miércoles, junio 18, 2014

Que Forster negocie con los fondos buitres

Hace apenas unos días fue creada la Secretaría Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional; en un país en donde parecemos adictos a las guerras semánticas, intelectuales opositores como Luis Alberto Romero, la comparó con el Ministerio de Planificación de la última dictadura que encabezó el general Díaz Besone; la revista Criterio tituló "No se molesten, la sociedad piensa por si misma" y abundaron las editoriales que se refirieron a la construcción de una agencia pública destinada al control del pensamiento, a censurar opositores, a la propensión al fascismo del gobierno, etc. Demasiados etcéteras. El horror exagerado por las palabras sobre una secretaría que tiene estos sencillos objetivos, implica también la crítica sistemática a la intervención estatal, allí donde algunos grupos tienen posición dominante: sean económicos, sociales o cultural intelectuales. Esos "mercados" ya funcionan "normalmente" y la intervención del Estado crea las distorsiones, que estos sectores, cada uno en su espacio, repudia. 
Pocos días después, muy pocos por cierto, la Corte Suprema de USA, rechaza la apelación del Estado argentino ante el fallo de primera instancia del juez de Nueva York, ante el reclamo original de los fondos buitres, que como muy bien recordó ayer Kicillof, nunca le prestaron dinero a la Argentina, sino que aprovecharon la crisis del 2001, para comprar bonos a bajo precio y luego reclamar el 100%. El Estado argentino, lleva 12 años reestructurando su deuda externa con los diferentes acreedores; con dificultades, pagando, ha logrado salir de cada uno de esos infiernos.  Recordemos que a esos infiernos nos arrastraron el proceso de endeudamiento que Argentina inició con la dictadura militar y que terminó de convertirse en insostenible con el megacanje que concluyó en el default. Sin embargo ese crecimiento de la deuda, no fue un proceso exclusivo del estado argentino, sino que involucró a privados, cuyo caso mas evidente fue la estatización de la deuda privada por Cavallo en 1982 como presidente del BCRA. Esto es, el endeudamiento no es una mera política del gobierno vinculada a la coyuntura, sino una cuestión sistémica que se explica en el marco de una país periférico, como señalara Enzo Faletto, hace varios años. 
Y ahora resulta que el acusado hace 10 días de estado autoritario, fascista y no se qué, es señalado como el único responsable de la situación financiera del país y recibe los dedos acusadores (muchos de los cuales cobraron comisiones para "administrar" la deuda" ayer nomas, o beneficiarse de ella), paras que lo resuelva inmediatamente. Ahora quieren un Estado megapresente, para que resuelva la situación financiera, en un país donde se fugar capitales es deporte. Curiosamente, no vas a escuchar a ninguna de las voces de los días pasadas horrorizadas por el autoritarismo y el control del pensamiento, reclamar hoy que los privados, las empresas beneficiarias de un sistema especulativo y los bancos, jueguen otro rol en esta cuestión. Pensar un Estado exclusivamente para sostener sus negocios, fueran del tipo que fueran. 
Las ventajas de pasar de Locke a Hobbes, en solo una semana. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo.....

Sergio De Piero dijo...

Somos dos entonces!

maria beatriz greco dijo...

Asi es la moralina de mercado