viernes, diciembre 30, 2011

Proyecto, modelo, programa y nuevo año

Relato, nueva era, el modelo, lo que fuese en cualquier caso, se hace mención a "eso", que estaría hablando de lo que conduce a las acciones políticas que algunos gobierno de la región (muchos gobiernos de la región) llevan adelante hoy.
El año pasado Marco Aurelio García, el principal asesor político de Lula, había expresado "Tenemos más votos que ideas", cierta prensa, como es costumbre, entendió que el tipo era un ignorante. La semana pasada en Montevideo Cristina dijo: "Hay un nuevo mundo pero no hay nuevas ideas, eso es lo que está pasando. No tenemos un marco teórico que explique cuales son las caminos a seguir".

La cuestión planteada es la misma. Aquí, en algún post anterior, con palabras mas torpes había dicho algo semejante: "los presidentes de la región van varios pasos adelantados a las reflexiones de los académicos". Con dos colegas escribimos algo sobre el tema en un capítulo de este libro.
 
Pero desde luego el problema es más complicado. No hay en este momento en América Latina escuelas de pensamiento consolidados respecto a cuales son las claves para un desarrollo en la región que logre superar la pobreza y dar una perspectiva de futuro en lo político, lo económico y lo social. El siglo XX estuvo atravesado por los grandes relatos que, muchas veces a modo de programa e incluso de receta, auguraban un futuro de bienestar. Además de la fuerza que la ideología imprimió a la política en varias décadas, el crecimiento impresionante del industrialismo, daban la seguridad que el desarrollo estaba a la vuelta de la esquina y que sólo se trataba de seguir las políticas correctas. El neoloberalismo truncó el modelo, peor no la táctica: ahora se trataba de delegar todo en el mercado y la libre competencia, para lograr un crecimiento que alcanzara hasta para derramar. Todos nos convertimos en excelentes críticos de esa escuela y muchos presentaron análisis precisos sobre la cuestión. Pero como decían en España sobre le Franquismo, contra el neoliberalismo estábamos mejor.
Los caminos del modelo se nutren hoy de algunas concepciones básicas, (planteadas antes por los políticos que por los académicos): protección al mercado interno, defensa de al moneda, entrega de ingresos a los pobres, control de precios, políticas pro empleo, integración regional, inversión pública en infraestructura, etc.  En todo caso, la combinación de varias pautas keynesianas, con elementos de la ortodoxia. A ello hay que agregarle la atención a las demandas de las minorías, que se incorpora como agenda de gobierno.
¿Eso alcanza, para en términos teóricos, hablar de un modelo acabado? La propia presidenta lo negó. Estamos más cerca de un proyecto en construcción, donde asoman puntas. Por lo pronto el Estado nacional tiene cada vez mas poder e influencia en la sociedad en general y se ha convertido en herramienta de solución de demandas, mucho más eficaz que las provinciales y la quimera del desarrollo local salvador (se nacionalizó el registro de conducir, el registro de tierras, la confección total del DNI, solo por nombrar algunos temas); a su vez la crisis de la Unión Europea, desalienta a cualquier grupo de países a embarcarse en un experimento semejante.
De modo que no sería malo que en el 2012, podamos dar algunos pasitos para ese modelo. Sin dogmatismos, sin manuales de uso, pero fijando los condimentos imprescindibles.

Ah, y Feliz 2012.

