martes, agosto 20, 2013

Kirchnerismo: ¿Tiene algo pa' darme?


Primero una introducción al lenguaje "¿tiene algo pa' darme?". Es la pregunta que unos dos o tres pibes te hacen en los barrios, muy particularmente en el conurbano, luego de tocar el timbre de tu casa y que vos salgas para ver quien es. El cuestionamiento no es mucho más complejo que la inmediatez de comer algo en ese momento. Probablemente tengan para alimentarse en la noche (estas visitas suelen ser a la hora de la merienda) pero no hay algo a esa hora, y vienen de estar dando vueltas desde el mediodía, haciendo quien sabe que. Si una vez les pudiste dar algo, volverán, quizás no todos los días, pero seguro una vez a la semana, con la misma pregunta, que luego transmitirán a otros. Eso, si tenés algo. Si no tenés irán a otra casa. O no. Quién sabe. 

Estamos, todos, aún digiriendo las PASO. Digo todos, porque el golpe fue para el kirchnerismo, pero el resultado les mueve el escenario tambien a los otros, y no todos harán un manejo adecuado de la circunstancia. 

Como siempre, lo que se dice acá es provisorio, para los buenos y atentos lectores. 

Expectativas
Son la vara con la que medimos los hechos. Así las cosas, el kirchnerismo perdió: 26% a nivel nacional está muy por debajo de sus expectativas y capacidades de aglutinamiento electoral. Partió del 22% en 2003, subió al 45% en el 2007 y al 54% en 2011. En el medio había levantado en las legislativas de 2007 a, tal vez el 38% (discutible a quienes se cuentan en algunas provincias como parte del FPV, pero algo parecido a ese número seguro fue) y cayó en 2009 al 31%. Por eso este 26%, aún siendo la única fuerza nacional, es poco. Y que quede claro: la UCR yendo por las propias ganó solo en una provincia grande, Mendoza y en Corrientes y Catamarca con pequeños aliados. Está aun lejos de alcanzar al delasotismo en Córdoba y aún en alianza sigue muy lejos en PBA. El PRO, ha ganado otra vez en CABA (aunque ya UNEN le arrebató votos nada menos que en Recoleta y Barrio Norte) repitió lo de Del Sel en Santa Fe y hasta allí llegó su expansión. El proyecto de Macri presidente, es probable que solo pueda generarse en Boca. El socialismo del FAP está en una situación semejante. Todos los partidos opositores tienen victoras territoriales distritales. Por eso para el FPV, el resultado, no lo arroja al abismo, pero lo coloca en una situación compleja. 

