lunes, enero 30, 2012

La agenda medioambiental, la del gobierno, la de Greenpace

Hoy publiqué una breve nota en BAE. Pego un párrafo:

La nombrada “recuperación del Estado”, tan presente desde hace unos años, tiene que ver también con la reconsideración de su soberanía y la capacidad para llevar adelante las acciones políticas, legitimadas en el principio de la soberanía estatal.
No se trata de que la Argentina pueda emular a Inglaterra y depredar esos mismos recursos. Sino que aquel país comete una doble violación: del mantenimiento del medio ambiente, pero también de la soberanía del Estado argentino.
Las ONG en general, y Greenpeace es una de ellas, no piensan de ese modo. Si bien el panorama es muy variado en cuanto a sus posiciones, el preservacionismo y un discurso, que si bien es difícil de encasillar, se lo puede describir como antiindustrialista, en tanto el desarrollo de la industria implica un uso intensivo de recursos naturales y la alteración del medio ambiente. Estos principios están por encima de la soberanía estatal.

Me parece que las "acusaciones" acerca del financiamiento de Greenpace, sobre si recibió o no fondos de petroleras en algún momento, no es el eje de la cuestión. (Acá en Taringa aparece este texto sobre el tema con la curiosa aclaración de Greenpace, diciendo que es viejo, pero no que sea mentira). Pero sí el modo en que se construyen las agendas sobre las políticas públicas. Las Organizaciones de la Sociedad Civil, no hace falta decirlo, son un elemento fundamental en las democracias actuales por varias razones, entre ellas introducir nuevos temas en la agenda política. Pero no son las guardianas de esos temas. Se equivocan cuando creen ser los custodios del Santo Grial. Y en particular cuando olvidan que el estado para tomar decisiones atraviesa un proceso de legitimación, desde el voto, hasta la sanción de las leyes; proceso que ellas no poseen. Insisto aportan mucho a la democracia, pero hoy por hoy la soberanía estatal no ha sido abolida y de querer incidir en políticas públicas, deben generar mecanismos para legitimar ese involucramiento.

martes, enero 24, 2012

¿Se puede reinventar el kirchnerismo?

A un gobierno que generó expectativas desde 2003, y se hizo cargo de varias se le pide mas. Es lo mejor que le puede pasar. ¿Cómo ordenará la agenda 2012, la presidente? Algunos comentarios aquí

sábado, enero 21, 2012

Arturo Illia


Dirigentes radicales volvieron a Recoleta, esta vez para homenajear al ex presidente Arturo Illia. Otro día vemos si esa es la mejor estrategia para un partido que quiere repuntar. Distinta era la situación 46 años atrás en un programa de televisión llamado Parlamento 13, que emitía ese canal. En una emisión de octubre de 1965, (que he visto varias veces) todos los panelistas, que representaban al liberalismo, a la Libertadora, al nacionalismo, al centro, etc. todos, estaban esperando el golpe. (Mariano Grondona, los anunciaba directamente). A 8 meses del golpe, apenas una voz en el programa (un afiliado a la UCRP) se atrevía a defender al gobierno y hablaba de elecciones. Las imágenes de la soledad de Illia, se multiplicaban.

Cuando Illia gana las elecciones presidenciales con poco más del 22% de los votos (Balbín se veía venir el panorama y declinó presentarse) el mapa político argentino era bastante simple: peronismo y antiperonismo. Este último en dos versiones construidas por los con eje en los militares: los colorados, gorilas absolutos digamos, algo industrialistas y los azules, liberales y capaces de tolerar algo de peronismo, no mucho. Si claro estaba la izquierda, pero para mediados de los '60, era menos que buenas intenciones y su relevancia electoral insignificante, como después.

De manera que al asumir la presidencia, luego del derrocamiento de Frondizi y el interinato de Guido, Illia, que no era peronista, tenía a disposición dos opciones ideológicas mas o menos estructuradas. En términos políticos puede decirse que era colorado. Zavala Ortiz, fue elegido canciller; tenía en su haber, ser el único civil que estuvo arriba de un avión en los bombardeos del 55. Luego presionó al gobierno de Brasil para que no dejara despegar al avión que transportaba a Perón de regreso a la Argentina. Pero también es cierto que buscó dotar de autonomía a la política económica: anuló los contratos petroleros de Frondizi; se metió con la ley de patentes farmacéuticas contraria a la política norteamericana; buscó cancelar la deuda con el FMI para no recibir sus presiones. En política internacional también buscó algunos márgenes de autonomía, y en logró incorporar a las Malvinas como territorio a descolonizar.

Pero el problema era ese 22% que no logró ensanchar. Luego de la mala experiencia con Frondizi, era poco probable un acercamiento del peronismo, pero era aun menos probable por la propia ideología de la UCRP, que consideraba al peronismo un partido totalitario, semejante al fascismo.