jueves, diciembre 29, 2011

Gabinete y juego de roles

Muchos y grandes amigos (y amigas) de todos los cambios sobre el que más se ha ensayado es acerca del Jefe de Gabinete de Ministros, un tipo que por caso puede ser volteado por el Congreso, pero sólo nombrado por el presidente. Desde Eduardo Bauzá, primero de todos con Carlos Menem desde 1995, los JGM tuvieron diferentes roles, pero la relación con la prensa, una especie de vocero presidencial, ha sido destacada. Lo fueron el propio Bauzá, Chrystian Colombo con la Alianza o Alfredo Atanasoff con Duhalde. Ni que hablar de Anibal Fernández.
Las convocatoria a la prensa por parte del Secretario de Medios, Alfredo Scossimarro, primero para anunciar los cambios en el Gabinete (que lo incluía a él mismo) y esta semana, informando sobre la próxima operación de Cristina, son quizás anuncios en sí mismo, sobre algunos cambios en el estilo que la presidenta le quiere imponer a su segundo mandato. Quizás juan Manuel Abal Medina, ejerza la Jefatura de Gabinete, en el enlace con el Congreso y los otros ministerios (sus funciones centrales) más que con la prensa (una función que surgió ad hoc). Quizás, para alegría de los periodistas, vuelva el rol del vocero presidencial o los anuncios crudos, sin mediaciones, como las dos conferencias de Scosimarro.  
En cualquier caso, parece que Cristina Fernández lee su segundo mandato (y tercero K), con la necesidad de introducirle algunos cambios de perfil en la comunicación. El 54% también te sirve para cambiar el movimiento del tablero.



lunes, diciembre 19, 2011

El pasado y el país que pudo haber sido

Parece mucho lo que se escribe y se comenta acerca de aquellos días. Pero no es así. Pasó mucho; algunos hechos muy trágicos para solo nombrarlos. Otros que definieron el rumbo del país para los próximos años. Pero hubo, como ya nos enseñara Borges, otros destinos a los que renunciamos porque los senderos se bifurcan indefinidamente y optamos por algunos de ellos, con distintos nuevos desvíos. En los pasillos de aquellos días, muchos arriesgaron futuros; otros los reclamaron como urgentes. ¿Qué pedían algunos y que deseaban otros? El reclamo que recorre la editorial de casi todos los diarios, nacionales y locales, es el llamado al orden. La propiedad, vuelve a ser el bastión sobre el que se construye la sociedad toda y debe ser guardada por encima de la vida de buna parte de la sociedad. Salvada la propiedad, el resto de las demandas, se verá. No olvidemos, en esta línea, la propuesta de Rudi Dornbusch de que Argentina fuera gerenciada. Estos sectores además contaban con un proyecto claro y definido: la dolarización. Porque el 1 a 1 les parecía una intervención exagerada sobre la economía, proponían anular la moneda, nada menos. Tenían cierta opinión pública organizada y contaban con hombres políticos dispuestos a llevarlas adelante (Ricardo Lopez Murphy obtendría un año y medio después el 16% de los votos para ser presidente, sólo 5.5 puntos debajo de Kirchner). Sin embargo en los días críticos del 19 y 20, perdieron terreno. Ninguno de los ciudadanos que ocuparon plazas y calles, en aquellos días, estaba reclamando la dolarización. Tal vez algunos pocos la noche del 19, pensando en las consecuencias del corralito. Pero las jornadas los dejaron en una posición debilitada.

Acaso el otro extremo del péndulo, lo constituyan, justamente quienes buscaron apropiarse políticamente de la toma de las calles. Ese entramado, que la noche del 19 fue quizás lo más parecido a la voluntad general de Rousseau, con los días fue expresando alguna voluntad política, que exageradamente (medios, intelectuales y los propios actores) calificaron como el autogobierno, el fin de la representación. ¿Llegó a ese extremo? Las asambleas tuvieron su pico durante el verano de 2002; los piqueteros en cambio siguieron creciendo e incluso los partidos de izquierda que no tenían un grupo piquetero propio, se apuraron en formarlo. Los primeros siguieron debatiendo. Los segundos plantearon un fracasado intento de unidad (el Bloque Piquetero) y luego distintas alternativas para ser un actor político relevante, también sin éxito. Sin embargo entre ellos algunos contaban con otras posibilidades: los espacios vinculados la CTA, que en diciembre habían reunido más de un millón de firmas en favor de las propuestas del FRENAPO, evaluó que no era su tiempo político y caminó hacia los comicios del 2003, sin una propuesta electoral. Los que no tenían posibilidades fueron a perder una nueva elección; los que acaso las tenían, creyeron que no era el momento.