¿Quienes se fueron?
Decía Borges, que la misma decisión en diferentes personas puede tener motivaciones distintas. A fuerza de constituir un bloque nacional, tal vez nos olvidamos de la heterogeneidad del voto. Las discusiones acerca del "abandono" del voto al FPV son multicausales, pero no infinitas. Leyendo los resultados en el excelente trabajo que hizo el Ministerio del Interior (con el scaneo del telegrama de cada mesa) y sumado a los mapas que subió el amigo http://www.andytow.com/blog/ puede conocerse la distribución del voto en la PBA. Observando cada distrito, municipio, se puede ver que en la 1° sección electoral (el norte) el Frente Renovador se impuso de manera absoluta perdiendo en solo 2 municipios. El FPV ganó la 3° (sur y oeste del GBA) pero con márgenes mas ajustados. El buen desempeño del FPV en el interior, no alcanzó para compensar ese desbalance. En estos días hablamos por allí del "voto avenida", una imagen que alguna vez hablamos con Andy Tow: en el conurbano el voto no K (y no peronista en ocasiones) suele concentrarse en torno de las grandes avenidas: Mitre, Yrigoyen, Rivadavia, de Mayo, etc. Este dato da a entender que se perdió buena parte del voto de la clase media que vota, pero no adhiere al FPV, esto es su apoyo no supera las elecciones. Si uno mira mesa por mesa, tomando el caso de Avellaneda por ejemplo, verá que el FPV consigue ganar en lugares como Isla Maciel, Villa Domínico, Dock Sud; los barrios mas humildes y pierde en el centro de Avellaneda y sobre la venida Mitre. Sin embargo con este voto fugado no alcanza y parece claro que según los distritos el Kirchnerismo perdió voto peronista a manos del FR, incluso de barrios "humildes", es decir con NBI y que han recibido la AUH por ejemplo. Seguramente el trabajo territorial de los intendentes que apoyaron a Massa, jogó un rol improtante. Esto, sin embargo no es regla, ya que distritos favorables al FPV ganó el FR (Avellaneda, Lanús) y distritos del FR (A. Brown) el FPV hizo una elección razonable. 
En estos casos, cabría la explicación de una clase media enojada con el pago de ganancias, el control del tipo de cambio, las denuncias de corrupción y probablemente los proyectos de reforma de Poder Judicial (muy lejos como preocupación, pero favorable para crear un clima). Muchos de ellos repiten convencidos: "yo, que soy asalariado, pago ganancias y ellos se la roban toda, como dice Lanata"
Ahora, el FPV también fue derrotado en La Rioja, Catamarca, Mendoza, en parte sucedió en San Juan, los aliados del MPN, la pasó mal en Jujuy. Y aquí una explicación que aunque parecida tiene sus particularidades: algo pasa en las economías regionales. Tal vez el tipo de cambio esté complicando el desarrollo de algunos centros de producción; la situación de Brasil, principal comprador de la Argentina no ayuda en absoluto y eso se siente en pueblos vinculados a pocas actividades económicas. 
La fuga, por tanto, no constituye un grupo homogéneo y ni está esperando lo mismo: clase media "enojada", votos peronistas con mayor contacto de manejo territorial, y quienes podrían estar impactados por problemas en las economías regionales. No sabemos si se ha ido un "voto sindical" si es que eso existe, dada la situación con la CGT. 

¿El Kirchnerismo tiene (todavía) algo pa'dar?
Mi impresión es que esta es la pregunta más importante. Porque siempre ante cualquier derrota cabe la pregunta del agotamiento. El kirchnerismo surgió, en medio de la crisis post 2001, como una promesa inesperada. Un desconocido gobernador irradió en pocos meses la imagen de que podía cumplir con una cantidad de demandas notable. Con el 22% de los votos, obtuvo el 80% de aprobación de su gestión, haciendo en los primeros meses muy poco, pero generando mucha promesa. De allí en más mantuvo esa iniciativa y cuando la pasó mal durante 2008 y 2009, supo remontar la situación que lo llevó a ese 54%. Ese poder de iniciativa y de reacción cuando las cosas se pusieron feas, estaba montado sobre la fortuna (los precios de los commodities, por caso) pero no relegó la virtud de construir agendas que estaban dispersas en la sociedad. Mientras se lo critica por su supuesto "desprecio por las instituciones" el kirchnerismo ha legislado a través del Congreso en muchísimo temas que daban cuenta de la heterogeneidad social que compone hoy a la Argentina (se ha legislado sobre niños y niñas, salud mental, protección de datos, matrimonio igualitario, medios de comunicación, voto a los 16, educación, trabajo doméstico, aumento jubilatorio, etc.). Sin embargo en esa relación con los sectores medios el kirchnerismo enfrenta, como lo ha hecho siempre el peronismo, a un 30% de la sociedad que está convencida que todos los males del país son somenzaron el 17 de octubre de 1945. De no haber existido el peronismo, Autralia o Canadá están presentes en el imaginario como el país que no fuimos. El relato kirchnerista luchó contra aquel y su éxito electoral de la década pasada se debe también a esa construcción, sustentada en hechos materiales, no meramente simbólicos. El kirchnerismo, en la tradición peronista, propuso una sociedad sin exclusión como horizonte apoyada en la fuerza de un mercado interno; diciéndoles a los empresarios que pueden hacer negocios, pero que el Estado va a fijar más reglas de las que venían acostumbrados a tener. Mas Estado. La deuda, la crisis energética (que obliga a exportar cerca de U$S 10.000 millones de combustible este año) el estancamiento de Brasil, entre otros puntos generaron una situación inesperada que condiciona buena parte de las políticas gubernamentales. 