Entonces mientras tenía el apoyo colorado en cuanto a su visión del peronismo, ello le implicaba la desconfianza de los azules quienes, después de todo, se suponía que eran los vencedores de los enfrentamientos del año 62. Podía encontrar alguna simpatía en el peronismo por su política económica, pero su visión ideológica, lo alejaba, al igual que la relación con los sindicatos.

La historiografía de superficie tiende a poner a Illia a un hombre que solo recibió ataques (y los recibió casi como ninguno de la prensa que se burló de él con una saña notable) que le impidió llevar adelante una administración que se caracterizaba por la honradez. Habría que agregar a ello, que Illia, confundió autonomía con aislamiento, y la base de 22% no le permitía ese lujo: o ampliaba o se lo devoraban. Seguramente creyeron que controlando los resortes del Estado, y con una política económica afín al modelo peronista, era posible reconstruir su base de apoyo. PEro faltó eso, con lo que el radicalismo suele tener problemas recurrentes: la relación con los actores realmente existentes, a los cuales o se negociaba o de regulaba de algún modo. Y yo no llamaría a la carencia de esas estrategias, honradez.


viernes, enero 13, 2012

Los manteros de Macri

Mauricio Macri, es de convertir hechos que pueden solucionarse de varias maneras, en conflictos indomables. Ahora es el turno de la venta ambulante pero sólo de la calle Florida (porque al mismo tiempo hay venta ambulante en Once, Retiro, Constitución, etc.).

viernes, enero 06, 2012

Naranja, amarillo e intelectuales que critican


En verano, distendidos, sin desafios electorales inmediatos, pero uno desisivo para sus vidas política en cuatro años, se los vió a Daniel Scioli y a Maurcio Macri, jugar un partido futbol a beneficio en Mar de Plata. Vi algunas imágenes por TV y se lo veia a Scioli a lso grtos con el árbitro, gritando los goles, corriendo. Macri, no pudo jugar todo el partido y su equipo perdió ¿perdió? En una columna breve e interesante, Luis Bruschtein habla de la falta de cintura del gobernador que estando Cristina internada y en el msimo día que Macri anuncia un tarizafo, lo muestra como una persona de diálogo. "Somos amigos hace 20 años, nada mas, no hay política" dijeron ambos. En esa frase, parecía estar la clave del mensaje. Sin embargo saben que sus proyectos son idividuales y están destinados a confrontar si quieren acceder a la presidencia. Acaso creyeron que la iniciativa conjunta, los pueda ayudar a marcar la cancha electoral a largo plazo, y que ese corrimiento hoy, los puede beneficiar a ambos.
De modo que el hombre que dentro del oficialismo hoy tiene una de las chances mas grandes de ser candidato a presidente en el 2015 (escribí chances), fortalece su perfil de conservador y porque no de al menos, centro derecha. Si no hay oposición política sólida al gobierno, la llamada oposición interna en el gobierno se para en la larga explanada existene a la derecha del Kirchnerismo, aún cuando Scioli no corta lazos con diversos actores.
Dos días antes, un grupo de intelectuales, muchos de los cuales habían expresado sus críticas al gobierno de Nestor y de Cristina, firmaron una dura carta de presentación, la que valdría la pena analizar por separado. La crítica se concentra en el discurso hegmónico sobre el gobierno (que según parece sería muy bueno) la imposición de un "relato" y la idea de quee s un gobierno que se enfrenta a las corporaciones cuando en realidad las beneficia a todas y convalida asesinato de militantes en las provincias. Y más también. Después se pelearon entre ellos y tres se bajaron. Pero eso es otra cuestión.
Traduciendo: la oposición y sucesión de Cristina dentro del partido, viene conducida por la derecha. Las críticas por fuera, aunque sin éxito político, son por izquierda (aunque también las hay por derecha como Macri, pero por ahora en veremos). Me recuerda a lso opositores a Perón del 53-55, que no le criticaban la justicia social, sino el acuerdo con la Standar Oil. Y de todos ¿quién hace mas goles?

martes, enero 03, 2012

Esto pasó ayer, pero hace 10 años


La placas de los canales de cable y la ediciones on line de los diarios, cambiaban en sólo minutos. Luego de la renuncia de Adolfo Rodríguez Saa a la presidencia, fruto de la falta de apoyo de los gobernadores peronistas (y bastante menos al cacerolazo de ese mismo día), se abría la negociación para encontrarle sucesor. El que se alzaba con las mayores posibilidades era el senador por Buenos Aires, Eduardo Duhalde. Sin embargo la negociación se extendió desde le mismo 30 de diciembre hasta bien entrado el 2 de enero. Quienes tenían juego en esa discusión eran los hombres y las mujeres del peronismo, ya que la Alianza, habiendo abandonado el gobierno, estaba dispuesta a apoyar la propuesta del hasta hace unos días, partido opositor. No había muchos nombres que contaran en ese momento con el caudal político para imponer un nombre: la Alianza estaba deshecha y aunque algunos miembros del FREPASO resistían la designación, su capacidad de presión era mínima. En el peronismo, como era el caso de José Manuel de la Sota, sucedía algo semejante. Por otra parte el bonaerense había sido el último candidato a presidente por el peronismo.

