sábado, noviembre 29, 2014

Convocando a las reservas: la sociedad civil y la política

El Escriba, me envió un tw el otro día con una buena metáfora: "La CGT de la sociedad civil". Con esto hacía referencia al editorial del diario La Nación del sábado pasado: El esencial rol político de la sociedad civil. 
Allí se informaba de la obtención de la personería jurídica de la Confederación de la Sociedad Civil, un agrupamiento de tercer orden que nuclea a tres conglomerados en particular  el Grupo de Fundaciones y Empresas, al Foro del Sector Social y a la Red Argentina de Bancos de Alimentos. Algunas observaciones
1. El título ya es ambicioso: parece representar a la totalidad de organizaciones de la sociedad civil que existen en la Argentina, lo cual no está lejos, sino lejísimo de alcanzar; ese entramado en nuestro país es casi interminable, en número, presencia territorial, áreas temáticas y desde luego, perfiles ideológico y metodológicos (formas de acción/intervención). De todos modos podría pensarse que puede existir un espacio que reúna a estas organizaciones tan diversas; sin embargo lo que suele ocurrir es que las organizaciones mas grandes, con mas presencia mediática y con mayores recursos (una vinculada a temas de salud fue mencionada en los que tienen cuentas en Suiza) imponen su agenda ideológica en espacio cuyo ejercicio de las prácticas democráticas, no siempre es lo suficientemente "ágil". La sociedad civil es por sobre todo, tal cual lo definiera Hegel, un espacio de tensión, no un bloque homogéneo contra el Estado. (y esto es mucho más una observación empírica, que una apuesta ideológica).
2. La nota sugiere que esta Confederación sería un equivalente a la CGT o a la UIA. Curioso que ahora el diario pondere la organización corporativa, cuando fue siempre muy liberal en esta apreciación y tendió a ver en el sindicalismo a un actor faccioso.  Por otro lado, y continuando con la argumentación, mientras que la defensa del trabajo y del capital orientan a las dos primeras, no queda claro cual es es eje vertebrador de la sociedad civil, en sentido amplio.  
3. La escala. Se mencionan los trabajos de distintas organizaciones, lo cual es siempre bueno y positivo para la democracia fomentar la solidaridad y el acercamiento al otro. Peor no olvidar nunca la cuestión de las escala: las OSC por si solas son solo una sombra de la escala que tiene el Estado para atender la cuestión social. El presupuesto de la AUH de un mes, supera al conjunto de fondos que movilizan las organizaciones. 
4. El esencial rol político. En esto hay un giro notable de otros editoriales pasadas, donde al sociedad civil es presentada como el espacio del altruismo, la solidaridad, siempre alejados de la política.  
5. Y nos lleva al último punto por mencionar: "señoras OSC, ustedes no están afuera de la campaña electoral del 2015". (campaña que según dicen, empezó con "la derrota electoral del gobierno en 2013") Su rol será el de llevar propuesta de políticas en todas las áreas a los candidatos, para que estos tomen en serio esos programas. En la reunión que cita se desarrolló en el Senado, participaron representantes de la oposición (ninguno senador, por cierto).
Un actor más, que buscarán sumar a la nuevamente errática campaña electoral opositora.