Tiene el kirchnerismo algo pa' dar
Los demás espacios políticos han renunciado al menos a algunos de los postulados que aquí nombramos, y otros como el PRO, o incluso el mismo Massa, han dado señales de "cosas" que quieren hacer, pero están muy lejos de articular propuestas con un relato y un horizonte posible.
Mientras que el kirchnerismo, tiene aún la promesa. No es necesario refundar el relato, sino la capacidad que ya se demostró en responder demandas. Los resultados pueden alterar las ecuaciones electorales y las posibildiades personales de este o aquel candidato; eso parece un dato de la realidad. Pero no necesarimente, que ya no le queden más opciones al kirchnerismo como para continuar despelgando política en la sociedad civil. Como el timbre sigue sonando, va a ser necesrio volver a buscar en otras partes y con otros recursos, (y con más nombres) lo que se puede seguir dando.

"Globos en Almagro" Foto propia


lunes, agosto 12, 2013

Ciclos, etapas o procesos. El Jardín de los senderos...



El, o la, que pueda ya hoy mismo quedarse con algunas de esas tres palabras para describir los que sucedió (y sigue sucediendo, en tanto las opciones políticas no fueron un fenómeno espasmódico de un domingo, sino una decisión) lo felicito, lo admiro, salvo que mienta. 
El retroceso de votos para el FPV es categórico; la justificación es sin duda compleja, pero en un momento donde la economía no pasa un mal momento, la explicación pareciera ser más estrictamente política. E incluso, a fuerza de equivocarme, simple. Ese 25% del electorado, o un poco más, que decidió abandonar al kirchnerismo, a manos de Sergio Massa, del radicalismo, del PRO, de los socialistas, según las provincias (y allí está la mayor fortaleza del FPV) tal vez percibió que el kirchnerismo no le estaba ofreciendo nada nuevo. Esto es más que el 22% del 2003, me decía alguien pero en aquel momento Néstor Kirchner era pura promesa, puro futuro. Hoy no está esa percepción. En una época con la fuerte impronta de los candidatos, la imagen del que me ofrece algo nuevo, tiene mayor relevancia de la que a veces se admite. 

La oposición ha insistido, la expresada desde los grandes medios en particular, con la idea de fin de ciclo. No ha tenido esa insistencia, por caso, el massismo que prefirió hablar de fin de mandato. El 26% nacional que estaría obteniendo el FPV es, repito, un dato inesperado que trastoca las perspectivas inmediatas. Pero parece un escenario muy lejano al derrumbe, esto es CFK todavía tienen recursos de poder para ser una pieza relevante en la elección del candidato para el 2015. Hay gobernadores ganadores (Uribarri, Urtubey, Capitanich y desde luego Scioli). Cristina hasta ahora no había dado señales de un delfín; de modo que el escenario de una bendición negociada, sigue presente. La re reelección para mi, nunca fue una posibilidad. Y lo dije. 

Todos tienen sus problemas. Massa ha hecho una elección inesperada por al distancia sobre Insaurralde. Le queda ahora mantener esa distancia (se dice que su objetivo es acrecentarla 7 puntos mas) y a partir de allí convencer a otros actores que él es el mejor candidato a presidente. El problema es que tiene que convencer, además del electorado, a muchos otros actores políticos, gobernadores por caso que aspiran al mismo sillón. Y si fuera candidato a presidente contar con gobernadores que lo acompañen ¿por fuera del FPV?.

El radicalismo, junto con el socialismo en varios distritos, ha hecho una elección respetable, lejos aún de la resurrección. Le sigue faltando el liderazgo nacional que reemplace a Raúl Alfonsín. El PRO que vuelve a ganar la capital y ser segundo en Santa Fe con Del Sel, debería comenzar a resignarse en obtener la presidencia: en CABA UNEN lo superó en votos, y perdió 300.000 respecto de la primera vuelta de 2011. Mauricio Macri no logró y creo que ya no podrá, instalarse a nivel nacional para soñar con la presidencia. 