El resultado fue un apoyo casi en bloque del peronismo, el radicalismo y el FREPASO. Duhalde obtuvo 262 votos de apoyo, frente a 21 negativos y 19 abstenciones. En el primer grupo se ubicó el ARI de Elisa Carrió quien aspiraba capitalizar el derrumbe de al UCR, (en ese bloque estaba incluso el ex vicegobernador de Duhalde, Rafael Romá y Mario Cafiero ex funcionario de la provincia) y dos diputados de Izquierda Unida. Las abstenciones se repartieron entre frepasistas y partidos provinciales. Increíblemente, hubo más de 20 ausencias (no fueron a la Asamblea Legislativa más importante de los últimos años). Esa votación combinó, inéditamente para la Argentina, la solución política con la institucionalidad. Más allá del resultado inmediato y posterior de esa elección, la crisis pudo encaminarse sobre los pasos previstos en la Constitución Nacional: un acuerdo a través de la Asamblea Legislativa; en ese mecanismo institucional, los actores políticos encontraron la herramienta de salida. Fuera de allí ¿había otras posibilidades? No son recomendables los análisis contrafácticos, pero las movilizaciones populares, por caso, habían demostrado un gran poder de veto, de protesta, pero escasa capacidad de articulación política; incluso los movimientos mas estructurados, como algunos de los piqueteros, no lograban plantear un escenario viable de salida; su capacidad de movilización era innegable, pero se recostaba en la frustración del desempleo y la crisis económica, antes que en una propuesta política de gobierno; incluso el matiz ideológico en su interior, era muy heterogéneo (al igual que las asambleas barriales que crecieron durante todo aquel verano). Por su parte, la derecha y su propuesta dolarizadora, con fuerte presencia en los mercados financieros, tenía aún menos apoyo en los espacios políticos institucionales como el Congreso. Y, después de todo, las elecciones de octubre, con la recordada impugnación del voto bronca, habían otorgado al peronismo un nuevo capital político. 

Luego de aquello, conocimos el kirchnerismo. Una construcción política que se explica en parte a partir de esa misma crisis, porque combinó el potencial del peronismo, con las dispersas demandas presentes en la sociedad. Y hoy, a diez años, a pesar de la presencia en los medios, de la emergencia de algunos líderes en la oposición, la capacidad para articular esas diferencias en propuestas políticas, sigue ausente.

En medio del que se vayan todos, nos hubo una concentración impresionante en la puerta del Congreso pidiendo Asamblea Constituyente o reforma del sistema de gobierno. La necesidad de certidumbre no es políticamente romántica, pero te explica más de lo que uno cree.

lunes, enero 02, 2012

Salud, muerte y política

En un cuento poco menos que maravilloso, me refiero a La Muerte y la Brújula, Borges se burla un poquito de los diarios y el periodismo. Ocurre un asesinato, un policía émulo de los investigadores de novela, entre racionalista y romántico, dado que el muerto en un rabino, decide estudiar sus libros. Borges escribe: "El periodista declaró en tres columnas que el investigador Erik Lönrot se había dedicado a estudiar los nombres de Dios para dar co n el nombre de asesino. Lönrot, habituado a las simplificaciones del periodismo, no se indignó"  (Obras Completas, pagina 501). 
Hay que seguir el consejo, y no andar indignándose. Sólo cabe señalar las simplificaciones, que sufrimos habitualmente, menos creativas, por cierto, que el argumento del periodista del cuento. 
No menos de 10 periodistas señalaron el hecho de que las personas con poder sufren de cáncer, y mucho más cuando se es hegemónica. La afirmación nos derivaría en el razonamiento que implicaría que las personas sin poder, son inmunes a la enfermedad. Una tranquilidad para las mayorías. 
Sobre un criterio semejante para dos tragedias recientes, la muerte de Ivan Heyn y de Carlos Soria, florecen las notas con hipótesis que intentan aplicar lo político a dos muertes traumáticas. Que las presiones, que el estilo, que lo que le dijeron, lo que no, las ambiciones, que la relación de cada uno con Cristina Fernández (no sea cosa de privarse de salpicarla). 
Les digo mi opinión estimados periodistas hipotetizadores: la vida privada es enormemente más compleja, que el sistema político y sus avatares. Y por otra parte, miremos la historia: ningún proceso político se comprendió, porque una mujer sufría de pulmonía o porque un hombre tenía baja autoestima.