viernes, octubre 29, 2010




Y tenía que llover

La lluvia completó el cuadro. Ahora que el cortejo ya pasó, mientras la gente va cerrando el paso de los vehículos y se avalanzan sobre ellos, y se superponen lo cánticos, y mientras volvemos caminado, mientras la lluvía ahora sí pega en el asfalto porque la gente se fue detrás de Néstor, pensamos en todo lo que pasó. Y cuando uno se tienta en pensar en mañana, llegamos la reja de la Rosada y vemos todos los carteles, y entonces no, prefiero seguir pensando en hoy, en lo que sintieron todas la personas que por allí pasaron (¿el pueblo, lo llamo así?) y los mensajes, los llantos, los cantos, Néstor. Con dolor pero disfruto un poco. Ya habrá tiempo de pensar en mañana.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

recién fuí a la plaza, ayer no estuve, y la verdad es que me quebré, se me fue toda la frialdad, el cinismo, a la mierda nunca pensé que me iba a pasar esto con un ex presidente

un abrazo compañero
Daniel

Avallay dijo...

Impresionante estar en este momento, Daniel

jmm dijo...

La lluvia, el sol ayer, terminaron de cargar 3 jornadas bien peronistas. Yo entré a las 3 y media de la matina a despedir a un gran guia en este modelo nacional y popualar que buscamos como país!!!
Abrazo fuerte!!!