viernes, julio 25, 2014

Algunas (nuevas) precisiones sobre el “voto avenida”

Los amigos de la Paco Urondo, me han invitado a decir algunas cosas en un reportaje radial que ahora publicaron en la web con notable éxito (?).
Repasemos las dos ideas centrales: a) la importancia del “voto avenida” para el kirchnerismo. b) El rol de la presidenta Cristina Fernández en la interna del FPV. Este segundo punto queda para un siguiente post
El “voto avenida”. Además del deseo oculto de todo politólogo de lograr inventar un concepto que sea copiado y tomado por colegas e interesados, la imagen de “voto avenida” nos ayuda a comprender en términos geográficos, dónde perdió la mayor cantidad de votos el kirchnerismo comparando 2013 con 2011. En su momento hubo aquí un post sobre este punto, incluso una nota en El Estadista. Mirando el siempre excelente trabajo de Andrés Tow, Andy para los amigos,  también trabajos hechos por el Ministerio del Interior e incluso por el diario La Nación, la georeferenciación de los votos (por mesas ganadas y perdidas), nos indicó de la elección de 2013, dos datos claves: 1. El efecto Massa se impuso de manera notable en la 1° sección electoral; es decir ganó por muchísimo en Tigre y por mucho en los municipios vecinos. 2. Insaurralde, fue menos votado en las mesas que se ubican en torno de las grandes avenidas del conurbano Oeste y Sur (recordando que perdió por mucho en el Norte): La mancha de color que identifica al frente Renovador se hace más intensa sobre las avenidas Mitre (Avellaneda) Irigoyen (Lanús y Lomas de Zamora) de Mayo (Matanza), San Martin (Quilmes) etc. y al adentrarnos en los barrios, es el color del Frente para la Victoria el que se vuelve más intenso. Conclusión no muy compleja, la clase media, es la que “abandono” mayoritariamente al FPV, para votar al FR. Antes, fueron en las grandes avenidas que se juntaron, no importa cuántos, a cacerolear. En aquel momento hablamos del enojo por el tipo de restricción a la compra de divisas, las dificultades para viajar al exterior (muy, muy relativas por cierto), el mínimo imponible al impuesto a las ganancias, y otras medidas. Más allá de esos temas que resultaron ser coyunturales (sobre todo porque hoy asistimos a otra realidad cercana a los reclamos que hicieron esos sectores socioeconómicos) el punto central es la estrangulación que sufre recurrentemente la Argentina y todo país subdesarrollado que pretenda salirse de esa realidad: el gobierno otorga con la impronta de la distribución del ingreso, “beneficios” a la clase media que logra acceder en pocos años a bienes que le habían sido negados: consigue empleos en el mercado formal, compra o cambia su auto, vuelve a viajar, arregla la casa (algunos incluso la compran), mandan a los chicos al colegio privado para no tener sobresaltos con las huelgas, contratan empleadas de casas particulares, reciben subsidios para los servicios públicos urbanos, se actualizan tecnológicamente, se compran perros raros. El tema es que en algún momento las cuentas comienzan a complicarse. En Argentina ha venido básicamente de la mano de la restricción externa, y se hace necesario, si, digamos así, ajustar algunos precios. Y esa clase media, que no ha perdido el empleo, no le han rematado la casa, no ha dejado de irse de vacaciones, no dejó de cambiar le celular, ve un horizonte algo mas acotado respecto de otras expectativas (mas viajes, cambiar el auto, comprar una casa). La cuestión es que el gobierno no quiere hacer el ajuste sobre los sectores sociales más vulnerables, podando AUH, dejando de aumentar las jubilaciones, recortando programas, etc.(aun cuando si pagaron el costo de la devaluación). En una nota aparecida hace poco en Le Monde Diplomatique, (solo versión impresa) el vicepresidente de Bolivia, García Linera, señalaba el mismo síntoma para su país: las clases medias no parecían dispuestas a ceder participación en las expectativas, porque los mas retrasados en la escala económica, necesitan mayor intervención del Estado. ¿Cuántas veces hemos escuchado, cerca de las avenidas: “esos negros que viven de planes”, “la plata de mis impuestos se va en mantener a estos vagos” “Se  embarazan por un plan”? fuera de que pueden ser expresiones de un momento particular, es la certeza que recorre el pensamiento de buena parte de nuestra clase media. Es muy probable que esa percepción (de que ellos están financiando con su recorte de expectativa a los “vagos”) haya sido el motor que generó los cacerolazos y el voto contrario al kirchnerismo.
En eso está el gobierno. La situación actual parece de una inflación controlada, que implica también un recorte de subsidios al consumo en las “avenidas” pero también en los barrios. El  accionar de los fondos buitres, cuyo poder ha quedado en evidencia con el trabajo de un juez de los EE.UU. a sus intereses, complica (la palabra es un poco más dura) lo que parecía ser un proceso controlado. En cualquier caso, como el gobierno no puede, no debe, satisfacer los deseos de ese sector de la clase media, a costa de aquellos que necesitan de la intervención del Estado para sostenerse, iremos sabiendo con los días que sucederá en las avenidas, cuyo destino sigue en manos del gobierno, ante una oposición dedicada, básicamente, a juntar firmas en las avenidas.          


martes, julio 15, 2014

Gambeteando el mundial, algunas reflexiones de política nacional

Les dejo el video de mi participación en el programa Aquí y Ahora, a quienes  vuelvo a agradecer la invitación.


miércoles, julio 02, 2014

Perón Muere

El hombre que desembarcó en Buenos Aires el 20 de junio de 1973 se llamaba Juan Domingo Perón, y había sido Presidente de la Nación. Lo fue por dos períodos, el segundo de ellos no logró terminarlo al ser derrocado; en ellos encabezó las mayores transformaciones políticas y sociales en la argentina de todo el siglo XX. No tenía linaje, sino que él mismo fundó uno tan vasto y complejo de comprender que ha desvelado, y aún lo hace, a mentes de todas partes del mundo.

El resto en Artepolítica http://artepolitica.com/articulos/peron-muere/#respond