domingo, abril 11, 2010

Cuando los blogueros no blogean

El sábado nos encontramos un grupo interesante de gente que compartimos el espacio de los los blog con una mirada nacional y popular. Yo conté 130, pero había algunos mas.
Cronológicamente hablando, el agradecimiento a Conu, de Conurbanos, por el laburo de organización que hizo junto a otros compañeros/as. Bien Marioto por hacerse presente en la apertura. El debate fue bien resumido por el amigo canilla, tres ejes: catarsis, identidad, organización. Pero sobre el primer punto no fue el llanto de los problemas, sino discutir una nueva etapa. Los blog, estos blog en realidad, ya no estamos para contestarle a los grandes medios; podemos discutir, pero esa etapa de nacimiento, de génesis, ya pasó. Los blog ya forman opinión; no se a cuantos les parecerá relevante esa opinión, pero a mas de los que uno cree. Ya se construye agenda, será de bolsillo, pero hay autonomía.
No pude disfrutar de las empanadas, de modo que para este humilde blogero el cierre fueron las palabras no esperadas del Jefe de Gabinete de Ministros. (ahora pienso que esa charla hubiese sido impensable con Masa, digo). Yo no soy un Anibalista, pero mientras hablaba no pude evitar pensar en la noción de conducción política. Anibal habló de obra de gobierno, de orientación del gobierno y de concepciones. La discusión de un relato aglutinador para esto que estamos construyendo es una tarea compleja. Por lo pronto ayer giramos en torno de eso. Y una frase de Anibal me parece que alienta estas ideas: "No se cuanto estoy aportando a este proyecto, pero yo estoy ahí, un día diré que yo tiré de ese carro." Nada menos.
No tengo fotos, pero los jóvenes cacharienses se filmaron bastante.

3 comentarios:

Martín (Latino) dijo...

¡Un gusto conocerlo dotor!
Fue una linda jornada, quizá fue todo muy vertiginoso y fragmentado por el tema de la cantidad de gente, pero estuvo bueno.
¡Saludos!

El Conurbano dijo...

gran post compañero! buena sìntesis, yo la verdad anduve medio vago para la escritura.
abrazo!

Avallay dijo...

Igualmente Martín. A veces el vértigo es bueno no?
Gracias de nuevo Conu