Gracias a Borges, que nos regaló esa metáfora imprescindible para comprender la política argentina. 

Foto propia. Alta Gracia, Córdoba. 

jueves, agosto 01, 2013

UNEN pero no tanto

 
 
Porque la política, afortunadamente, es así: los que votaron en contra de las PASO, van a elecciones internas, y el FPV que las promovió, genera internas pero en espacios distritales mas pequeños. Ayer el espacio que conforman la UCR, el PS y la CC, realizaron un debate de pre candidatos a diputados nacionales por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El título de este post es más un juego de palabras, bastante predecible por cierto, antes que un énfasis de evaluación sobre lo que ocurrió. En un debate los candidatos deben diferenciarse para obtener las preferencias el electorado, sino ¿a criterio de qué presentarse? La cuestión es de qué momo y acerca de cuales aspectos buscaron diferenciarse. La hipótesis (acaso llamarla hipótesis sea exagerado) central es que las discusiones siguen siendo las históricas que ha tenido el radicalismo (no había socialistas en el debate de ayer) agravadas por un contexto de ausencia de liderazgo.
Digamos así: si bien eran cuatro personas, los grupos eran tres: Gil Lavedra representa el control del partido, un alfonsinimo devenido en balbinismo, dada la galvanización de su poder al itneriro del partido y escasa o nula rotación de liderazgos; Elisa Carrió y Leandro Illia encarnaron, revivieron si se quiere, el espíritu unionista del partido, que merece una breve historia. El Unionismo (de allí el nombre de la Unión Democrática). nació a principios de los ´40 como continuación del alvearismo, ya fallecido el ex presidente. José Tamborini, candidato a presidente en 1946, era uno de sus principales dirigentes. Frente al peronismo se presentaban como la única alternativa viable, más que buscando la "unión de todos", quedarse con la conducción del espacio. Buena parte del unionismo finalmente recaló en la UCRP (balbinista) y que llevó a la presidencia a Arturo Illia. Era, a las claras, el sector más antiperonista; algunos de sus dirigentes no dudaban en calificar la peronismo como un partido totalitario, con quien no hay posibilidad de diálogo. Como ayer dijo Elisa Carrió: "ustedes son blandos porque hablan con ellos. Yo no hablo. Los combato. Con los patoteros, autoritarios y ladrones no se habla." Zavala Ortiz, unionista, canciller de Illia, hombre activo en el golpe de 1955, podría haber suscripto las mismas palabras.    
Resta uno: Martín Lousteau. En esa reunión había entrado por una ventana que dejaron abierta. Intentó tibiamente, despegarse de todos y mostrarse como lo nuevo y capacidad de gestión (eso dice él). Allí en realidad tenía que estar hablando y diciendo cosas parecidas, un militante radical de la misma generación. Uno de esos amigos (a algunos los conozco somos esa generación de cuarenta y pico)  que lleva tiempo en el radicalismo, que también pasó por la traumática experiencia de la ALIANZA, que se formaron en el alfonsismo, pero que hoy están en la periferia del partido e incluso más allá. 
Hace unos días la buena revista El Estadista, sacó una nota sobre la posibilidad de un recupero de la UCR en estas elecciones. (Aquí la nota)  Las tres opciones que escuchamos en el debate, no parecen estar en condiciones de generar esa renovación que abra la posibilidad de un partido renacido. No abre camino un alfonsinismo que se deshace día a día, ni las denuncias y fabulaciones de Carrió; sino un liderazgo que produzca importantes niveles de ruptura con el pasado inmediato del partido y al mismo tiempo sepa recuperar sus líneas exitosas, me parece, abre la posibilidad de un futuro distinto para la UCR. Como lo hizo Raúl Alfonsín, ya en los '70.  Y que no estuvo ayer representado en ese debate.
 
Paseo cultural de la ciudad de Santa Fe. Foto propia