lunes, enero 31, 2011


Dilma: cuestión de palabras

Página 12 publicó ayer un reportaje de Martín Granovsky a Dilma Rouseff. Entre otros temas habla de la situación internacional y el periodista la orienta hacia el rol que Brasil buscó tener con respecto a Irán. Allí le pregunta sobre los derechos humanos por un camino que sabía tenía que ver con ese asunto:

Tras mencionar la prisión que los Estados Unidos controlan en Irak y la que conservan en territorio cubano, ambas cuestionadas por violaciones a los derechos humanos, Dilma dijo que “tener una posición firme en derechos humanos no es simplemente levantar el dedo contra un país y señalar que ese país no los respeta”. Y agregó que, “como dice la Biblia, es bueno mirar la paja en nuestro ojo”.

–La lapidación es una forma de pena de muerte.

–Y yo estoy en contra. Pero no quiero que se usen los derechos humanos como instrumento político. No voy a defender a los que sean acusados y violen los derechos humanos, pero tampoco soy ingenua cuando se hace política con los derechos humanos.

Granovsky buscó comprometerla con el régimen iraní y Dilma reconoció la pregunta, aunque vuelve sobre un modo de utilizar las palabras que ha quedado impregnado "uso político de los derechos humanos". Frase que también se aplica a otros temas, pero que nunca escuchamos la queja del uso "periodístico" "jurídico" "médico", etc. como connotaciones negativas. Es curiosos que los mismos actores políticos, y no sólo Dilma ha hecho esto, conciban a su espacio como una potencial degeneración.

viernes, enero 07, 2011

Para compañerismo, el rugby



Ya lo habrá escuchado estimado lectora o lector, que el rugby genera una gran compañerismo entre los jugadores, cosa que no pasaría en el fútbol que estimula la competencia, la rivalidad y, cuando no, la droga. Esto mismo me explicaba un conocido hace unos días entre mates y pan dulce, y que por eso estaba contento que su hijo ahora, jugara al rugby "ahí lo que cuenta es el equipo, nunca el individualismo, esa no sirve". Siguieron los comentarios propios del estío, cuando me cuenta un hecho ocurrido en su pueblo (oeste de la provincia de Buenos Aires). "Mucha violencia. Están un grupo de pibes haciendo la fila para comprarse un pancho y en eso empiezan a discutir; uno de los vagos le manotea el cuchillo al panchero y le da un puntazo a otro entre el pulmón y el riñón. Claro, el herido no estaba sólo, sino con sus compañeros del equipo de rugby, así que ahí nomás agarraron al del cuchillo y lo molieron a golpes, hasta dejarlo en coma. Ta complicada la cosa".
El espíritu de grupo, intacto, pensé.

jueves, enero 06, 2011

Ojo con la General Paz


No vamos a reiterar lo obvio: noticias insignificantes, pueden ocupar horas en la televisión y en particular en los noticieros. Un corte de calle en, digamos Moreno al 800, puede ser tema de conversación en un bar de Tafía del Valle (recuerdo estar en un bar, uno de los dos que tiene, de Ingeniero Huergo, Río Negro, y ver la preocupación del dueño por el derrumbe de las Torres Gemeles) El amigo Gerald, ya ha llamado la atención sobre el centralismo porteño de los temas tratados no sólo en los grandes medios, sino que esa lógica parece replicarse en los blogs, producidos desde Buenos Aires.
A través de Página 12, se conoció las condiciones de trabajo de campesinos para la firma Nidera en la localidad de San Pedro. Desde luego no es una novedad y pero aún, no es un tema aislado. Las condicones de trabajo de las cosechas sin desarrollo tecnológico (cebolla, ajo, algodón en algunos casos, frutas) implican al recolección manual, el empleo de trabajadores "golondrina" y todas las concecuencias de explotación que esta situación genera. En el caso de Nidera, los trabajadores relataron situaciones de auténtica esclavitud en el trato y en al remuneración, a veces para grandes empresas, pero también para medianas.
Clarín le dedicó hoy una extensa nota de dos líneas y media, con el inefable "dicen". (escondido además en el suplemento económico On Line. La Nación es un poco mas extensa en su nota del 4 de enero, pero sólo tiene voz la empresa y los trabajadores serían de cartón, ya que ni se los consulta. Perfil, no está al tanto del tema, preocupadísimos por las puteadas de Anibal F. Pero tampoco hay nada en Telam. No cabe la indignación, ni sacar el dedito. Lucas Carrasco y algunos mas han posteado sobre el tema. Lo que ocurre es mas que grave, y habla de una situación estructural del empleo rural que parece no haber cambiado en nada durante décadas. Eso sí, pasa a varios km de la General Paz.