Muchos intelectuales creyeron ver de todo en esas movilizaciones incluso un nuevo sujeto histórico y en particular, el fin del peronismo como alternativa popular. Era, efectivamente, una posibilidad para pensarlo; los excluidos que habían dominado la sociología de los '90, estaban organizados y se articulaban políticamente, ¿Por qué no pensar que desplazarían de la escena al movimiento nacional? Entre muchas razones de porque ello no sucedió, podría plantearse dos centrales: no se tomó en cuenta el rol del sindicalismo (quien tuvo bastante que ver desde la quita del 13%) y si en verdad los movimientos sociales desatados estaban abonando la semilla de una construcción política.

Leer a los movimientos de aquellos días como amputados por los partidos, conduce a la lineal lectura de las consecuencias del 2001, que obviamente implica a kirchnerismo. Otra pregunta posible, es ¿cuántos de los gritos del 19 y el 20 de diciembre, tienen que ver con el recorrido del kirchnerismo y cuáles esperan respuesta? Lo que es seguro, es que no había un destino decidido entre las manifestaciones de esas horas.

sábado, diciembre 17, 2011

Hipotetizando sobre el gobierno y la CGT

Si la política no tuviese sus cuotas de los inesperado, perdería buena parte de su encanto, al menos en el nivel analítico. El primer chispaso, todavía está lejos de un conflicto político, de este segundo gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, ha sido con la CGT. Dificil competir con el excelente post de mi amigo el escriba. Pero acá se trata de dialogar, mas que de a ver quien la pega.
En primer lugar no parece haber, en la supericie un claro eje vertebrador. Podría pensarse en cierta escasa participaicón del mundo sindical en la esfera de gobierno, el declamado relegamiento en las listas a legisladores. Si se ve en retrospectiva ¿cuánto mas espacio le había otorgado Néstor en lso armados de 2005, 2007 y 2009? Sustancialmente no mucho mas. Tal vez los sindicalistas subieron sus expectativas par aesta elección, pero ello no quiere decir un retroceso. La composici{on del Ministerio de Trabjo es la misma desde 2003. Quizás pueda advertirse alguna dificultades para los sindicatos en la influencia sobre la política de la Superintentendcia de Salud, el órgano que regula a las obras sociales. No lo han dicho explicitamente, pero uno podría deducirlo a partir de ciertas frases de Hugo Moyano.
Por otra aprte ¿Ha virado el gobienro su rumbo económico? Claramente no; aunque el recorte de subsidios  pueda afectar bolsillos de personas en relación de dependencia, no parece un ajuste violento sobre sus ingresos.
El indicador mas claro, en todo caso, es el retirarle al gremo de peones rurales, el manejo de registro para pasar a manos del Estado. Allí el conjunto del sindicalismo se abroqueló detrás de Venegas, porque imaginan,, suponemos, el inicio de una escalada que recorte sus poderes o sus incumbencias, si lo prefiere. 
Ahora bien, estos hechos, mas algunos mas, siguen en el orden de la superficie. No podes saber si existen algunos icberg que expliquen el conjunto de hechos, a veces incluos, aislados. Y a muchos se nos ocurren dos. 1. Moyano quiere decididamente tener mayor influencia en el armado del peronismo y no cederá hasta cosneguirlos. 2. Cristina tiene en mente un cambio profundo en el sistema de obras sociales, para implementar un seguro unviersal, donde los sindicatos ya no manejarían las obras sociales, sino que participarían de una gestión conducida por le Estado. 
Tal vez es mucho decir; tal vez ambas posibilidades son verdaderas, o ambas falsas. Si fuera el primer caso, lo sabremos en lso próximos meses. Habría que ver si Cristina puede imponer el 54% en esa discusión. Tengo mis dudas que el sindicalismo responde linealmente a una ecuación vandorista. Pero si fuera el segundo (es decir falsas ambas posibilidades), esto no debería llegar al verano, mas allá que Cristina y Moyano nunca lleguen a cosntruir una relación de confianza, pero si de alianza política.


martes, diciembre 13, 2011

Presentación de libro: El Modelo de desarrolo



Pequeña colaboración con un artículo sobre la sociedad civil en la discusión sobre el proyecto.

Hoy en BAE. La agenda: perfiles y tensiones

El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner inicia su segundo mandato en condiciones políticas óptimas: un claro apoyo popular que se traduce también en mayoría en ambas cámaras y el liderazgo indiscutido de la propia presidenta al interior del partido y de los diversos grupos que apoyan su gobierno. La nota completa aquí.

jueves, diciembre 08, 2011

El Dorrego, los intelectuales y sus solicitadas


Un hecho del siglo XIX, un hecho que si no fuese por una calle del barrio de Belgrano, apenas se hubiese recordado hasta hace unos años. Algunos historiadores vienen muy enojados porque el gobierno nacional ha decidido reivindicar la batalla de la Vuelta de Obligado, consagrando al 20 de noviembre día de la soberanía nacional. Y claro, detrás de la batalla está Rosas, "la recóndita araña de Palermo" como lo llamó Borges. Ya hasta ahí llegó la "tolerancia" de los historiadores digamos del estamento, para con el gobierno. Hasta allí le habían criticado medidas aisladas, habían apoyado a los sectores agrarios en la 125, como el caso de Luis Alberto Romero, pero no habían firmado manifiestos o solicitadas que es el medio de lucha por excelencia de todo intelectual. Ahora ese encono se desató con la creación del Instituto Nacional de Revisonismo Histórico Manuel Dorego, presidido por Pacho O'Donnell. Pero en realidad el punto de partida es anterior. Fecha aproximada 1943, exacta asunción de Juan Domingo Perón a la presidencia en 1946. Todos los intelectuales (algunos parientes de los firmantes de ahora) habían militado junto a la Unión Democrática, en contra del fascismo que según ellos encaraba el coronel. Y perdieron. Y cuando asumió se mantuvieron expectantes pero por sobre todo buscaron evitar por todos los medios que el Estado "invadiera" un campo que le era propio. El gobierno podía regular la circulación de carne, granos, zapatos, petróleo, bicicletas y papel. Pero no el campo intelectual. Porque ese campo lo construyen y delimitan los mismos intelectuales (busquen en los libros de Boudeau) y no se va a permitir que el Estado meta mano en eso. Marcan el territorio, como los gatos. Como bien ilustra el libro Intelectuales yPeronismo, de Flavia Fiorucci, los intelectuales se negaron incluso a que Perón generara políticas que los favorecía como regular el poder de las editoriales. La autora dice otras cosas que no comparto (repite demasiadas  veces la expresión  "torpeza de Perón con los intelectuales") pero señala también con claridad, que los intelectuales del período no estaban de acuerdo con abrir el campo a extraños, entre ellos las clases en ascenso a las que el peronismo les estaba dando un lugar en la escena nacional. 
Más de medio siglo después, aunque ahora reconozcan la capacidad democratizante del peronismo, advierten en cada acción, la propensión al fascismo. Lo hicieron ante la muerte de Néstor Kirchner, cuando no dudaron en calificar a la movilización popular como sensiblería, y hasta de juventudes hitlerianas, lo que implica negarle al kirchnerismo un papel dentro del juego democrático, porque estaría trasvasando sus límites. Ahora insinúan que la creación del Instituto, es prácticamente la conformación del unicato histórico. Han firmado una carta colectiva que, curiosamente, solo pude encontrar de manera completa en el Diario La NuevaProvincia ¿El Instituto va a cambiar en algo los programas de las carreras de historia en las universidades argentinas? ¿Sólo quien es miembro del Instituto podrá concursar un cargo docente?  En cambio sus padres ideológicos sí pasaban lista a la hora de hacer los “democráticos” concursos docentes en la UBA de 1955/58 (imperdible investigación del libro de Federico Neiburg Los intelectuales y la invencióndel Peronismo. El que era sospechado de haber participado de alguna actividad del “régimen” no tenía la menor posibilidad de ganar).
Es más, cabe preguntarse: ¿cuál ha sido el grado de apertura de los firmantes en sus investigaciones históricas? Muchos de ellos han escrito excelentes libros. Peor poco han concedido lugar a otras corrientes históricas: el manual de Luis Alberto Romero Breve Historia Contemporánea de laArgentina, no cita ni a un solo exponente del revisionismo (hasta nombra a marxistas). No tengo a mano los numerosos fascículos que ha dirigido para le diario Clarín, no recuerdo el contenido al respecto.
Es más, en general difícilmente en sus programas de las materias que dictan, tengan la apertura que demandan. Desde luego no es lo mismo el Estado que un profesor. Pero no quisiera imaginármelos como ministros de cultura o educación.
Como ejemplo: ninguno puede negar la importancia presupuestaria que el Kirchnerismo le ha otorgado al CONICET, el mismo que la Alianza quiso arrinconar con el ajuste, persiguiendo a sus investigadores a ver si ganaba un peso más de lo correspondiente.  Pero el FPV no sólo ha reposicionado al CONICET, los intelectuales críticos deberían reconocer que no ha intervenido en la interna del organismo. Esos intelectuales que dominan la institución desde 1983, no han visto amenazado su poder, que se les respetado el campo, siendo al día de hoy, notable mayoría numérica y con marcado dominio ideológico epistemológico. Puedo hacer una lista larga, muy larga de quienes han sufrido esa situación.
Se ha creado sólo un espacio que nuclea a divulgadores de la historia, ni se si estoy de acuerdo o no., pero cuyo impacto será la producción de algunos textos y alguna polémica, porque el campo historiográfico e intelectual en la Argentina es lo suficientemente vasto para contener todo esto, sin necesidad de bajar a nadie de ninguna aprte. Eso es todo.A ver cuando dejan de mirarse el ombligo

martes, diciembre 06, 2011

O'Donnell, Estado y peronismo

El diario La Nación publicó el domingo una antigua nota de Guillermo O'Donnell acerca del gobierno de Néstor Kirchner. Y agregó, pro si faltaba,. algunas frases sueltas de tono crítico. Eso no se cambia: O'Donnell creía que el Kirchenrsimo era una variante mas de las democracias delegativas, en las cuales incluye a Menem, Fujimori o Collor de Melo. 
Pero O'Donnel también opinó, y de modo mas sitemático, sobre otras etapas de la historia argentina y sobre le peronismo. Van algunas citas sueltas, de El Estado Burocrático Autoritario, su excelente libro. 

Peronismo, sindicalismo

"Las demandas de los sindicatos eran economicistas, peor su capacidad para articularlas aparecía como fundamental obstáculo para la estabilidad económica y el desarrollo. No es sorprendente, entonces, que al burguesía y prácticamente todas sus organizaciones exigieran, con un tono cada vez mas perentoria partir de 1958/1959 , que el gobierno doblegara a los sindicatos" (EBA pág. 58)


Gobierno radical, sindicatos
"Ya mas cercano al golpe de 1966, derivó de que...en parte apuntando a dividir al peronismo...el gobierno hostilizó a los sindicatos. Poco alegraron a sus dirigentes los intentos gubernamentales por supervisar (y en algún caso manipular) los mecanismo de elección interna" (EBA pág. 75).

Burguesía y orden político

"En una economía capitalista compleja, ¿quiénes en realidad interesa cómo evalúan la situación?En un sentido, todos. Peor esta respuesta poco tiene que ver con una estructura fuertemente oligopolizada. Si tenemos esto en cuenta vemos que el juicio que mas importa es el de los actores mono u oligopólicos que, por serlo, tienen mayor poder de mercado: es decir, alta capacidad para determinar, mediante acciones y omisiones, la situación actual y futura del ámbito de actividades económicas y de relaciones sociales en el que se opera" (EBA, pág. 39). 

Para no leer sólo el final de la película.

domingo, diciembre 04, 2011

Jornadas sobre discursos, política y acumulación en el kirchnerismo


Invitados. El martes estaremos por alli. 
Mas información: Aquí