crédito a los productores chinos que tengan stocks de soja?

No hay comentarios.: